Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Pasado, presente y futuro del vlogging

Pasado, presente y futuro del vloggingUna de las principales características que constituye a la web 2.0, muy temida en un primer momento por los medios de comunicación ya asentados, es la capacidad que tienen los usuarios “de a pie” de generar contenido propio. Y no sólo eso, sino que pueden hacerlo llegar a las audiencias de forma muy eficiente sin la necesidad de intermediarios. Esto es así gracias al floreciente presente, y parece que también futuro, del fenómeno de los blogs y videoblogs, que permiten a los usuarios convertirse en improvisados periodistas y comunicadores. Para algunos un hobby, para otros un medio de vida, vamos a adentrarnos en la historia del submundo del vlogging.

Retrospectiva y presente del fenómeno

Hace ya tiempo que el fenómeno de los blogs se estableció en Internet. Se trataba de un paso más en la expresión individual, de sus intereses, de sus inquietudes, fuera o no leído. Pero hay cosas a las que el medio literario no puede llegar. El paso natural era el medio audiovisual. Es así como se empezaron a conformar los podcasts, y, como evolución natural, los videoblogs (a veces denominados “vlogs”). Esto pudo ocurrir gracias a un cambio en los mecanismos de Internet y por las crecientes facilidades ofrecidas al grueso de la población: pensemos en la generalización de las cámaras en los móviles, algo ya incluso superado.

La multiplicación de portales en los que subir las grabaciones y colgarlas tanto en la página en sí como en la personal del usuario también fue clave. A día de hoy, páginas como YouTube incluso ofrecen herramientas básicas de edición de vídeo, algo casi impensable hace diez años. Precisamente YouTube es con frecuencia considerada la página por antonomasia de los vídeos y, como tal, lleva a una gran cantidad de gente a alojar su expresión audiovisual en ella. De hecho, a menudo podría parecer que “cualquiera” podría ganarse el favor del público y de “otros poderes” como los denominados “partnerships”. Incluso hay quien les denomina “YouTubers”, con un tono a veces despectivo. Pero no, no todo es YouTube: hay tantas opciones como páginas alojen vídeos y queda a gusto del “vlogger” si prefiere usar alternativas como Vimeo o Dailymotion.

Este fenómeno no es sino una muestra democrática de la aplicación de las nuevas tecnologías al servicio del usuario, quien se sirve de ellas para llegar a crear verdaderos discursos personales, teniendo como arma su mente para innovar en el terreno audiovisual si ese es su deseo (pensemos en la existencia de los llamados “vídeos virales”). Si éste versará sobre recetas de cocina o sobre ufología, si será usado para un supuesto lucimiento personal o de cómo construirá el género, es cosa suya. Y del resto de los usuarios a la hora de prestarle atención, creando de este modo una interacción con la audiencia potencial, que puede llevar a su vez a la adaptación del formato: la cacareada “televisión a la carta” está algo más cerca, al menos en su vertiente “casera”. O no tan casera: artistas y políticos, entre otros, han creado sus propios videoblogs.

Pasado, presente y futuro del vlogging

Un formato con potencial para los periodistas

Y qué decir de la potencialidad del formato para el periodismo. En estos tiempos de crisis, “venderse” creando tus propios “mini telediarios” podría ser una adecuada vía de escape para el estudiante o para el profesional frustrado. O para todos aquellos de la rama de audiovisuales que deseen explorar el medio: no en vano también hay lugar para las denominadas “series web”. De mayor o menor duración, con el presupuesto del que se disponga, usando unos gráficos u otros para marcar “personalidad”, los videoblogs siempre están a un clic de distancia de la interacción con el que está al otro lado de la pantalla, a un “corta y pega” de enlace. No se garantiza la gloria, pero quizás sí aquellos quince minutos de fama de los que hablaba Andy Warhol.

El videoblog: ¿amenaza para el blog?

Ante el creciente fenómeno de los videoblogs cabe preguntarnos también qué piensa el mundo bloguero sobre esto, ya que el blog tradicional es un formato que lleva con nosotros más de seis años y muchos autores han sido los que han conseguido sacarle el máximo rendimiento a sus páginas hasta convertirse en auténticas personalidades de Internet (siendo uno de los casos más conocidos en España el del músico y articulista José Viruete). Sin embargo llega el momento en el que el propio medio llega a un límite y se necesita o cambiar de aires o utilizar algún otro formato que lo complemente.

Y aquí es donde llega el videoblog, aunque no sin su dosis de polémica, pues existe el miedo de que vaya a ser este formato el que se imponga sobre el blog tradicional, por no hablar de que al ser algo relativamente reciente cuenta la mala fama de que sus posibilidades todavía no están explotadas debidamente o que, como es más fácil y cómodo de utilizar que el del blog, hay gente capaz de hacerse famosa gracias a este medio incluso si no tiene nada que decir (el caso de los infames “youtubers”, ciberfamosos de la misma página cuyo contenido peca de ser inexistente si no pésimo).

