Comienzan las manifestaciones contra el turismo en Canarias, es masivo y abruma a las islas, ya que el paraíso tiene un límite.

Canarias siempre ha tenido una historia caracterizada por la inmigración y emigración de personas que pasan por las islas desde que fueron conquistadas por la corona española a finales del siglo XV, así como un punto estratégico del comercio marítimo con América y el sur de África. La fama de las islas no paraba de correr por Europa por su tiempo inmejorable y su nula urbanización en comparación con las grandes urbes del viejo continente, esta fama empezó a circular especialmente rápido gracias a los libros de viajes de geógrafos holandeses y de militares ingleses a durante el siglo XVIII.

No obstante, el modelo turístico moderno de grandes hoteles y villas turísticas no llegó hasta 1886 con la construcción de “El Sanatorium”, el primer hotel construido en el norte de Tenerife con el principal objetivo de atraer a los ”turistas de la salud”, que son los europeos con enfermedades pulmonares y cutáneas producidas por el frío que gracias a las aguas limpias del archipiélago mejoraban considerablemente. Sin embargo, las dos Guerras Mundiales y la guerra civil española frenaron el comienzo de un turismo más masivo que no tendría su auge hasta bien entrado los años 60 y 70, ya que se llegaría al centenar de complejos turísticos en las Islas Canarias.

El alquiler en las capitales de las islas está un 70% más caro al precio estimado

Ahora bien, la llegada del siglo XXI trajo nuevas mercados y una nueva imagen más allá del turismo de sol y playa, un turismo de “nómadas digitales”, que consiste en atraer a los europeos que ejercer su trabajo de forma remota atraídos por el buen clima y una vida más barata que en sus países de origen. Así, se explica el aumento paulatino de los datos del precio del alquiler en las Islas es de un aumento trimestral del 9% desde comienzos de año, el mayor incremento del país según el portal web “Pisos.com”.

Asimismo, con el nuevo censo estatal del Ministerio de Hacienda para establecer precios más justos a la vivienda de alquiler, aclara como el alquiler en las capitales de las islas está un 70% más caro al precio estimado por el sistema del Gobierno, a consecuencia se produce un choque entre la subida de alquileres y el bajo nivel socioeconómico de los canarios, un sobreesfuerzo que empuja a muchas familias a la pobreza.

Según el Informe AROPE, el 36% de población canaria , es decir unas 787.000 personas, están en riesgo de pobreza o de exclusión social, además de ser aún más preocupantes los datos de pobreza infantiles con este riesgo siendo cerca del 44% de niños y niñas del archipiélago, según este indicador europeo. Además, una de las causas principales de esta situación es el nivel de ingresos anuales de la comunidad autónoma que se encuentra en el tercer peor dato del panorama nacional, sólo superado por Andalucía y Extremadura.

Los políticos no remedian el problema

El desengaño y la frustración de la vida tan al límite que viven muchos canarios en su día a día, es solo la punta del iceberg de un problema que los políticos de las islas no piensan en remedar en un corto período de tiempo, así mismo, tenemos el ejemplo cercano de la alerta por sequías que se llevó a cabo en 5 de las 8 islas, sin embargo, el funcionamiento de las piscinas y riegos de los campos de golf de los complejos turísticos no paró, mientras muchas familias se quedaban ciertas horas del día sin agua corriente, situación que ya vivían en las islas orientales desde hace meses por las pocas lluvias y el mal funcionamiento de las desalinizadoras.

La población en las islas Canarias está al límite

A raíz de esto, a través de redes sociales el hartazgo popular sobre estos últimos hechos ha generado un movimiento sin precedentes en todas las islas. La convocatoria de manifestaciones el 20 de abril bajo el lema “Canarias tiene un límite” junto a la huelga de hambre de las activistas del movimiento «Canarias se agota» ha despertado un debate tanto social como político, obligando al presidente de la comunidad, Fernando Clavijo, a tener que comentar estas movilizaciones en el pleno del Parlamento autonómico. 

En 2023, el archipiélago batió el récord histórico de personas que han visitado sus tierras con 14,1 millones de personas, en un territorio donde las personas ganan menos del SMI y tienen los precios de alquiler al nivel de las capitales europeas. Los políticos están llamando a estos movimientos como una “turismofobia” hacia las personas que vienen a las islas, como si ese fuera realmente el problema.

Los canarios son hijos y nietos, en su mayoría, de personas inmigrantes o que emigraron en su época por lo que el rechazo al extranjero no es una opción, es más la intención de convertir en política un problema social que impide a las personas permitirse seguir viviendo en sus casas y llevar 3 platos de comida a sus hijos.