Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Un nuevo género: la Poesía 2.0

El salto a las redes

La poesía, como todo arte, es el espejo de lo humano. Como tal, va evolucionando con el tiempo y se va adaptando a las diferentes épocas y situaciones. El momento en el que nos encontramos actualmente es un claro ejemplo de ello, ya que este género literario ha encontrado un nuevo lugar en el que expandirse y darse a conocer: las redes sociales. Estas forman parte de nuestro día a día, han supuesto un cambio importante en nuestras vidas y su uso se ha convertido prácticamente en una rutina. Por ello, el género de la poesía -para muchos olvidado- no ha querido quedarse atrás.

Miguel Gane firmando ejemplares en la Plaza Mayor

La nueva poesía o la llamada Poesía 2.0 es una nueva revolución literaria que ha nacido gracias a las redes sociales. El restablecimiento de la poesía, enmarcado dentro de la era digital, ha hecho de las redes la herramienta idónea para llegar a los lectores de un modo mucho más vinculante de lo que hasta ahora se había conseguido. Por ello, la poesía ha retornado con aire fresco y los jóvenes creadores de poemas han dejado atrás el estilo ornamental y complejo para dar paso a un lenguaje coloquial y sencillo.

Al principio, se usaban principalmente las páginas webs o blogs donde los autores colgaban sus escritos, también lo utilizaban como herramienta para publicitar los libros que sacaban a la venta o simplemente para darse a conocer. Ahora estas plataformas han quedado obsoletas, muchos siguen usándolas o las mantienen pero son otras redes sociales como Instagram o Twitter donde prima la presencia de este tipo de publicaciones.

El formato se reinventa

El arma de la Poesía 2.0 son las redes sociales. Los 280 caracteres de un tweet, los hashtag, las fotos de Instagram y los propios textos en Facebook hacen de la poesía un reflejo directo del propio poeta. “Si no hubiera sido por las redes, probablemente no hubiera vendido tantos libros”, explica Miguel Gane (George Mihaita), un joven poeta que se dio a conocer en 2014 con el vídeo de su poema Madrid es ella. Así es cómo él ha ido escalando posiciones en esta nueva generación literaria, haciendo de las redes sociales el principal motor de su trabajo. Es más, gracias a ellas, la editorial Aguilar puso el foco de atención sobre él, logrando así la publicación de su primer libro: Con tal de verte volar.

A partir de finales de los ochenta y principios de los noventa, con la generación conocida como los millennials, el campo de la poesía ha dado un vuelco hasta el punto de que ahora son las editoriales las que comienzan a buscar a los poetas, y no al revés.

Sin embargo, esta nueva herramienta a veces trae complicaciones. “Te da mucha rabia cuando te roban tus poemas, pero hay que adaptarse a ello. La ley flojea porque no va acorde a la época que estamos viviendo”, dice Mónica Adán, editora de Aguilar, quien de este modo hace evidente el vacío legal ante el que se encuentra un escritor cuando publica contenidos de sus libros en las redes sociales. Sin embargo, Adán asegura que “es menos de lo que parece, ocurre muy pocas veces”.

 

 

 

Gane compara la poesía de antes con la de ahora: “Es lo clásico contra lo moderno. Mi poesía se ha adaptado a las nuevas épocas, a lo que conocemos hoy en día. Ese clasismo y esas formas tan cuidadas que ya no se aplican tanto son las que diferencian”. Pero no trata de imitar a los poetas

Ilustraciones del libro “Con tal de verte volar” de Miguel Gane

del Siglo de Oro porque, según él: “nunca llegaría a escribir como ellos”.
Además, el consumo de poesía se ha reinventado en los últimos años y las antiguas academias literarias del Siglo de Oro español, en las que se reunían poetas convocados por un noble en su casa, han sido sustituidas por cafés o bares literarios. Por ejemplo, Aleatorio Bar es un ejemplo de cómo la poesía está llegando a los jóvenes. Esta iniciativa surgió hace tres años con la idea de crear un punto de encuentro entre poetas y lectores. “Aleatorio es la reedición de los cafés antiguos donde los literatos hacían tertulias”, cuenta Escandar Algeet, uno de los socios de este conocido local madrileño.

Además, la interactividad no sólo se produce entre el autor y sus seguidores, sino que también las redes sociales han potenciado el contacto entre poetas, pues se ha creado una red de conocidos que comparten esa afición o trabajo. Gracias a las redes sociales se pueden conocer otras voces poéticas y crear vínculos, como en el caso de Poesía es nombre de mujer, un espectáculo que combina actuaciones breves de poesía y música de autor. Este proyecto se hizo realidad hace tres años con el objetivo de posicionar un grupo de poesía de mujeres en el que participa la poeta Irene G Punto (Irene González), también periodista, escritora y profesora de literatura creativa, junto a cuatro componentes más.

 

A pesar de la buena acogida que está teniendo la poesía, no se puede predecir si esto perdurará en el tiempo o será una simple moda pasajera, tal y como considera Irene G Punto: “Que está de moda, es un hecho”. También afirma que por fin “se ha puesto luz y foco a este género” y la poeta tiene la sensación de que “los jóvenes son los que han recuperado un género que tiene mucho de reflexión”. Así lo corroboran cinco jóvenes consumidoras de poesía en sus declaraciones:

 

Be Sociable, Share!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.