Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Exposiciones inmersivas: una nueva forma de crear arte

La democratización del arte da un paso más con los nuevos sistemas de exposición y la introducción de las nuevas tecnologías a la cultura artística

Las exposiciones virtuales de arte han sido implementadas por sus galerías a partir de 2015 con el objetivo de fortalecer sus ventas y, a raíz de la pandemia de la covid-19, ha sido una buena herramienta para poder seguir manteniendo su actividad.

Otra manera de poder acercar de manera interactiva al público y, por tanto, llegar a profundizar en el conocimiento y sentimiento de las obras es crear espacios digitales y virtuales en donde ahora el espectador también forma parte de la obra.

Las exposiciones inmersivas contribuyen a la complementación de las obras. A través de diferentes sonidos, imágenes, luces y colores, los espectadores pueden acercarse tanto a las obras del artista como a su propia vida. Carla Prat Perxachs, directora artística de la exposición Vida y Obra de Frida Kahlo, una de las exposiciones inmersivas que actualmente se encuentran en la ciudad de Madrid junto a la exposición inmersiva de Klimt, explica el por qué del auge de estas nuevas exposiciones y las diferencias existentes entre las distintas formas de exponer el arte.

Escuchar entrevista completa aquí.

 

El mundo del arte está experimentando grandes cambios debido a los avances tecnológicos. Cada vez hay más personas conectadas a internet. El informe realizado por Essential Digital Headlines señala que el número de usuarios de internet en enero de 2021 alcanzó los 4,950 millones de personas. Es un 62,5% de la población mundial conectada en busca de nuevas experiencias e informaciones. Esto representa una alta demanda de contenido que ha llevado a muchos creadores de arte a experimentar en la nueva vanguardia tecnológica. Las exposiciones y galerías de arte también han acelerado su proceso de digitalización debido a la crisis sanitaria por la covid-19. Pero era un proceso que, según los galeristas entrevistados en la revista Design, solo ha acelerado un cambio de paradigma que ya estaba en marcha. 

El año 2020 cambió el rumbo del mundo del arte. Tras la pandemia, las galerías y museos tenían que dejar atrás un modelo insostenible y reinventarse creando exposiciones virtuales. Lo bueno de esto es que el interés por la cultura y las galerías ha incrementado. Muchas de las instituciones han podido observar el crecimiento de visitas en sus webs. Los educadores y curadores cada vez abogan más por las múltiples plataformas que ofrecen exposiciones virtuales. 

Los avances audiovisuales tienen mucho que ofrecer a estos museos creados en internet. Muchas galerías han ofrecido recorridos 3D. También plataformas similares que permiten dar un paseo por la exposición cómo por ejemplo la Casa azul de Frida Kahlo o el Museo de ciencia de Londrés.  

Estas son muchas de las maneras de acercar a los espectadores al lugar. De esta forma, se puede llegar a profundizar en el conocimiento y sentimiento de las obras. En estos nuevos espacios el público forma parte de la obra y se sumerge en la experiencia. De esta forma, es necesario señalar la mayor importancia de su avance: La democratización del arte. Gracias a estas nuevas novedades miles de millones de personas son capaces de llegar a las exposiciones de arte más importantes del mundo. Este sistema de digitalización de los museos ha creado un conocimiento y saber igual para todos.  

 

Diferencias entre las exposiciones tradicionales y las exposiciones virtuales 

En base a las definiciones que se pueden extraer del concepto de exposición «tradicional» encontramos que se trata de  “una institución sin fines lucrativos, permanente, al servicio de la sociedad y de su desarrollo, abierta al público, que adquiere, conserva, investiga, comunica y expone el patrimonio material e inmaterial de la humanidad y su medio ambiente con fines de educación, estudio y recreo.”

Mientras que en las exposiciones inmersivas intentan ir más allá. En estas se le da un contexto más profundo al usuario o visitante para familiarizarse con los elementos culturales. Además ofrecen a los visitantes la posibilidad de interactuar con las distintas obras de forma que permite adentrarse más en la obra del artista. Son más cercanas y tangibles que las exposiciones tradicionales. Por ello, atrae más la atención de la población. Además, una exposición inmersiva tiene varios propósitos clave cómo dar la oportunidad de investigar múltiples perspectivas sobre un mismo tema o involucrar a los miembros del gremio para poder indagar y colaborar en profundidad. 

Esta nueva forma de exponer el arte no es pasajero ya que representa la extensión de las exposiciones físicas o tradicionales. La posibilidad de involucrar al visitante con diferentes formatos de contenido multimedia ayuda a establecer un sentido más agudo a la hora de comprender, aprender y concienciarse con la finalidad de la obra

Juan Miguel Sánchez Vigil, comisario de la exposición Kâulak, insiste en que nuevas tecnologías están para mejorar las exposiciones convencionales. Kâulak es una exposición convencional de la Biblioteca Nacional de España y, al contrario que en Vida y Obra de Frida Kahlo, no hace uso de estas nuevas tecnologías. Convertir lo que se llamaría una exposición convencional en una exposición inmersiva o híbrida depende de una única cosa: la inversión.

Escuchar entrevista completa aquí.

Al igual que Carla Prat Perxachs, el comisario Sánchez Vigil explica que la creación de estas exposiciones híbridas mejoran, de esta forma, las exposiciones convencionales. El atractivo de la tecnología provoca que el público se acerque a esas exposiciones convencionales que han podido quedarse obsoletas -desde el punto de vista tecnológico-. Además, ambos coinciden en la importancia de romper con el ideario de la competencia entre estas formas de mostrar arte. Ambas son formas de crear e, insisten, en que no compiten entre ellas, si no que se complementan.

Entre las distintas exposiciones inmersivas o tecnológicas que se encuentran actualmente en la ciudad de Madrid (España), Klimt: la experiencia inmersiva está siendo una de las favoritas del público. Una exposición híbrida dividida en tres partes. En primer lugar, las mujeres en la vida de Klimt donde se desarrolla su recorrido artístico son textos e imágenes impresas, terminando con los cuadros en los que el artista representa a diferentes mujeres en sus obras. En segundo lugar, la sala inmersiva donde las pinturas del artista fluyen de forma poética por toda la sala al son de la melodía. Por último, para completar la experiencia, se accede a una sala de realidad virtual. En esta, las gafas le permiten al espectador sumergirse de primera mano en la cabeza del artista y, acompañado de unos auriculares, le introduce en una burbuja que evoca al olvido de lo demás.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.