Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Vivo en la calle

Todos sabemos que existen, en cada esquina, en cada portal, en la puerta de la Iglesia o en la de los supermercados más transitados. Pero muchas veces pasan desapercibidos, como rostros olvidados de los que no queremos acordarnos. Hablamos de las personas sin hogar o como todo el mundo los conoce “los sin techo”. Como indica la palabra, estas personas se encuentran viviendo a la intemperie por diversos motivos, cada uno tiene una historia que contarnos y por eso hemos decidido entrevistar a uno de ellos.

Pero antes de profundizar en la entrevista, es preciso que conozcamos algunos datos que aportarán rigor al tema. El INE llevó a cabo una encuesta en el 2012 sobre las personas sin hogar. Para realizar esta entrevista, contaron con la colaboración de 22.000 personas que se encuentran en esta situación. Según sus datos, el 80,3% de ellos son hombres, y la edad media se sitúa entre los 42,7 años. En cuanto a su nacionalidad, el 54,2% son españolas y el 45,8% extranjeros, siendo mayoría los africanos, seguidos por europeos y americanos.el papi 1

Es típico achacar a las personas sin techo problemas con el alcohol y otras adicciones. Lo cierto, es que, según un último trabajo realizado en Madrid en 2013, el 54% reconocían haber tenido problemas relacionados con el consumo de bebidas alcohólicas en algún momento de su vida. Por otro lado, el 28,9% de las personas reconocieron consumir bebidas alcohólicas al menos cuatro días a la semana con un consumo medio diario de 5,7 vasos, número que se duplica entre los que duermen literalmente en la calle y no en albergues sociales. Sin embargo, pese a la alta prevalencia del consumo de alcohol, solo un 28% habían recibido tratamiento en algún momento y el 8,5% lo estaban recibiendo en el momento de realización del estudio. Por otro lado, respecto al consumo de otras sustancias, el 6,5% de las personas sin hogar habían consumido cocaína en los últimos seis meses.

Son datos que revelan la dramática situación por la que están pasando algunas personas sin hogar por culpa de situaciones traumáticas y encadenadas en su vida. Es por ello, que no se puede juzgar a una persona por el simple hecho de vivir en la calle sin saber exactamente cuáles han sido las causas para terminar así. En este artículo se explican las 10 cosas que está bien saber sobre las personas sin hogar.

Una de las primeras necesidades que se trata de cubrir cuando se está en la calle es la alimentación. La mayor parte de las personas sin hogar van a los servicios de comedores sociales con mayor o menor regularidad. Pero los impedimentos a la hora de asistir a comer, los horarios poco flexibles y la mala distribución de estos, ha hecho que muchas personas instaladas en la calle dejen de acudir a estos comedores.

‘El Papi’ un sin techo que lleva 24 años viviendo en la calle,  nos relata en la entrevista a la que aludíamos antes, la pésima organización de los comedores sociales. Unas instituciones que se sustentan del dinero público, pero que desaparece y no cumplen con los objetivos para los cuales existen.

Por este motivo, muchos ‘sin techo’ se niegan a ingerir comidas desagradables y vivir sin libertad. El Papi nos cuenta que existen otras formas para paliar esta situación gracias a la solidaridad de los vecinos. Aunque como recuerda Alberto Torres, integrante de la Asociación de personas sin techo ‘Chupano’, una ayuda puntual no termina con estas pésimas condiciones de vida. Sino que el Gobierno y los partidos políticos tienen que tenerlos en cuenta en sus programas.

“Cuantos más días se pasa en la calle, más difícil es salir de ella” relata el Papi. A pesar de esto, no todos abandonan la ilusión por encontrar un trabajo y una casa donde vivir, aunque su experiencia prevista de fracaso y abandono juegan en su contra. La propia desconfianza que tienen ellos mismos y los demás, hacen que la salida se plantee más como un sueño que como una posibilidad todo unido a las grandes limitaciones estructurales, la falta de empleo y la falta de vivienda que son los principales enemigos contra los que tienen que luchar. Y hoy día “nadie está exento de vivir en la calle” dice El Papi. Las personas sin techo junto con los trabajadores y voluntarios que ayudan para paliar su situación, cuentan con medios escasos, poco coordinados y mal adaptados a la cambiante situación de las calles. Todos vivimos bajo un mismo cielo, pero no bajo un mismo techo. Hablamos con Alberto Torres para conocer un poco más de la vida de los sin techo y cómo podemos ayudarles.

Uno de los activistas más sonados y vistos por las redes sociales es Lagarder Danciu, un rumano que vino a España huyendo de la xenofobia y homofobia en su país y que ahora vive en la calle por voluntad propia y lucha para dar voz a aquellos a los que se ignoran.

En este reportaje a Lagarder Danciu podemos descubrir más sobre él.

La petición que hizo ‘El Papi’ es que las ayudas que se dan a las asociaciones sean ayudas directas, que su situación se visibilice y se conciencie a la sociedad de las calamidades que están sufriendo. En definitiva, empatía, humanidad y sobretodo que se cumplan los derechos humanos y se les trate como tal.

Be Sociable, Share!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.