Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Violencia en el fútbol: análisis de una lacra

El fútbol es, posiblemente, el deporte más famoso del planeta. En cada rincón del globo encontramos elementos identificativos de este juego. No importa la condición social, ideológica, religiosa o sexual del individuo en sí mismo, las fronteras del fútbol están abiertas a todo aquel ser humano que quiera disfrutar de su grandeza. Pero, por desgracia, sólo nos llega lo bueno del fútbol. Nos llega el glamour, la gloria, los títulos, el dinero…una larga lista de circunstancias positivas que tapan los orígenes de este humilde deporte. Fuera de la élite, el fútbol resiste gracias al trabajo poco valorado del deporte de base, una serie de divisiones y categorías donde vemos lo más puro del fútbol, pero también lo peor, que es la violencia entre aficionados y hacia los árbitros, temas que a continuación profundizaremos.

El ‘Torre’, un equipo en perfecta armonía

Nos acercamos al Torrelodones Club de Fútbol, club de la Sierra de Madrid ubicado en el idílico pueblo de Torrelodones. Allí descubrimos de primera mano cómo son los entresijos del fútbol base, cómo funciona un equipo de división inferior y que se siente cuando saborean los éxitos, sean del calibre que sean. Os dejamos el primer vídeo de este reportaje, en el que IgnacioJustel, hombre de confianza del Torrelodones, contesta a nuestras preguntas. Si queréis ampliar, os dejamos un programa de Informe Semanal que habla muy bien sobre el tema de nuestro reportaje.

Entrenador, psicólogo y mentor

Es difícil entender el fútbol base y regional sin los jugadores, pero más difícil se hace sin la figura del entrenador. El técnico debe ejercer de mentor, profesor, psicólogo y, a veces, hasta de padre en algunos casos. Es por ello que resulta imprescindible que un entrenador esté en plenas facultades físicas y mentales, para así transmitir esos valores de esfuerzo, sacrificio y cultura que resultan muy importantes para formar a los jugadores y evitar que puedan adquirir vicios fuera del fútbol. Hablamos con, Iñaki Palacio, técnico del Torrelodones, y repasamos todo lo que significa ser entrenador. ¡No os lo perdáis!

Violencia en el fútbol, lacra y castigo del deporte rey

Hemos querido dejar para el final de este reportaje la parte más importante de nuestra investigación, la violencia en el fútbol. Las situaciones de violencia empañan de manera drástica el sentido de lo que cualquier deporte, y más uno de equipo, desea transmitir. Noticias como la muerte de un aficionado del Deportivo de La Coruña, encontrado en el río Manzanares con traumatismo craneoencefálico, hipotermia y en parada cardiorrespiratoria, a causa de la reyerta entre el Frente Atlético y Riazor Blues, nos dejan a todos perplejos, y más al saber que este aficionado acabó falleciendo.

Es difícil de comprender por qué sigue sin erradicarse la violencia entre aficionados dentro y fuera del campo. Tal es la agresividad de los miembros pertenecientes a estos grupos, la rabia hacia los contrarios y la violencia extrema que despliegan, que cuesta entender que a día de hoy uno no pueda tener la libertad de poder elegir a qué equipo seguir sin tener miedo a estar cerca de algún fanático de estos. Pero, por desgracia, no son hechos aislados y sí un patrón común que se ha ido desarrollando en el fútbol con el tiempo.

Este tipo de actitud se suele desarrollar desde edades tempranas. La violencia en el fútbol se origina en la propia sociedad y su comportamiento; una sociedad que se expresa en las gradas con frustración, enfados y agresividad que acumulan en su vida cotidiana y que en ningún otro espacio público se permite, pues con toda lógica correrían peligro de ser expulsados del recinto. La práctica del fútbol comienza a edades muy tempranas y es en esos partidos de fútbol de niños no mayores de 5 años donde surge el germen de la agresividad, del odio y de la frustración que no tiene otro fin que defender unos colores, un club o simplemente apoyar o insultar en el peor de los casos a un jugador o incluso al árbitro.

Esa competitividad llevada tanto dentro como fuera del campo, mezclada con una actitud de falta de respeto entre miembros de distintos clubes, hacia árbitros y entre ellos mismos, es un fiel reflejo de cómo actúan algunos aficionados de este deporte y que incluso son, aunque nos cueste creerlo, padres de los jugadores y directivos de los clubes. Ellos serán por desgracia el espejo en el que los niños se mirarán en el futuro para crear y copiar su propia conducta, por lo que este tipo de comportamientos deben ser cortados de raíz. Para conseguirlo deben sentarse unas bases sobre principios éticos y de conducta que en caso de incumplirse conlleven una sanción o la total suspensión de la práctica de éste deporte, ya sea a los jugadores o bien a través de la prohibición de entrada a los campos de fútbol a aquellos aficionados que llegan a estos extremos.

Antes de que veáis la entrevista que hemos realizado a un árbitro, cuyo nombre y rostro, por petición propia, permanecerá en el anonimato, os dejamos una reflexión de Rafa Cabeleira en el diario El País sobre todo lo que conlleva el fútbol. Porque no sólo la violencia entre padres y aficionados ha crecido, también las palizas a colegiados, insultos y menosprecios hacia el colectivo arbitral están empezando a formar parte, desgraciadamente, de esa cultura del fútbol que queremos erradicar. El fútbol no es eso, el fútbol es de la gente, pero con control. Estamos a tiempo. Escuchad el testimonio del árbitro. ¡Gracias por leernos!

 

Be Sociable, Share!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.