En la era de la tecnología se tiende a distorsionar la realidad y sumergir a los jóvenes en un imaginario colectivo de igualdad tras la pantalla. Pero no se ha de confundir la igualdad con la equidad, ya que como todo y en esta sociedad de clases y escalones, cierto tipo de jóvenes destacan, moldean y modelan su estilo de vida a un patrón canónico y platónico para el joven común. Este es el caso de los tiktokers, personas avispadas que han sabido anticiparse al futuro y leer entre líneas a las modas, que llegan para quedarse.

El fenómeno TikTok ha cambiado la forma de ver el mundo y si antes la pantalla ya era un arma de doble filo, enemiga a la vez que aliada, con el surgimiento de esta red social interactiva, el metaverso se ha fusionado con la banalidad de la cotidianidad; esto ha traído consigo un nuevo perfil de “ídolo”, alguien a quien seguir, a quien creemos conocer debido a la cercanía y transparencia que muestran en sus redes sociales y por ende, una aspiración de futuro idealista: llegar a ser como ellos.

TikTok somos todos

Esta plataforma no es solo la gente que lo crea, que comparte contenido o que son caras renombradas de esta marca; TikTok somos todos, pues todos hemos hecho uso de este en algún momento. Incluso el más escéptico y arcaico ha oído hablar de esta red social. Una vez que un producto consigue estar en boca de todos aunque sea en mayor o menor medida, estamos hablando de algo que marcará el devenir de un futuro con este adscrito a él.

Como bien hemos expuesto, el fenómeno TikTok es una realidad, y ya cuenta con más de mil veintitrés millones de usuarios activos al mes (MAUs) en todo el mundo, según datos tomados de los informes de ByteDance Ltd. en julio de 2022.

Estadísticas de TikTok a julio de 2022

Data Reportar July 2022 Global Statshot

LAS CARAS VISIBLES DE LA PLATAFORMA

La pandemia irrumpió en nuestras vidas de una forma imprevista, dejándonos a todos un poco en shock. En ese momento, algunas aplicaciones y nuevas formas de comunicación irrumpieron en escena. Dotando a la sociedad de un entretenimiento en cuarentena. Ese fue el caso de muchos “Tiktokeros”. Alex, bajo el pseudónimo de Alesukko, es un ejemplo de ello. Gracias a su furor por la música comenzó a grabar vídeos para TikTok sin ningún tipo de motivación superior, simplemente entretenerse a sí mismo. A día de hoy, sus vídeos de recomendaciones musicales le han traído consigo 267K seguidores y 11M de “me gusta”.

Hay otros casos en los que ser fan de algo, te hace crear una comunidad. Eso le pasó a Helen, que gracias a su devoción por el grupo británico One Direction y más específicamente, por Harry Styles, vocalista del mismo y una figura muy representativa en la actualidad, se hizo una comunidad gigante. El reflejo de su pasión en vídeos de un minuto de longitud le llevaron a formarse un nombre en este mundillo, hasta conseguir la friolera de 143K seguidores y 6M de “me gusta”.

¿Qué dicen los expertos?

Es evidente que los “tiktokeros” van a tener una imagen idealizada, quizá, de la aplicación. No por nada es un sueldo, sin mayor esfuerzo que grabarte a ti mismo y generar un contenido interesante. En el campo de la sociología, es ya bastante habitual ver a licenciados hablando sobre la aplicación y sus consecuencias. Muchos piensan que tanta información, te desinforma, otros tanto que habría que prohibir el uso de la aplicación y otros, como Pablo Alemán Blanco, consideran que «el uso moderado de cualquier cosa es complicado cuando a las personas nos intentan meter las cosas por la garganta, y sin anestesia y sin filtros. Por lo que la eliminación de tiktok no sería una opción porque siempre aparecería otra. Es un problema que trasciende a algo mayor·, creyendo así que más bien, el problema no tiene solución».

Las nuevas tecnologías

Las nuevas tecnologías ocupan el papel principal del panorama mundial, como funcionan y qué espacio ocupa TikTok en estas, son ciertas de las cuestiones más polémicas que debemos plantearnos en el momento de indagar sobre el tema. La tecnología de la información es abordada para conocer la red y su poder en su máximo esplendor. Rafael Carrasco Polaino, es una de estas voces críticas y expertas en la irrupción de las nuevas tecnologías. Para él, “(Ser TikToker) No es un plan profesional sostenible. En cualquier momento cambian las reglas del juego, y quizás no te has formado para adaptarte a esos cambios”. Pero aunque los expertos varían en sus opiniones, lo que queda claro es que TikTok ha llegado para quedarse.

El fenómeno TikTok es evidente que ha cambiado el paradigma del periodismo, de la comunicación y de la propia sociedad. El consumo de estos espacios cada vez es más grande y sus posibilidades no paran de crecer. La pandemia abrió nuevos campos y nuevos nichos de mercado que muchos han sabido aprovechar. La ola vino y algunos valientes decidieron montarse en ella y surfearla. Las viejas glorias siguen pensando que todo está ya inventado, pero la realidad es que la capacidad inventiva del ser humano no deja indiferente a nadie. Las redes sociales, y en este caso, el fenómeno TikTok han abierto un abanico nuevo en el mundo de la comunicación, dotando de diversas formas y fondos. Tenerle miedo al cambio y a lo nuevo solo nos hace un tanto cobardes ¿no?