Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

La clave en la evolución de las casas de apuestas: la accesibilidad

El mundo de las apuestas ha evolucionado haciéndose cada vez más accesibles. La expectación que generan deportes como el fútbol, el tenis o las carreras, y una tecnología que multiplica las fórmulas y la facilidad de acceso a las apuestas deportivas, han convertido a la ludopatía o la adicción al juego en un problema , un trastorno, cada vez más frecuente; y lo más preocupante: se está detectando un aumento alarmante en las personas más jóvenes.

El sector del juego online tuvo unos márgenes de juego de 749 millones de euros en 2019, un 7,15% más que en 2018, según el último informe sobre el sector del juego online de la Dirección General de Ordenación del Juego.

Si nos fijamos en el desarrollo urbano de una ciudad como Madrid en los últimos cinco años, podremos ver como ha proliferado la aparición de múltiples casas de apuestas. Las cifras del ayuntamiento de la ciudad indican que en este periodo de tiempo, el número de casas de apuestas ha aumentado hasta un 300%.

Esta tendencia, posee una peculiaridad, y es que la mayor parte de estos locales de apuestas, se localizan en las zonas en los que la población posee unas rentas más bajas. Mientras que han desaparecido de aquellos barrios con rentas mayores.

 

Evolución de las tendencias de juego 

Lo realmente curioso, cuando observamos cómo han ido evolucionando los jugadores en España, es cómo en los últimos tiempos el número de jugadores jóvenes ha aumentado mucho. Entre 2011 y 2015 el número de jugadores patológicos registrados con menos de 24 años supuso un aumento del 12,2% con respecto al periodo anterior.

Sin embargo esta evolución de las casas de apuestas coincide en el tiempo con la entrada en vigor de la regulación del juego en España:la Ley 13/ 2011. 

En ese momento se inició una tendencia, que ya parece difícil de cambiar.

 Las infinitas y novedosas posibilidades que ofrecía el juego online, combinadas con los incentivos para llevar a cabo estrategias de marketing masivas por los diferentes medios y los nuevos canales de comunicación, hacen a estos grupos de población más jóvenes, más vulnerables. Aumentando así el número de jugadores patológicos menores de 24 años.

 

Juego patológico 

 

Tras la adicción al juego o la adicción a las apuestas deportivas se ocultan complejos aspectos psicológicos, como la impulsividad, la dependencia o la huida de una realidad que no se desea o se puede afrontar. 

Las personas que han decidido inscribirse voluntariamente en lo que se conoce como registro de prohibidos para que se vete su entrada en este tipo de locales crecieron un 320% en cinco años, en Madrid, pasando de los 4.227 que había en 2013 a los 17.735 apuntados a finales de 2017.

Desde 2013, el juego patológico (antes enmarcado como un trastorno de control de impulsos) es considerado por la Asociación Americana de Psiquiatría una adicción psicológica o adicción sin sustancia. 

Incluso hay universidades, como la Universidad de Salamanca que mediante una serie de preguntas en su web nos permite averiguar si sufrimos algún tipo de ludopatía.

 

¿Cómo es el proceso desde la primera apuesta hasta el engancharse al juego?

Inicialmente, comenzamos apostando para entretenernos, estimularnos, comprobar nuestra “inteligencia” o habilidad de predecir resultados o nuestros conocimientos deportivos.

Cada vez que acertamos, un mensaje interno aparece: “lo sabía”, “qué bueno soy”, “qué suerte”, “qué buena racha”, “qué buena noticia”. Esto mejora nuestro estado de ánimo, nos hace sentir orgullosos, alegres, hábiles, y nos apetece “comentar la jugada” con otros “amigos” de juego que nos dirán algo así como “bien cazada”, y pensarán algo así como “yo estuve a punto de meter a la misma apuesta, tenía que haberlo hecho”.

Todo esto, son reforzadores positivos: consecuencias positivas que surgen después de apostar, que aparecen de vez en cuando, de forma intermitente, y nos atrapan en la incesante búsqueda por parte de nuestro organismo de que vuelvan a aparecer. “Esta jornada va a ser buena seguro”.

Sin embargo, son pocas las ocasiones en las que se gana la apuesta, y las pérdidas generan problemas, por supuesto de dinero, pero también emocionales (culpabilidad, autoestima, frustración…).

Si el trastorno adictivo sigue su curso, llega un momento en el que ya no apostamos para buscar ese bienestar (de acertar, comentar, ganar dinero), sino que apostamos para dejar de sentirnos mal.

Llega un punto en el que la persona se introduce en un continuo estado de agitación (mentiras, deudas, pérdida de relaciones, de proyectos personales..) y de malestar emocional (sentimientos de culpa, vergüenza, o lo que es más problemático: indiferencia). Puede llegar a un punto en el que la persona sólo puede “librarse” del malestar en el momento en que se pone a gestionar su siguiente apuesta. Uno de los problemas con los que conviven a diario estos jugadores patológicos , son las  campañas masivas de publicidad. Algunas personas que sufren adicción al juego, han señalado que los anuncios de esta índole han podido repercutir negativamente en su afección, o dificultar sus propósitos para abandonar estas prácticas , e indican que los elementos más persuasivos son: Las altas cuotas que se muestran en la pantalla, o nombradas por los presentadores, la facilidad para ganar apuestas o los bonos gratuitos, que regalan en muchas ocasiones las casas de apuestas. 

Aunque no está demostrado que la publicidad sea la causa de la aparición del juego patológico, lo que es cierto es que entre 2013 y 2019 el gasto en publicidad de las empresas aumentó en en un 200% según datos de la Dirección de Ordenación del Juego.

)(El gráfico muestra como evoluciona lo que  invierten las casas de apuestas en publicidad

Si bien es cierto que en estos momentos es difícil determinar cuáles pueden ser las consecuencias de la consolidación de un estas prácticas en nuestro país, no cabe ninguna duda de que las tendrá. Sin embargo ¿qué podemos hacer para cambiarlo? Parece haberse demostrado que son capaces de imponer ya sus intereses a los de el gobierno, cuando estos no han estado en sintonía.

El Coronavirus y las casas de apuestas

Con los recientes acontecimientos en relación con el COVID-19, el mundo de las apuestas también va a ver trastocados sus planes económicos. Según fuentes de la patronal del juego, en declaraciones para Ok diario, este sector es conocedor de que «el agujero económico puede ser enorme», y se preparan para afrontar estas pérdidas. 

El juego presencial, que pese a haber perdido importancia, continúa representando alrededor del 33% de los ingresos de la industria, (una industria de 714 millones de Euros anuales)se verá muy afectado por el cierre de los locales en consecuencia de la declaración del estado de alarma por parte del gobierno el pasado 14 de Marzo.

Esto, sumado a la detención de la mayor parte de las competiciones a nivel global, hace que el tiempo que se prolongue este periodo, desaparezcan casi por completo las apuestas deportivas, uno de los grandes pilares del negocio de las apuestas moderno.

Habrá que esperar un tiempo hasta poder determinar cuáles serán los efectos de esta crisis sobre la industria, pero lo seguro es que cuanto más se prolongue, más graves se volverán. También es un buen momento para comprobar qué cantidad del sector de las apuestas presenciales es capaz de absorber el negocio online.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.