Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Las tripas del escenario teatral

las tripas del escenario teatralTeatro al aire libre, perfomances en plena calle, conciertos en una plaza…, todos son distintos tipos de espectáculos y todos tienen en común su bajo coste: conceptos modernos de hacer arte en la calle que no siempre implican poder obtener unos beneficios o, simplemente, sustentarse.

A veces olvidamos que existe el teatro como lo conocemos desde niños: en una butaca, frente a un escenario, un vestuario estrambótico y efectos visuales. La gente que rodea el mundo teatral convierte este arte en su propio medio de vida, por lo que es comprensible que requiera un coste mayor.

Ya desde la antigua Grecia y Roma el teatro era un pilar básico en la vida social y cultural, una tradición que ha ido transmitiéndose durante siglos hasta llegar a nuestros días. Hoy tiene la competencia de otros espectáculos como  monólogos o ballet, por lo que su importancia se ha visto afectada. Además, en el caso español se ha producido un incremento en el IVA aplicable del 8 al 21 por ciento, lo que contribuye a agravar la situación.

Nos adentramos en primer lugar en el despacho de Ramón Madurga, dueño y director del teatro madrileño Nuevo Apolo, quien nos cuenta cómo se gestiona a grandes rasgos su teatro.

 

Y el propio Ramón Madurga nos hace un pequeño recorrido por su teatro, permitiéndonos ver así todos los entresijos, curiosidades y la historia que lo envuelve.

 

Es posible ir a este tipo de espectáculos con un precio más reducido pero para ello es necesario recurrir a páginas como Atrápalo, Groupon y Entradas.com que ofrecen descuentos y ofertas. Y para estar al corriente de la cartelera teatral siempre podemos recurrir a la Guía del Ocio.

Be Sociable, Share!

5 Comments

  1. Lejos quedan aquellos tiempos en los que el teatro era una de las principales actividades de ocio de la sociedad. Por entonces también había propuestas de lo más variadas, tanto para las clases sociales más humildes como para aquellos que disponían de holgados presupuestos, y la afluencia a los teatros era de lo más amplia. Pero los tiempos cambiaron y comenzaron a surgir otras actividades, como el cine, que eclipsaron el teatro, y lo fueron relegando década tras década a un lamentable y cada vez más acusado olvido. Ojalá llegue el día en que vuelva a gozar del esplendor que disfrutó antaño.

  2. Siempre me ha parecido que las artes escénicas están muy poco valoradas en este país. Se tiende a dar por hecho que los intérpretes son gente que vive del cuento y con todo tipo de lujos, cuando la realidad es que muchos de los que trabajan en el teatro tienen que desempeñar otras tareas para conseguir ingresos o dejar atrás muchas cosas para lograr dedicarse a su vocación.

  3. Ahora mismo el teatro está en crisis, como cualquier otro ámbito cultural debido a la crisis económica que sufrimos. Si la gente tiene que prescindir de algo, primero lo hará de entretenimiento que de bienes más necesarios. Sin embargo, no creo que el teatro vaya a desaparecer ni este en una situación tan crítica como leo en algún comentario, hace poco más de un mes que estuve en el Teatro Apolo viendo el Musical de Queen el día del estreno y el Teatro estaba casi al completo.

  4. Es muy triste ver como este tipo de sitios van desapareciendo poco a poco. El teatro es uno de los artes más atractivos visualmente y ya sea por el fenómeno de internet o por otros medios, como el cine o la televisión, poco a poco están perdiendo fuelle. Me gusta que en el reportaje se pongan páginas web donde se pueden conseguir entradas más baratas ya que es una forma de mostrar cómo se puede disfrutar de este arte de forma más barata.

  5. Siglo XXI, el telón rojo se abre bajo la expectante mirada de sus ansiados espectadores, en un tiempo miles, cientos de miles, ahora reducidos a unos cientos, y a veces ni eso. El arte de las artes agoniza tras haber combatido con éxito frente al cine, a la radio y a la televisión, pero abatido ahora por el peor de todos los males: la falta de dinero que, cual puñalada por la espalda, le ha asestado la peor de las muertes, la de ver su propia agonía y sufrimiento bajo la mirada pletórica de algunos pequeños antagonistas que se empeñan en bajar el telón para poner fin a la función. Veremos si logra recomponerse en el segundo acto.

Responder a Carlos Cienfuegos Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.