Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Los sistemas universitarios de China y España

Dentro del ámbito universitario, que va a ser el objeto de estudio de este reportaje, España y China son unos de los países líderes mundiales en la acogida de alumnos extranjeros, gracias a sus desarrollado sistemas de fomento de estudios extranjeros, que tienen como objetivo que los alumnos de fuera acudan a sus universidades para realizar intercambios a lo largo de sus respectivas carreras o incluso cursar íntegramente algún grado en uno de los muchos centros nacionales que se encuentran repartidos en las grandes urbes de ambos países.

Desde el año 2017, España es con diferencia el país europeo que más estudiantes extranjeros acoge, y las cifras han aumentado progresivamente desde entonces. Estos resultados a nivel de recepción de alumnos foráneos han supuesto que desde el Gobierno de España, se prevea que para el periodo 2021-2027 el presupuesto dedicado a fomentar la movilidad internacional en los estudios se duplique con respecto a períodos anteriores, y se hayan aprobado mayor cantidad de ayudas y financiación de experiencias educativas para alumnos asiáticos.

Dentro del Sistema Universitario Español (SUE), y según datos del Ministerio de Universidades del curso 2019-2020, en España se impartieron cerca de 10.000 cursos formativos, con entorno a un millón y medio de alumnos matriculados, y de los cuales casi un 16% del total eran extranjeros. Por otro lado, un dato a destacar es la diferencia de precios en la matrícula de universidades públicas dependiendo de la comunidad autónoma en la que nos situemos: por ejemplo, en el curso 2020-2021 la media de precio del crédito en Galicia fue de 11,8 euros, mientras que en la Comunidad de Madrid ascendía a 23,2 euros. 

Por su parte China se está convirtiendo también en uno de los países con la oferta universitaria más atractiva para alumnos extranjeros, llegando a acoger alrededor de medio millón de estudiantes cada año, según datos recogidos entre 2015 y 2019. El sistema universitario chino goza de gran prestigio a nivel mundial, ya que combina una amplia variedad de grados a elegir para estudiar, con más de 30.000 títulos en su oferta académica. Y otra de las ventajas de estudiar en la universidad pública china son los precios de matrícula tan asequibles gracias a la financiación del estado chino.

Además, cabe destacar que el Gobierno ofrece más de 4.000 títulos adscritos en inglés a los grados universitarios, lo que resulta especialmente atractivo para las personas extranjeras que quieran estudiar allí sin conocimientos avanzados de mandarín. Y gracias a sus amplias relaciones diplomáticas, las titulaciones académicas en China son más que válidas y se reconocen en más de 180 países de todo el mundo. 

Los sistemas universitarios de China y España tienen similitudes en su organización: se dividen en universidades públicas, aquellas que reciben financiación estatal; y privadas, que son creadas por organizaciones sociales o individuos distintos de las instituciones estatales, y que se autofinancian. Pero en China, también existen las universidades independientes, que son instituciones de enseñanza superior organizadas a través de universidades ordinarias y fuerzas sociales, como empresas o asociaciones, una especie de híbrido.

Sin duda, la principal diferencia que encontramos entre ambos sistemas es que en España las universidades tienden a dividir las titulaciones por facultades, en las cuales se suelen cursar grados similares entre sí o de las mismas ramas. Sin embargo, en China, según el Ministerio de Educación, existen 13 categorías diferentes como artes, ciencias, agricultura o medicina, entre otras, cada una de ellas centrada en explotar diferentes aptitudes de los alumnos de cara al futuro. Y por suerte, estas diferencias de forma entre sistemas educativos no son suficientes como para frenar este tan enriquecedor intercambio cultural.

Por último, recogimos testimonios de varios estudiantes universitarios españoles para conocer más de cerca su situación, y estos coincidieron mayoritariamente en que la mayor dificultad para los estudiantes chinos de intercambio seguramente sea la barrera cultural existente entre los dos países. Por su parte, el grupo de estudiantes chinos entrevistados, conscientes de la dificultad de su lengua materna, hizo bastante más énfasis en el problema que supone la barrera lingüística para los estudiantes extranjeros que decidan estudiar allí.

El profesor de Economía de la Universidad Carlos III de Madrid, Ramón Boixados, nos ha concedido una entrevista en la que nos relata sus vivencias como profesor de universidad impartiendo clases de dirección de empresas a alumnos extranjeros, y concretamente chinos, y nos alumbra sobre las claves para entender mejor a qué se enfrentan cuando vienen a estudiar a España desde tan lejos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.