¿Pero qué es lo que marca la línea divisoria entre ser un vloguero y un youtuber? ¿Es en verdad la expansión del videoblog una amenaza para el blog? ¿Se pueden compaginar ambas tendencias? ¿Y qué es lo que ocurre cuando famosos del videoblog sin nada que decir eclipsan a blogueros con mucho de lo que hablar pero poco público? ¿Está justificada la aversión que sienten algunos blogueros hacia los videoblogs?

Para contestar estas preguntas hemos contactado con Javier Pérez Alarcón, también llamado Javi Bóinez, crítico teatral y traductor en ciernes que lleva más de tres años participando de forma activa en el mundo del blog y del que cabrían destacar sus sonadas experiencias en torno a los videoblogs y los youtubers.

 

Una visión de conjunto: entrevista a Dross Rotzank

Pasado, presente y futuro del vlogging

Dross Rotzank, uno de los videobloggers de habla hispana más reconocidos

Uno de los videobloggers de habla hispana más reconocidos del momento es el periodista y escritor  Angel David Revilla, al que la mayoría de Internet conoce como Dross Rotzank. Empezó en el mundo de los blogs allá por 1998 y varios años después, rondando el 2006, gracias a su humor ácido y capacidad para crear una enorme polémica en todos los temas que toca, su blog se alzó con la fama en Internet y comenzó a cosechar visitas de forma exponencial. Tanto es así que llegó a ser el primero en conseguir 100.000 suscriptores en Argentina, y en la actualidad su página recibe más de 500.000 visitas al mes. Aprovechándonos de su experiencia en el sector le hemos hecho unas preguntas y esto es lo que nos ha respondido:

Pregunta: Tú empezaste en el mundo del blogging sólo con artículos escritos. ¿Qué es lo que te llevó a dar el salto a convertirte en vlogger?

Respuesta: Todo comenzó como un simple experimento; quise subir un vídeo a Youtube para ver cómo se lo tomaba el público y el resto, como dicen, es historia. Resulta que la originalidad y las ganas de hacer algo distinto dio lugar a una evolución natural. El resultado fue fantástico y, más temprano que tarde, me di cuenta de que podía hacer muchas cosas interesantes en el metaverso vloggero. Fue un abrir de puertas magistral, porque encontré un millón de posibilidades muy fecundas para la imaginación.

Hay mil cosas que un blogger puede expresar con más elegancia que un vlogger, porque la dimensión de las letras no tiene igual, pero también es cierto que el vlogger es capaz de acceder a un montón de ventajas que simplemente no hallan formato en la lírica. Por otro lado, el acceso al público es mucho mayor.

P: La mayoría de los videobloggers se conforma con tener un canal en Youtube, sin tener su propio blog. ¿Cuál es el motivo de que mantengas ambos?

R: ¿Aparte del valor sentimental? (Dross y muchos otros de mis personajes empezaron a hacerse conocidos por el blog antes que por los videos en Youtube). El blog es una herramienta profesional excelente. Un canal en Youtube es atractivo, pero un blog es mucho más completo. Es una tarjeta de presentación que sirve para emprendimientos profesionales (tengo pensado publicar un libro algún día, así que puedo publicar un episodio del mismo en mi blog mientras pido a la gente en Youtube que vaya a verlo. También puedo poner un carrito de compras para vender mercadería de Dross, etc). También está el hecho de que, para mí, la escritura tiene un valor artístico mayor que un video. Por lo tanto, me interesa que la gente me conozca también por todo lo que escribí durante mis tiempos de blogger. Estoy bastante orgulloso de mucho de ese material.

P: Dentro de las vertientes del videoblogging, te has ido decantando poco a poco por un género más conversacional, más opinativo. ¿A qué se debe?

R: Es una etapa, como todas las cosas. He hecho vídeos humorísticos (sketch, monólogos, bromas telefónicas), he hecho videos sobre videojuegos (Let’s Play, noticias, videos especiales), he hecho Tops sobre todos los temas que te puedas imaginar e incluso, he hecho historias de terror. Así que el género conversacional, típico del vlog, es simplemento una tecla más. Ese tipo de videos se reducirán cuando me llame la atención cualquier otra cosa. Me gusta variar.

P: El feed-back entre el comunicador y audiencias es más que palpable en tus vídeos. Como periodista, ¿qué importancia le das a esta relación?

