Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Transexualidad y transgénero

En esta sociedad, donde cada vez emergen más términos, donde se reivindican la igualdad legal, la igualdad en derechos y la igualdad real, debemos contemplar que no habrá igualdad realmente hasta que no se hable con propiedad. Transexualidad y Transgénero, no son la misma palabra ni tienen el mismo significado. ¿Qué diferencia hay entre ambas?

La transexualidad se considera como “identidad no cisexual que define la convicción por la cual una persona se identifica con el género opuesto al impuesto según su sexo biológico”. Cuando te consideras opuesto al sexo con el que has nacido y quieres cambiarlo. Si eres hombre, te comportas como lo haría una mujer y, además, quieres ser biológicamente mujer.

En cualquier caso, ser transgénero, se considera como “el hecho de que la identidad de género de una persona, no se corresponda con el género asignado a uno mismo deliberadamente”, es decir que tu identidad de género difiere de la que te imponen los demás por tu imagen exterior: “identidad (sí) cisexual que define la convicción por la cual una persona se identifica con el género opuesto al impuesto según su sexo biológico“. Naces mujer pero no comulgas con lo femenino. Lo haces con lo masculino, pero no cambias tu anatomía. No hace falta, ni biológica ni socialmente, ser 100% hombre o mujer.

La definición de transgénero es distinta a la de transexualidad. A diferencia del término transgénero, la transexualidad es una forma de identidad de género que sólo se identifica con un género  binario, aunque sea del contrario al generalmente asignado por sexo biológico, por lo cual NO es cisexual. Las personas transgénero sí son cisexuales. Mientras que los hombres transexuales y transgénero nunca dejarán de ser hombres, las personas transexuales buscan una reasignación de sexo (si no la han hecho ya) y las personas transgénero no. Mientras que las mujeres transexuales y transgénero nunca dejarán de ser mujeres, las personas transexuales buscan una reasignación de sexo (si no la han hecho ya) y las personas transgénero no.

Una de las polémicas recientes sobre este tema vino de la mano del grupo ultracatólico HazteOir. Bajo el mensaje “Lo dice la biología: los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. No al adoctrinamiento de género” un autobús de dicho grupo recorrió las calles de Madrid. Este mensaje es algo distinto al de la otra vez: “Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo”, pero la polémica y el rechazo siguen acompañándole.

Hazte Oír puso en marcha esta campaña como respuesta a otra impulsada en Euskadi y Navarra por la Asociación de Familias de Menores Transexuales Chrysallis, que lanzó en enero una iniciativa para concienciar a la sociedad sobre la transexualidad infantil. Este colectivo colocó 150 carteles repartidos por marquesinas y estaciones de metro de ambas comunidades con el mensaje “Hay niñas con pene y niños con vulva”. Entonces, el grupo ultracatólico inició una recogida de firmas para su retirada. Pero no logró su objetivo.

La polémica impulsó ya acciones ciudadanas en contra de la iniciativa de Hazte Oír. Incluso se registró en Change.org una petición para la “retirada inmediata” del autobús. “Las consecuencias de esta campaña serán graves para aquellos niños que están sufriendo y que sólo verán aquí más motivos para sentirse aislados, equivocados, confundidos y culpables”, explica la misiva, dirigida al Ayuntamiento de Madrid y a los organismos judiciales y políticos de la Comunidad. “Además”, añade, “es la excusa perfecta para esos acosadores crueles, que se verán amparados para seguir haciendo imposible la vida de esos pequeños valientes”.Casi 75.000 personas han firmado ya la carta, y cada minuto se unen cientos de ciudadanos más a la exigencia de retirada “inmediata” del controvertido vehículo.

Además, las personas transexuales luchan contra el infierno laboral: el 85% está en paro, alguno no ha tenido un trabajo más allá de la prostitución. En España hay grandes empresas, la mayoría globales, que incluyen códigos contra la discriminación. Se trata de una intención a la que aún le queda mucho para ver florecer en la práctica.

Por cosas así, nace COGAMCarmen, licenciada en Enfermería y Derecho, es coordinadora de dicha asociación y nos abre las puertas para hablarnos de qué es lo que ofrece, cómo nace y por qué, entre otras cosas

Be Sociable, Share!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.