Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Árbitros: las víctimas del deporte

Si ponemos en el buscador Google ‘agresión árbitro’, la búsqueda arroja más de 500.000 resultados. Esa es la triste y cruda realidad. La figura del árbitro está relacionada con la falta de respeto elevada a la máxima potencia. La persona que intenta hacer que las normas se cumplan en cualquier competición es insultada, agredida y utilizada como un saco de boxeo con el que algunos sacian sus múltiples carencias.

La violencia se ha instalado en el fútbol de formación y los últimos episodios ponen en el punto de mira a los progenitores de los chavales. Entrenadores y árbitros denuncian que “es un problema cultural y social: los niños se educan desde la violencia por culpa de los padres”. La creación de proyectos que eduquen, la formación de los chicos y sancionar y denunciar más, las claves para erradicar esta lacra.

violencia árbitros

Un aficionado queriendo golpear al árbitro

Hablamos con un entrenador de fútbol base Sergio García, que nos relata su propia experiencia vivida en los campos de fútbol con los niños y ofrece diferentes soluciones para acabar con la violencia arbitral.

El fútbol es un deporte de alto ritmo donde las emociones están siempre a flor de piel, pero no entendemos que esas emociones nos lleven a la descalificación, el insulto y, en el peor de los casos, a la violencia física. El árbitro actúa con imparcialidad y objetividad, pero en su toma de decisiones puede equivocarse, forma parte de su trabajo. Semanalmente comete errores durante los partidos, errores que tiene derecho a cometer, errores que no están hechos a propósito.

Durante un partido los jugadores suelen estar alterados con el trascurrir del juego, que puede  jugar malas pasadas. Si el árbitro señala una falta que se cree incorrecta, es comprensible que los jugadores se sientan enfadados. En ese momento el jugador puede hacer gestos y usar un lenguaje inapropiado y cuestionará su decisión durante el juego. Una vez el árbitro ha señalado una infracción, dirigirse. Es necesario romper esta mala práctica tan pronto como sea posible. Se debe ser responsable y aceptar su palabra.

El árbitro es una persona que trata de impartir justicia en el campo, donde en cuestión de segundos, debe tomar la mejor decisión en función del juego. Cuando se convierte en protagonista es casi siempre por algo negativo. Poco amigo de la prensa, no suele conceder entrevistas, ya que la FIFA establece claramente cuál es su relación con los medios de comunicación. Nunca deben tratar de estar en primer plano y en sus entrevistas, deben ser siempre positivos, neutrales y diplomáticos, no debiendo hacer pronósticos, no hablando de una manera negativa sobre otros árbitros u organizadores ni haciendo comentarios sobre los partidos.

violencia árbitros

Un árbitro es agredido por diferentes jugadores

Hablamos con David García, ex árbitro de fútbol que nos cuenta su experiencia como árbitro, las agresiones verbales que ha sufrido y su experiencia antes de retirarse.

 

Los árbitros, a veces tan perjudiciales, a veces tan injustos, a veces tan incomprendidos, pero siempre tan humanos, a cada uno de ellos debemos mostrarles nuestro agradecimiento. Los educadores deben fomentar la mejor imagen del árbitro, como actor imprescindible para jugar el partido y como colaborador nuestro en la enseñanza del niño como futbolista, a la hora de lo que se puede y lo que no en el terreno de juego. Por ellos, ídolos de nadie y culpables de todo, se debe reflexionar, aquellos que alguna vez discutieron, insultaron o fueron expulsados, aprendiendo a tratarlos como se merecen, como nos gustaría que nos trataran a nosotros, con respeto, con educación, como tratamos a nuestros alumnos, como tratamos a nuestros hijos, como tratamos a nuestros amigos.

El arbitraje es una vocación que nace de la pasión, sí, pero que te carga con una penitencia y te empuja a un limbo donde se mezclan indefensión, estigmatización y necesidad. Porque sin árbitros no hay balompié, tal cual. Y sin embargo las denuncias de agresiones físicas o verbales no dejan de aparecer después de cada fin de semana. Muchas ha encontrado un altavoz desde hace un año y medio en el Sindicato de Árbitros, un movimiento  que ni es oficial, ni representa legamente a nadie ni está constituido como tal, de momento, pero lucha desde el anonimato por cambiar las cosas. Hasta 220 casos han publicitado hasta la fecha, todos documentados con pruebas que van desde las actas hasta vídeos colgados en Internet.

Hablamos con Víctor, árbitro, que nos relata su experiencia mientras fue árbitro, el porqué de que la violencia arbitral ocurre prácticamente solo en el fútbol y las posibles soluciones para acabar con ella.

En cuanto al fútbol no profesional, de los datos de la temporada 2014/2015 se concluye que están muy lejos de la realidad. Según las cifras oficiales, 203 encuentros tuvieron incidentes. “En el estudio se habla de tan solo 33 agresiones físicas a árbitros, 25 incidentes de insultos y 13 de amenazas. Es brutal que los datos de una comisión gubernamental tengan esta nula credibilidad. No son más que un porcentaje mínimo de la realidad”, expresa el Sindicato de Árbitros. “Nuestros datos son más numerosos teniendo informaciones de terceros”. En ese periodo este sindicato publicó 135 casos de violencia contra árbitros, datos que han incrementado un 110% esta temporada. Los colegiados claman contra las agresiones y relatan incidentes, a menudo no denunciados por temor.

Be Sociable, Share!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.