Cada vez hay más estudiantes matriculados en universidades fuera de su ciudad. Hay varios motivos detrás de la decisión de irte de casa. Algunas de estas razones pueden ser porque no haya oferta académica en tu ciudad o porque las oportunidades laborales a futuro sean mayores fuera de esta. Esta decisión de abandonar tu ciudad natal lleva a que muchos decidan solicitar becas que les ayuden a costearse la vida estudiantil.

A nivel global, el 17,5% de los estudiantes de grado en universidades presenciales se matricula en un centro de una comunidad autónoma diferente a la que tiene su residencia habitual. Al hablar de provincias este porcentaje asciende al 30,4%. 

Migración estudiantil

En España se centraliza gran parte de las opciones académicas y laborales en las ciudades grandes como Madrid y Barcelona, por eso aproximadamente el 95% de los estudiantes que hacen la PAU en Cataluña y Madrid no cambian de comunidad autónoma al matricularse en una universidad presencial. En el caso de Castilla La Mancha, Baleares y Extremadura este porcentaje ronda el 50% mientras que en La Rioja se queda en el 34,3%. 

Y, al igual que hay menos gente que se va de estas comunidades, también ocurre que algunas de ellas son las que más estudiantes atraen de fuera. Castilla León, Navarra y Madrid son las tres que acumulan más de un 30% de estudiantes foráneos. De hecho se estima que en Madrid hay en torno a 130.000 universitarios en busca de piso al proceder de fuera de la región, un escenario que este curso está marcado por la inflación. 

Vivir fuera de casa supone un gasto elevado ya que hay que tener en cuenta varios factores: el alquiler, los gastos como luz, agua, gas, la comida y, en el caso de los estudiantes, la matrícula universitaria. Por ello hay muchos universitarios que recurren a las becas para poder costearse sus estudios y su vida. Existe una amplia oferta de becas, pero sin duda la más demandada y conocida es la MEC, la del Ministerio de Educación. 

Las becas del Ministerio

Las becas MEC son las ayudas económicas que convoca el Ministerio de Educación y Formación Profesional para apoyar la educación en España. Las que más se conocen son las que van destinadas a los estudiantes, pero no son las únicas; las becas MEC también benefician a docentes, investigadores o los centros educativos. 

Centrándonos en las destinadas a los estudiantes, estás se ofrecen para todos los niveles de enseñanza, desde la etapa de infantil hasta la universidad, incluyendo también Formación Profesional o enseñanzas artísticas o deportivas. 

En cuanto a las becas ofrecidas para universitarios esta se divide en diferentes aspectos. Por un lado está la beca de matrícula, que comprende el precio público oficial de los servicios académicos universitarios correspondiente a los créditos en que se haya matriculado el o la estudiante por primera vez en el curso académico, en este caso en el de 2024-2025. Por otro lado, hay cuantías fijas ligadas a diferentes aspectos: en primer lugar a la renta, esta es de 1.700€. La que está ligada a la residencia asciende a los 2.500€ mientras que la de la excelencia en el rendimiento académico oscila entre los 50€ y los 125€ a partir de una nota media de 8 puntos en el expediente académico. Por último está la cuantía variable cuyo importe mínimo es de mínimo 60€.  

El plazo para solicitar la beca MEC ya ha comenzado, y las estimaciones de la primera convocatoria de esta apuntan que unos 744.000 estudiantes se verán beneficiados por ella en el próximo curso 2024-2025. El curso pasado fueron 429.494 no universitarios y 305.570 universitarios. La segunda convocatoria que es en el mes de mayo va destinada al alumnado con especiales necesidades de apoyo educativo. Este programa atendió a 249.000 beneficiarios en 2023.

Otro tipo de becas

Por otro lado, también nos encontramos con becas para universitarios ofrecidas por parte de las propias universidades. En este caso, nos centraremos en la Universidad Complutense de Madrid. Esta universidad ofrece becas que cubren, de forma única, la matricula del curso. Estas ayudas se convocan y se dan después de las del Ministerio de Educación, Formación Profesional y Deportes. De esta forma, aquellos estudiantes que no hayan podido conseguir las becas MEC, podrán volver a intentarlo con las de la universidad.

Por motivos de seguridad y privacidad, no se ha podido grabar una entrevista con la responsable de la gestión de las becas de la UCM, pues se trata de un tema delicado que trata asuntos privados. Sin embargo, han proporcionado información sobre dichas becas y aseguran que a través de la página oficial de la universidad, se pueden consultar los tipos de becas y el proceso que estas siguen.

Estudiantes beneficiados

Hemos tenido la oportunidad de entrevistar a algunos estudiantes que reciben esta beca y que nos han podido hablar de su experiencia como becados, la presión que esto supone y a la vez las oportunidades que ofrece este sistema. 

Las personas becadas y aquellas que estudian fuera de su casa viven una realidad diferente a las que se mantienen en su ciudad de residencia habitual o a las que no necesitan apoyo económico. Por ello su situación académica puede ser muy diferente también. Hay quienes necesitan las becas para poder estudiar, pero igual eso tampoco es suficiente. En 2022 según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del Instituto Nacional de Estadística (INE) en España había un total de 959.200 jóvenes que estudiaban y trabajaban a la vez, es decir, un 32,3% o uno de cada tres jóvenes que trabajan también estudian al mismo tiempo. Estos datos no habían sido tan altos en España desde 2008.

La perspectiva del docente

Por ello surge la pregunta de si estos estudiantes necesitan un trato diferente o una adaptación de los recursos existentes en el aula y en la universidad para ellos. Pedro García Alonso Montoya, profesor en la Facultad de Ciencias de la Información en la Universidad Complutense. Doctor por la Universidad Complutense con la tesis “El mundo del siglo XXI (1989-1994) Unidad Editorial,S.A.,lanzamiento y desarrollo de una empresa informativa” (1995) y por la Universidad de Navarra con las siguientes “Filosofía del hombre feliz que trabaja y que juega. Eugenio D’Ors a la luz de los clásicos” (1991)  “ Trabajo y contemplación en unidad de vida. Filosofía práctica” (1994)

Las ayudas y becas suponen un apoyo y, muchas veces, un soporte necesario para aquellas personas que quieren estudiar un grado universitario pero que no tienen los recursos o los medios necesarios para hacerlo. En un momento en el que cada vez más estudiantes salen de su casa para estudiar, las becas se están volviendo más y más necesarias para poder asumir el coste de la vida como estudiante en otra comunidad. La demanda aumenta pero también lo hace la oferta, adaptándose a las nuevas situaciones y necesidades de los estudiantes en España.