Desde cortos con gran crítica social o películas que nadan en los premios que da la academia. La Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid acoge regularmente toda clase de historias en su salón de actos en los múltiples preestrenos de cine. Esta iniciativa, actualmente organizada por el profesor Ildefonso Soriano, pretende que los estudiantes que aprenden cine lo hagan a través de verlo. Y, si es posible, de la mano de los profesionales que las hacen realidad.


La Facultad ha acogido un total de 134 eventos relacionados con la proyección de estos preestrenos y coloquios con profesionales del cine en los últimos seis años escolares, tal y como refleja el histórico de la Escuela de Producción. De ellos, el curso que se corona con más preestrenos es el curso 2018-2019, con 53 proyecciones y coloquios en total, de obras tanto nacionales como extranjeras.


Muchos de estos preestrenos han acogido algunos de los títulos más aclamados por la academia y que han sido galardonados en varios festivales. Este es el caso de La buena esposa, El escándalo, Las leyes de la frontera o más recientemente As bestas.


El departamento de cine de la facultad


La Escuela de Producción es el organismo encargado de gestionar todos estos eventos cinematográficos de los que goza la facultad. Este está conformado por el profesor Ildefonso Soriano a la cabeza, la profesora Karen Arraiza y la estudiante Teresa Martín. Para llevar a cabo la organización, también participa Óscar Berrendo, el director de la entidad de gestión de derechos de los productores audiovisuales EGEDA. Así, estos profesionales buscan un “punto de encuentro del sector cinematográfico y televisivo con los estudiantes”.


Estos se encargan de gestionar los recursos necesarios para poder proyectar antes que nadie las nuevas películas (o, en su defecto, hacer un repositorio) en el salón de actos del edificio principal. Cuando es posible, también procuran traer a parte del equipo de la película para ofrecer un coloquio a los estudiantes presentes. Así, personajes relevantes del cine como los directores Pedro Almodóvar, Daniel Calparsoro o Leticia Dolera.


Los estudiantes se informan principalmente a través de las distintas redes sociales y newsletter que la Facultad facilita al departamento para llegar a todas las personas posibles. Así, la red social con mayores interacciones sobre los eventos de cine es Twitter. Eso sí, aún es frecuente encontrar distintos carteles pegados por los edificios de la facultad y a algún profesor incitando a sus estudiantes a saltarse las clases. Cabe destacar que, sin embargo, los preestrenos se solapan en muchas ocasiones con los horarios de los estudiantes de la facultad.

Una oportunidad para acercar el cine a los jóvenes

Esta iniciativa es una oportunidad única para acercar el cine a los jóvenes, especialmente a los estudiantes interesados en esta industria. Ellos aprovechan la ocasión que les brinda la facultad para ver y disfrutar de películas que, en otros casos, nunca consumirían. Sin embargo, y a pesar de que algunos docentes incentiven a participar en estas actividades, el horario de los preestrenos de cine, como ya se ha mencionado, es un problema.


Para comenzar, los estrenos coinciden con el horario lectivo de la mayoría de alumnos, que se ven obligados a saltarse clases o a desperdiciar la oportunidad de ver una nueva película. Además, normalmente el horario de estos estrenos es por la mañana. Lo que provoca que los estudiantes con horario de tarde, ni siquiera tengan que elegir entre clase o cine, simplemente no pueden asistir.


No obstante, el problema de los horarios no empaña la gran labor divulgativa que se realiza con esta actividad. Norberto López Amado, director de producciones como El cuaderno de Sara, Nos miran o El tiempo entre costuras, aplaude esta iniciativa. Entiende que no supone ningún perjuicio para la industria cinematográfica y que, por el contrario, brinda a los jóvenes cineastas a consumir y conocer el cine.

La facultad de Ciencias de la Información consigue convertir eventos que, en un primer momento, podrían entenderse como lúdicos en oportunidades de conocimiento para el futuro. La labor que se realiza trayendo a directores, actores, guionistas y productores en exclusiva, con lo que eso supone, debe ser motivo de orgullo para esta facultad.