Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

¿El periodismo tiene tan pocas salidas laborales como dicen?

 

La carrera de periodismo es cursada por mucha gente, sobre todo en nuestra universidad que oferta más de 400 plazas para todo aquel que quiera descubrir una carrera más que preciosa, pero que deja con un sabor agridulce a todo aquel que decide matricularse para aprender de la profesión, muchos estudiantes acaban cansados o desilusionados después de pasar cuatro años entre clases atestadas de alumnos, profesores mediocres poco vocacionales y asignaturas que parece que no pintan nada o que están mal planteadas,  ¿Cuál es el realmente el problema?, ¿Por qué el 56,4% de estudiantes de periodismo habrían estudiado otra cosa si pudieran volver al pasado? Muchos periodistas explican que se debe cambiar la forma de plantear la carrera que está más centrada en el ámbito teórico que en el mundo laboral, además debemos sumarle la falta de clases prácticas orientadas a que los alumnos aprendan nociones básicas de locución o el uso de los platós.

Periodismo no es la única carrera que cuenta con un alto porcentaje de alumnos arrepentidos por haber estudiado esta carrera, la mayoría de arrepentidos forman parte del ámbito humanístico y de las letras, otros ejemplos son turismo con un 63,9% de alumnos que hubieran estudiado otra carrera, comunicación audiovisual le pisa los talones con un 62,9 de alumnos arrepentidos. La mayoría de los arrepentidos comparten la misma razón y es que son grados universitarios con un alto porcentaje de desempleo, además de ser muy teóricas alejándose de la práctica y fomentando el ámbito intelectual frente a todo aquello que este orientado a formar en base a la práctica.

 

El problema con esta carrera lleva presente demasiado tiempo, tiempo que podría haber sido utilizado para escuchar a los alumnos y buscar soluciones para conseguir que la forma de plantear la carrera sea la mejor, cuanto más se tarde en esto más alumnos insatisfechos y quemados saldrán de la facultad siendo los culpables de haber creado cadáveres emocionales, hartos y desilusionados con el futuro. El periodismo debe evolucionar según lo haga la sociedad que se encuentra en un cambio constante, donde las generaciones crecen muy rápidamente obligando al resto a crecer al mismo ritmo.

No todo es malo y criticable, la carrera de periodismo tiene cosas buenas y sobre todo bonitas que a la hora de estudiar sientes que aprendes y que te están formando en condiciones, esto siempre viene de la mano de profesores con vocación que aman la profesión y buscan que sus alumnos entiendan ese amor y lo compartan llegando al fin de la carrera con la satisfacción de haber conseguido sacar todas las asignaturas mediante el aprendizaje y el estudio para poder reproducir lo aprendido a lo largo de su carrera profesional.

La carrera de periodismo proporciona a nivel intelectual mucha información que te servirá para conocer más cosas sobre el mundo de la comunicación y del mundo en general, el saber no ocupa lugar como dicen. Nosotros cursamos la carrera en la Universidad Complutense de Madrid por lo que desconocemos cómo se estructura en diferentes universidades, hablamos desde nuestra propia experiencia en esta universidad donde hay una gran diversidad de asignaturas que tocan diferentes palos que te ofrece un mayor conocimiento tanto de política como de cultura, además te permite conocer y descubrir temas que a primera estancia considerabas que no eran de tu agrado y que acabas descubriendo y encantando. Se trata de una carrera muy rica en ámbito intelectual con carencias prácticas que requiere de mucha vocación y amor por la profesión para poder llegar a ejercer en un futuro desde la pasión y la veracidad, trabajar cumpliendo la ética profesional siendo fiel a tus principios y a la verdad teniendo como fin informar y emocionar al público con tus palabras.

Desde hace años se debate si para ejercer como periodista es estrictamente necesario contar con la titulación que se supone que te avala como periodista permitiéndote trabajar en la profesión. Este debate surge desde que empezaron a aparecer personas que no han cursado estos estudios oficiales ejerciendo como periodistas demostrando tener conocimientos en comunicación para poder hablar sobre diferentes temas obviando el hecho de que no tienen el título oficial que les define como “periodistas”, a estas personas se las define como comunicadores, pero, ¿Qué pasaría si una asociación profesional de periodistas limita su acceso a todos aquellos que cuenten con la titulación oficial?

El pasado 22 de junio de 2020 la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), la primera organización profesional de periodistas a nivel nacional que cuenta con más de 19.000 asociados decidió que no admitiría a todos aquellos que no contaran con el título de periodismo independientemente de sí están ejerciendo como tal, esta decisión generó bastante revuelo entre los asociados y diferentes instituciones relevantes de la profesión, todo esto provocó que la Asociación Española de Comunicación científica (AECC) se desvincule por completo de la organización, el fin de esta medida es acabar con el intrusismo que lleva años acechando a la profesión y que para muchos está siendo bastante negativo para todos aquellos profesionales que luchan todos los días por llevar a lo más alto la profesión.

El intrusismo laboral que muchos denuncian es ejercido por grandes profesionales que ejercen como periodistas de la mejor manera posible informando desde la subjetividad y la veracidad, personajes ilustres y relevantes periodistas como Carles Francino o Ángels Barceló no llegaron a terminar la carrera a falta de alguna asignatura, profesionales que dejan claro que no es necesario necesariamente un título universitario para poder realizar correctamente este trabajo, por lo que el verdadero debate no debería ser la necesidad de contar con un papel que acredite que eres realmente un periodista de pura cepa, el debate debe estar centrado en el buen periodismo y en cómo llegar a él, dejando a un lado la extrema necesidad de tener el título que avale quien eres, estos profesionales demuestran que el buen periodismo no va de la mano del título oficial.

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.