Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Pintadas en la Complutense: ¿arte o vandalismo?

pintada ccinfo

Una de las pintadas en Ciencias de la Información.

El arte urbano es una expresión artística que cada vez es más común entre los jóvenes, conformando una manera de expresar ciertas opiniones que suelen ser reivindicativas o críticas, pero algunos lo llevan al límite de la legalidad. En la facultad de Ciencias de la Información, las pintadas son una imagen constante en sus fachadas cada curso y algunos tildan esta actividad de vandalismo. Son muy pocos los espacios que se libran de grafitis en Ciencias de la Información, y no solo en esta facultad, sino en toda la Universidad Complutense. Estas son algunas de las pintadas que se pueden ver actualmente en esta facultad.

El vicerrectorado de política economía nos da un punto de vista distinto de lo que suponen estas pintadas. Son un problema al que este vicerrectorado tiene que hacer frente cada año, pues supone un alto coste borrar todos los dibujos de la fachada. José Ignacio López Sánchez, vicerrector de planificación económica, afirma que si se atiende a lo que suponen los grafitis para el presupuesto general de la universidad parece que es poco. Sin embargo, el presupuesto se reparte entre todas las facultades y por lo tanto cada una tiene que hacer frente a las pintadas de sus edificios con un presupuesto que se le ha sido destinado y que, obviamente es mucho menor. Algunas facultades cuentan con un presupuesto de menos de 300.000 euros, y hacer un lavado de cara de sus instalaciones les supone gastar alrededor del 25 por ciento de ese presupuesto.

José Ignacio López también hace una reflexión muy interesante, y es que, si no se tuviera que dedicar tanto dinero a conservar los edificios y sus fachadas, se podría invertir en espacios comunes dedicados a la expresión artística. Por lo tanto, el problema reside en la falta de un espacio común y consensuado para la práctica de este arte. Sin embargo, son los autores los que deben dar el primer paso para poder contar con ese dinero destinado a borrar sus obras.

La opinión y posición institucional está bastante clara, pero ¿qué opinan los alumnos de esta universidad? La gran mayoría coincide en que se trata de una práctica que ‘ensucia’ la estética de las facultades y que no favorece para nada a la imagen de la universidad. Aun así, hay variedad de opiniones, pues hay quienes lo ven como una falta de respeto hacia la universidad y hacia los propios compañeros, y quienes lo ven como una forma de expresarse. De todas formas, la opinión general es la que aboga por el respeto a los espacios públicos que, al fin y al cabo, son patrimonio de todos.

pintada farmacia

Una de las pintadas en la facultad de Farmacia.

Ante estas prácticas hay quienes proponen más seguridad, multas y leyes que no permitan las pintadas. En definitiva, imponer más mano dura con las personas responsables. Otros, suponen que eso no resolvería nada y que, al fin y al cabo, lo más justo y efectivo sería concienciar a las personas para que no lo hagan y facilitar espacios para poder pintar sin ninguna consecuencia no deseada.

Tras todas las preguntas realizadas a alumnos de las distintas facultades de esta universidad, estos llegan a dos conclusiones que hacen reflexionar. La primera, que tal vez las personas que pintan en las fachadas no sean alumnos y se trate de personas totalmente ajenas a la universidad. La segunda, es que las facultades que más pintadas presentan son aquellas que tienen componentes ideológicos y políticos más fuertes. En ellas, sus alumnos tal vez usen las paredes de su facultad para expresar sus opiniones y reivindicaciones.

Desde la Dirección de obras y mantenimiento coinciden con la opinión popular de que se trata de una forma de expresión que suele responder a reivindicaciones sociales o políticas. Para saber más sobre la gestión y el impacto que suponen estas actividades en la facultad, hablamos con Nuria Vendrell Guerrero, jefa de mantenimiento, instalaciones y zonas verdes. Según su opinión, las pintadas suponen una degradación de las instalaciones.

Nuria Vendrell nos cuenta que, como ya decía el vicerrector de planificación económica José Ignacio López Sánchez, es una práctica más que habitual en las instalaciones de esta facultad y que cada año se mantiene. Si bien es verdad que algunas facultades presentan más pintadas que otras, pero es una práctica presente en todas los edificios y facultades.

En cuanto a soluciones, Nuria Vendrell asegura que no sabría decir una eficaz al cien por cien, pues es un problema al que se enfrentan cada año y que no han podido resolver. La actual jefa de mantenimiento, además, afirma que a partir del año que viene se realizara una nueva contrata con una empresa externa para renovar el servicio de mantenimiento de las instalaciones de esta universidad.

En definitiva, podemos concluir con que se trata de una práctica con la que nadie está contento, más allá de las propias personas que las realizan. Degradación de los edificios, falta de respeto hacia las instituciones y falta de empatía con los demás universitarios y ajenos, que también son, en parte, propietarios de esos edificios. El respeto hacia el patrimonio público siempre debe primar por encima de las manifestaciones políticas, sociales o de cualquier otra naturaleza, pues se pueden expresar de muchas otras formas sin tener que violar el patrimonio común.