A pesar de que el auge de la cirugía estética en España no comenzó a ser más notoria hasta el año 2018, hace bien poco, con el paso de los años ha ido convirtiéndose en algo más común, normalizando su uso de manera masiva. Lo que en un principio se utilizaba principalmente en personas que lo requerían después de sufrir accidentes o por personas de gran poder adquisitivo, con el tiempo se ha hecho un hueco en la sociedad de a pie siendo las personas de 18 años o menores, las que más uso hacen de estas intervenciones.

En una sociedad en la que las redes sociales cada vez rigen más los cánones de belleza y la conducta, principalmente, de los más jóvenes, las operaciones estéticas comenzaron a incrementarse a partir de 2018, momento en el que empezaron a viralizarse los retoques estéticos en las redes desde una edad muy temprana, creando necesidades de cambio en los adolescentes y adultos jóvenes.

Actualmente, las operaciones se realizan en un 85% en mujeres y un 15% en hombres, mostrando una vez más la presión estética que han sufrido y sufren las mujeres en cuanto a la idea de alcanzar ese canon o “perfección” impuesta. Con respecto a esto, sabemos que las operaciones que más se realizan en mujeres son la cirugía de aumento de pecho, la liposucción, la blefaroplastia (rejuvenecimiento de los párpados) y la abdominoplastia, mientras que en los hombres se realizan principalmente rinoplastias, blefaroplastia y ginecomastia o reducción de mamas.

España, que se encuentra entre los países donde más intervenciones estéticas se realizan, cuenta con una cifra aproximada de 7.322 establecimientos y hasta un 46,6% de su población está operada estéticamente según un informe del SEME (Sociedad Española de Medicina Estética). Atendiendo a esto, se sabe que son más de 200.000 cirugías las que se realizan cada año en nuestro país, siendo este un negocio que mueve grandes cantidades de dinero, oscilando el sueldo medio de un profesional entre los 70.400 y los 150.000 euros brutos anuales.

Sabiendo todo esto y con el interés puesto en el incremento de estas operaciones estéticas en los últimos años, hemos podido entrevistar a profesionales de este sector, los cuales nos hablan acerca de su trabajo y nos aportan las claves necesarias para entender los procesos estéticos, el por qué de ellos y su labor como cirujanos.

Clínica PHI Aesthetic

Clínica Bayón

¿Qué explicación social hay detrás de las operaciones estéticas?

María Sánchez-Domínguez, profesora de sociología en la Facultad de Ciencias de la Información de la UCM y Directora del Máster de Comunicación Política (UCM). Especializada en dar respuestas a asuntos de interés general y actual como el éxodo de jóvenes a los distritos periféricos o el envejecimiento en España.

En este caso, hemos acudido a sus conocimientos para tener una visión de la cirugía estética a través de una perspectiva sociológica también, para averiguar el por qué personas tan jóvenes se someten a estos cambios hasta poner su vida en riesgo, y saber qué tanto hay de decisión personal o de presión social en estas cirugías.


Jóvenes operadas nos cuentan su experiencia

Alejandra, de 23 años e Irene, de 21 años, nos cuentan cómo ha sido para ellas someterse a una operación estética. No solo nos hablan de qué es lo que les llevó a tomar esta decisión, sino además de todo lo que hay detrás. Nos hacen ver que no es una práctica tan fácil de realizar, ni tan bonita como se ve en las redes sociales y que en ocasiones, los primeros resultados no son los esperados.

¿Qué opina la gente joven sobre las operaciones estéticas?

Hemos preguntado a estudiantes universitarios sobre la cirugía plástica y sobre la opinión que tiene sobre ellas. Además, teniendo en cuenta la gran diferencia entre el número de operaciones estéticas producidas en mujeres respecto a los hombres, hemos querido saber cuál es la opinión de estos jóvenes, si piensan que está relacionado con las redes sociales y/o la sociedad en la que vivimos.