Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Pintadas: reivindicación universitaria

Las facultades son espacios específicos para que los alumnos puedan adquirir conocimientos, aptitudes y toda la información posible para poder pensar por ellos mismos. Esta definición clásica debe ser completada, actualizada y enmarcada en el momento político, social y económico en el que nos encontramos. Es en este punto, donde tienen origen las reivindicaciones en múltiples materias y de diversas formas.

La necesidad de la población de expresar sus ideas, pensamientos y protestas por los mecanismos que ha visto a su alcance es difícil de datarla; pues podemos considerarlo inherente al ser humano. Esto puede reflejarse en la definición que ofrece la Real Academia de la Lengua de reivindicar: “Reclamar algo a lo que se cree tener derecho”.

En España, podemos situar como punto de origen de las reivindicaciones más importantes de los últimos años, la crisis económica iniciada en 2008. El problema del déficit, la deuda y los desajustes presupuestarios dieron paso a una crisis política y con ella a todo lo que se encontraba a su alrededor. Los primeros en alzar la voz y visibilizar las reivindicaciones en forma de manifestaciones, acampadas y grupos de protestas fue el Movimiento 15-M o Indignados. Entre sus reivindicaciones, visibles en la Puerta del Sol de Madrid, se encontraban: una democracia participativa y directa, desvinculación verdadera entre la Iglesia y el Estado, rechazo y condena de la corrupción y atención a los derechos básicos y fundamentales recogidos en la Constitución. 

Movimiento 15M en la Puerta del Sol de Madrid

El Movimiento 15-M -que recientemente cumplió su quinto aniversario- , junto con otros colectivos como Democracia Real Ya, Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) o las Marchas de la Dignidad usaban como método principal de expresión las manifestaciones y acampadas. La importancia de estas manifestaciones no solo radica en las consignas que defendían, sino en la autonomía y heterogeneidad de los organizadores. Antes las concentraciones iban patrocinadas por partidos o sindicatos, pero con estos movimientos se comenzó a hablar de política sin políticos y de representación sin representantes.

Si acudimos a los datos, observamos que en la Comunidad de Madrid se desarrollaron un total de 3.085 manifestaciones y concentraciones en 2015, a una media de 8 diarias; pese a la implantación de la Ley de Seguridad Ciudadana. No obstante, desde el Sindicato de Estudiantes apuntan que la denominada “ley mordaza” nace para legalizar la represión a los que salimos a la calle para denunciar los recortes del gobierno del PP”.

Relación entre las reivindicaciones y las facultades

Como afirmábamos anteriormente, la universidad es la plataforma para poder adquirir competencias. El arquitecto británico Norman Foster lo resume en esta frase: Los estudiantes tienden a pensar que hay un corte entre la universidad y lo que viene después. Pero no es así; hay una continuidad entre la universidad y la vida. Yo todavía me siento un estudiante”.

thumb_IL_MANIESTUDIANTES

Manifestación de estudiantes en Madrid durante la Huelga General Estudiantil el 14 de abril de 2016.

Por este motivo, algunos alumnos y plataformas estudiantiles como el Sindicato de Estudiantes consideran que la universidad es un espacio propicio de protestas. Desde este sindicato apuntan que las principales reivindicaciones están relacionadas con competencias educativas como la subida de las tasas o el denominado “decreto 3+2”, donde se reduce un año académico que debe ser suplido con dos másteres. La última gran manifestación se desarrolló el 13 y 14 de Abril y tenía, precisamente como motivo, la derogación inmediata de la LOMCE y el 3+2. La implicación llega hasta el reparto de cuartillas en la universidad, y más concretamente en la facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid.

Esta facultad, situada a escasos metros del vicerrectorado, ha sido protagonista de sonoras manifestaciones en su interior y podríamos considerarla como el foco neurálgico de las protestas. Una de ellas ocurrió en marzo de 2014, cuando a raíz de que unos estudiantes repartieran octavillas “a favor de la vida”, un grupo identificado según ABC como «feminista radical y antisistema» entró en hall del edificio al grito de “¡Fuera fascistas de la Universidad!”. 

En este punto, cabe preguntarse si existe una imposición ideológica en los alumnos, o por el contrario, cada estudiante puede expresarse sin ningún tipo de presión. Los alumnos no tienen una respuesta clara al respecto y así lo contaron algunos de ellos.

Otra de forma de canalizar las protestas es a través de pintadas y pancartas situadas en la fachada del edificio principal. Las pintadas dominantes corresponden a ideas políticas que podrían ser extremas tanto de uno como de otro signo. Aunque también encontramos letreros reivindicando la igualdad entre hombres y mujeres. Algunas se aprecian con total claridad, pero otras, cuesta distinguirlas porque se superponen, o porque los pasquines colgados impiden que sean vistas. Anarquismo, totalitarismo o reconstrucción de la democracia son las palabras más repetidas en la fachada.

No todo es política, también hay espacio para las reivindicaciones sociales. La que ocupa un mayor espacio es la que pide la puesta en libertad de Mónica, Francisco y Nahuel, acusados de delitos de pertenencia a organización terrorista, lesiones y conspiración. El fiscal pide para ellos 44 años de cárcel. 

¿Libertad de expresión o vandalismo? De nuevo, no hay unanimidad en las respuestas. Algunos alumnos consideran que escribir en la fachada no es la solución porque existen otros métodos para realizar propuestas y quejas. Otros, sin embargo, dan más importancia al contenido y lo enmarcan dentro de la libertad de expresión. Pero, ¿conocemos realmente lo que lleva a los jóvenes a realizar este tipo de reivindicaciones? Hablamos con uno de los componentes que, ocasionalmente, ha participado en pintadas como una de las formas de protesta que se dan en el entorno unviersitario.

Desde un punto de vista más institucional, el Colectivo de Estudiantes de Madrid ha accedido a contactar con nosotros. Se define como una organización estudiantil surgida en 2013 tras la convergencia de diversas asociaciones estudiantiles de la Comunidad de Madrid. Cuenta con representación en todas las universidades públicas y está vinculada con la Unión de Juventudes Comunistas de España.

Esta organización da una gran importancia al contexto político, social y económico. Por ello, consideran que las pintadas se hacen por un bien de causa mayor como es la defensa de la universidad y en general de la educación pública ante los ataques que esta sufre y que conllevan la expulsión de decenas de miles de personas de clase trabajadora de la universidad”. En definitiva, “las pintadas son un mal menor”.

En algunas de las pintadas encontramos su firma y desde este colectivo apuntan que hay dos principales objetivos: por un lado, se busca transmitir mensajes en defensa de la educación pública” y por el otro, “publicitar al Colectivo de Estudiantes de Madrid para que cada vez más gente se sume a la lucha contra la privatización paulatina de la universidad y el ahogo económico al que se somete a estudiantes y trabajadores.

Sobre si las pintadas y la pega de carteles es libertad de expresión o se enmarca dentro del vandalismo, el Colectivo de Estudiantes de Madrid vuelve a apelar al contexto y afirman: “es algo positivo e incluso necesario para nuestra propia vida, ya que sin universidad pública la mayoría no podríamos estudiar. Entendemos por tanto, que delincuencia es echar a la gente de la universidad y no intentar revertir esta situación por medios que no dañan a otras personas.

Las reivindicaciones continuarán en un futuro porque siempre existirán motivos para la queja, aunque las formas de realizarlas puedan variar. Lo difícil será cambiar las posturas encontradas entre los que priorizan alzar la voz por encima de todo y los que consideran que los medios para la reivindicación son más importante que el fin en sí mismo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.