Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

El fenómeno de la adopción de mascotas

El mayor problema que sufren los animales, especialmente los perros y los gatos de nuestro país es el abandono y las pérdidas. Este es el principal obstáculo de bienestar de los animales de compañía. Según las estimaciones elaboradas por la Fundación Affinity, a partir de los animales recuperados por sociedades protectoras, ayuntamientos y consejos comarcales de España, alrededor de 280.000 perros y gatos fueron abandonados o se perdieron en 2020 en España. Esta cifra ha sufrido un descenso del 6,6% respecto al año 2019, en la actualidad sigue siendo muy elevada.

Hay diferentes causas que llevan al abandono de animales, entre estas se encuentra en primer lugar el motivo económico, seguido de camadas indeseadas, problemas de comportamiento animal, pérdida de interés por el animal o vacaciones, entre otras.

Por ello la adopción de los animales que son abandonados ha adquirido en estos últimos tiempos un papel muy importante para tratar de poner solución a estos datos de abandono.  Con esta practica se consigue dar una nueva oportunidad y una nueva forma de vida a las mascotas que han sido abandonadas. De esta forma la adopción se ha convertido en una alternativa notoria a la hora de adquirir un animal de compañía que no solo beneficia al propio animal, sino también a la familia y a las entidades de protección que se hayan encargado de ellos hasta el momento.

Sin embargo la adopción en España no es una opción mayoritaria a la hora de adquirir una mascota y aquí se presenta un gran problema porque los abandonos no disminuyen y  la adopción no aumentan a gran escala.

Para Esther, 27 años, Pablo, 26, y Víctor, 25, la decisión de adoptar en vez de comprar una mascota fue fácil. Los tres están en contra de la compra de los animales y han dado una nueva casa y una nueva familia a sus perros y gatos adoptados. A pesar de las dificultades que han encontrado a la hora de educarlos y hacerles perder el miedo de que sufren muchas de las mascotas adoptadas, los tres jóvenes aseguran que ha valido la pena y que ahora sus perros y gatos son miembros de la familia. “El amor que te puede dar un perro te lo puede dar sea la raza que sea”, asegura Esther, que adoptó a una perrita en 2021. Su mascota, Maya, fue abandonada en la calle y maltratada y hasta el día de hoy no se fía de la gente. “Le da miedo la calle, le da pánico a la gente”, explica Esther. Precisamente el miedo es algo que tanto Pablo como Víctor también han observado en sus mascotas: “Tenía mucho miedo a las puertas, a que le cerrasen y poco a poco ha ido perdiendo ese miedo”, añade Víctor.

Una de las asociaciones que trabajan con los animales abandonados es la Asociación Nacional para la Defensa de Animales (ANDA), que realiza labores de protección de animales desde 1989, especialmente de perros y gatos abandonados. Desde su nacimiento, esta organización ha ayudado a crear legislaciones que protegieran a los animales, tanto de compañía como salvajes. ANDA cumple un papel esencial en España, un país donde las cifras de abandono son muy elevadas, pero gracias a su trabajo se están viendo reducidas. Además, estos datos se ven reflejados en el estudio anual de la Fundación Affinity, “Él nunca lo haría 2021”, que demuestra que el número de perros y gatos abandonados en el 2020 se vio reducido un 6% con respecto al año anterior. Encarna Carretero, responsable de comunicación de ANDA, nos habla sobre la asociación y cómo ha evolucionado la adopción de mascotas a lo largo de los años.

Sin embargo, muchos de los animales abandonados no son encontrados en buena salud. Yolanda Penadés, veterinaria en el Hospital Veterinario Alberto Alcocer, señala que todavía hay mucha gente que prefiere comprar a adoptar un animal, por el simple hecho de buscar animales de raza. Esto se aprecia especialmente en los perros, aún siendo el animal que más se adopta. Por otro lado, los gatos abandonados no cuentan con la misma suerte y encontrar un nuevo hogar para estos felinos,resulta más complicado ya sea porque la gente por moda prefiere cuidar de un perro, o porque es mayor el número de gatos callejeros, como destaca la veterinaria, quien ha trabajado ocho años recogiendo animales abandonados en el municipio madrileño de Alcobendas. 

Otro inconveniente que tampoco ayuda a la adopción de estos animales son los complejos trámites administrativos que supone adoptar. Además de los múltiples requisitos que algunos centros exigen, como por ejemplo; si se cuenta con un piso grande o incluso en algunos de los casos, se realizan tests psicológicos a los posibles adoptantes para asegurarse de que no volverán a ser nuevamente abandonados estas mascotas. 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.