Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

La prensa rosa en España

la prensa rosa en EspañaEl fenómeno de la prensa de sociedad, también conocida como prensa del corazón o prensa rosa, ha roto todos los moldes en España durante las últimas dos décadas, especialmente en televisión. En lo que a audiencias se refiere, se ha convertido en un valor seguro para las cadenas que deciden apostar por esta rama informativa y de entretenimiento.

Hoy en día no falta en ningún magazine, de mañana o de tarde, una sección que trate los temas relacionados con aspectos más personales de los personajes populares. Incluso se ha convertido en plato fuerte, y casi único, en las noches de algún canal de televisión.

No obstante, la prensa social llegó con la aparición de publicaciones escritas, generalmente revistas, hace más de medio siglo: Diez Minutos, Hola, Semana o Pronto han llevado a sus lectores aquellos asuntos noticiosos de dichos famosos, creando un estilo propio que, a día de hoy, es de innegable interés.

Atendiendo a los temas de conversación de algunos espectadores, parece claro que se trata de una fórmula de tremendo éxito que, por otra parte, no queda exenta de polémica. Lo que para unos genera profundas críticas en otros provoca un fervor incondicional. Programas como Tómbola, Aquí hay tomate, Salsa Rosa, ¡Qué me dices!, ¿Dónde estás, corazón?, o Sálvame, han sido los de mayor trayectoria y seguimiento desde el comienzo de este boom. Aunque en televisión el formato tenga un tiempo limitado de aceptación por parte de la audiencia, a diferencia de lo que ocurre con la prensa escrita.

La cuestión radica en si, para alcanzar este éxito, importa el modo en que se logre; si sencillamente vale todo. En los últimos tiempos las productoras que elaboran contenidos de corazón han dado un  paso más, creando sus propios nuevos famosos mediante programas de realidad televisiva, asegurándose de surtir a sus formatos estrella de nuevos protagonistas que impidan que la llama del éxito se apague.

Esta factoría del famoseo que se ha implantado en los últimos años en nuestro país se encuentra en el lado rotundamente opuesto a  lo que, para muchos, sería ejemplo de buen periodismo, llegando a ser catalogado como “tele basura”. Sobre el acierto o no de hacer este tipo de televisión y con el planteamiento de si los futuros periodistas decidirían formar parte de una manera de hacer prensa de sociedad, se basa la encuesta realizada entre estudiantes de periodismo de la UCM. El debate está en la calle.

 

Sin embargo, es cierto que no siempre se conoce en profundidad el modo en que se trabaja dentro de una redacción de sociedad. Rosa Ballarín es redactora jefe de la revista Diez Minutos, que lleva más de sesenta años en los quioscos; a continuación nos muestra algunas claves de cómo hacer periodismo de calidad y de éxito.

Be Sociable, Share!

80 Comments

  1. Creo que hay diferenciar entre la prensa del corazón que se limita a informar sobre la vida de los famosos, y la invasiva, que es la que aprovecha cualquier entresijo de la vida de una persona para atacar, inventar o lucrarse.

  2. Personalmente a mí no me gusta la idea de estudiar cuatro años de carrera para acabar sacando los trapos sucios de los famosos. Estoy bastante en contra de esta forma de periodismo y me parece muy sensacionalista. Pero también es cierto que si lo hay y tiene éxito es porque se demanda desde amplios sectores de la población.

  3. Es respetable que exista este tipo de prensa. Debemos de tener en cuenta que si existe es por que hay un publico o unos determinados lectores que lo consumen. Bien por que les guste o por que se sientan identificado con ella.
    Y sinceramente, creo que a día de hoy, no nos debería de extrañar la proliferación de este tipo de prensa, cuando el libro de Belén Esteban supera la quinta edición y se coloca entre los más vendidos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.