Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Un Erasmus por Madrid

Panoramic view of Gran Via, Madrid, Spain.España sigue siendo el destino preferido por los estudiantes extranjeros para realizar sus estancias Erasmus y Madrid, la ciudad predilecta. Cada año, alrededor de 5000 jóvenes eligen universidades de la capital española para pasar unos meses impregnándose de la cultura del país, conociendo nuevas personas y ampliando sus horizontes.

Es curioso que, cuando un extranjero es preguntado sobre España, a su mente siempre acuden los habituales tópicos: playas, sol, fiesta, paella, sangría… Y en la mayoría de los casos una sola ciudad: Barcelona, destino habitual de viajes turísticos internacionales por su perfecta conjunción de gran ciudad cosmopolita y mar. Sin embargo, aquellos que han tenido la oportunidad de estar en Madrid durante un tiempo, no suelen dudar sobre sus preferencias.

Y es que Madrid no es una ciudad para verla, sino para vivirla. Sin ningún punto especialmente turístico y representativo, lo que más aprecian los extranjeros de la ciudad es su vida. La actitud de sus habitantes, el estilo de sus calles cuando se pasean tranquilamente, su comodidad para desplazarse, su excepcional gastronomía, su cultura por doquier -dentro y fuera de los museos-, su agradable ambiente universitario y su activa y agitada vida nocturna.

Razones de sobra para que tantos estudiantes internacionales elijan Madrid como su destino para continuar sus estudios, tanto a través del Erasmus como de otros programas de intercambio a lo largo y ancho del mundo. De Italia a Rusia, de Alemania de Suecia, pasando por Estados Unidos, Australia, China o Brasil, amén de los países latinoamericanos.

Pasearse por el centro de Madrid supone encontrarse con un crisol de nacionalidades. El uso del inglés es lo común, aunque la mayoría no tardan en hacerse con la lengua local. En uno u otro idioma, basta charlar con unos cuantos estudiantes internacionales para darse cuenta de que la mayoría solo tienen palabras de bondad para referirse a la ciudad que les acoge durante unos meses.

Niccolò, italiano, lleva en Madrid desde el mes de febrero. Camila, brasileña, llegó antes, en octubre, para finalizar sus estudios de Historia del Arte. Y Viktor, alemán, volvió a Madrid para visitar a algunos de los amigos que dejó tras su estancia en la ciudad el curso pasado. Los tres son un pequeño ejemplo de lo que perciben los estudiantes internacionales de esta ciudad. La felicidad parece evidente. Será Madrid.