R: Le doy una importancia enorme porque mientras más feed-back cultives más poder de convocatoria tienes y eso se resume en éxito. También cultivas mucho el cariño de la audiencia. Por otro lado te ayuda a conocer mejor las tendencias de la gente y por ende sé qué videos pueden calar más en la audiencia, logrando mayor cantidad de views y suscriptores.

P: ¿Qué recursos utilizas para mantenerte comunicado con tu público?

R: Twitter y Facebook son fundamentales. Ambas redes abarcan todo lo que un youtuber (o videoblogger, que es el tópico que te atañe) necesita para mantener una comunicación más instantánea y recíproca con la audiencia.

P: Youtube es la plataforma más popular para los vlogger. ¿Considerarías otras opciones en el futuro?

R: ¡Por supuesto! No estoy casado con Youtube ni mucho menos. De hecho; quisiera que aparecieran otros portales web que igualen, o la superen en un futuro. Sería bastante sano, de hecho. Google tiene un monopolio casi absoluto con Youtube y, lamentablemente, muy al igual que Microsoft con Windows, se nota mucho.

P: Como profesional y persona, ¿qué te aporta ser un videoblogger de renombre? ¿Es gratificante?

R: Cuando te reconocen en la calle sin dudas que sí. Es algo bastante lindo. De ser un tipo con pocos amigos por elección, que rara vez va a reuniones sociales y que no le gustan las fiestas, ser conocido en el barrio tiene su plus.

P: Para concluir, ¿Cuál crees que es el futuro de este fenómeno en alza? ¿Seguirás con ello indefinidamente?

R: Para hablar del futuro de este fenómeno hay que hablar del futuro de Internet como medio. Nosotros con nuestro humor, nuestras opiniones y nuestra imaginación brindamos entretenimiento, y el entretenimiento a través de la red es uno de los poquísimos mercados que no sufre con las crisis económicas. Así que el futuro de toda esta locura es brillante, porque no puede hacer otra cosa más que evolucionar. No tiene fin.

Una visión amateur

Chokie es un chaval aficionado a la electrónica que ha visto en los videoblogs una puerta abierta para poder compartir sus experiencias y tutoriales. Sin excesivas pretensiones, y sólo con el ánimo de ser de utilidad a aquellas personas que lo necesiten, creó en febrero de este mismo año su blog Chokierepara, como una forma de poder volcar en él, muy poco a poco, sus trabajos e impresiones. Es una manera más de utilizar la fantástica herramienta que Internet pone al alcance de cualquiera.

Sitios de interés

Be Sociable, Share!

18 Comments

  1. Sin duda, los blogs y el periodismo en sí pueden convivir. Pero se tiene que advertir a la sociedad de que los blogs son opiniones, comentarios.. información de gente que en su mayoría NO son periodistas. Y eso es muy importante, dado que no se puede encontrar la calidad y fiabilidad de un artículo periodístico en un blog de alguien interesado por la actualidad.
    Los blogs son complementos informativos, pero en ningún modo suplen la labor que deben llevar a cabo los profesionales de la información.

  2. Creo que periodistas y blogueros pueden convivir. El público puede dar credibilidad a un bloguero, sin necesariamente tener que desconfiar de la información que aparezca en un diario digital, por ejemplo.

  3. Genial Javi Bóinez en su entrevista, aunque bien es cierto que las entrevistas habrían agradecido menos anecdotario y coloquialismo y un tono más serio y profundo del vlogging, que al fin y al cabo es un paraíso para los pesados que no saben a quién darle la brasa.

  4. Los vloggers actualmente son una gran fuente de información (aunque no siempre verídica) y son un eslabón más en la comunicación. No son pocos los tutoriales que existen en Youtube u otras páginas para alojar vídeo sobre como hacer un maquillaje, instalar un programa o incluso preparar una comida. Las posibilidades son casi infinitas. No obstante, hay gente que hace vídeos de dudosa calidad y sin embargo ganan una gran cantidad de visitas y partnerships, y en algunos casos, a costa de otros que sí que hacen calidad. No es oro todo lo que reluce.

  5. Dada la nula oferta de empleo que existe en la actualidad para los futuros periodistas creo que un blog y un vlog pueden dar mucho juego a la hora de iniciarnos en este mundo.
    Quizás pensemos que lo que escribimos ahora no tiene mucha importancia y que nadie nos lee pero si sabemos cómo hacerlo y sobre todo cómo difundirlo por las redes sociales podremos llegar a muchos rincones de mundo. Internet es una herramienta muy valiosa al alcance de nuestra mano por eso creo que deberíamos aprovecharlo al máximo y sacarle todo el partido que podamos, comenzar por crear un blog y escribir semanlamente es una opción excelente.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.