Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

¿En verano o durante el curso? La difícil situación de las obras en la Complutense

patio ciencias de la información

Patio interior de Ciencias de la Información

Como cada año, la Universidad Complutense elabora los presupuestos que destinará a cada facultad durante el curso. Sin embargo, no todos están de acuerdo en la asignación de recursos, su puesta en marcha o la duración de las reformas, que en muchas ocasiones supera el mes (con sus consecuentes molestias acústicas a la hora de estudiar). Y es que a pesar de que los Presupuestos de la UCM son públicos, no todos saben cómo  acceder a ellos.

Lo primero que hay que saber es que la Universidad tiene un Portal de Transparencia, donde dedica toda una sección a la denominada “Área económico-financiera”. Es ahí donde podemos encontrar los Presupuestos Anuales desde 2012 hasta el año en curso. En él encontramos cuatro tipos de clasificación:

  • Económica. Se divide en dos apartados: presupuesto de ingresos y presupuesto de gastos, ambos organizados por subconceptos.
  • Funcional. Establece una división entre los distintos programas que la Universidad Complutense aplica a los presupuestos (p. ej.: Programa 3000: Investigación, desarrollo y transferencia de tecnología).
  • Orgánica. En este apartado se proporcionan los datos de las unidades responsables y gestoras de gasto, en suma a las unidades responsables y gestoras de ingresos.
  • Asignación a centros. Se identifican las diferentes partidas de distribución del presupuesto a cada facultad, divididas en Humanidades, Ciencias Sociales, Ciencias de la Salud y Ciencias Experimentales.

Es en la asignación a centros donde más diferencias encontramos. Mientras que las facultades de Medicina, Derecho y Ciencias de la Información son las que mayor cantidad asignada tienen para la realización de mejoras en sus instalaciones (911.534€ de media), las facultades de Documentación, Trabajo Social y Estudios Estadísticos son aquellas a las que menos presupuesto destina la Universidad Complutense (239.257€ de media).

Asignación de recursos de la UCM

Tabla de asignación de recursos a las facultades de la Universidad Complutense. Fuente: Elaboración propia

Sala de estudio biblioteca Medicina

Sala de estudio de la biblioteca de Medicina

En vista de los testimonios, un porcentaje de alumnos desconoce no sólo el origen de los Presupuestos de la UCM, sino también dónde encontrarlos o qué cantidad destina a sus respectivas facultades. A raíz de la desinformación que genera el desconocimiento de las partidas, los alumnos proponen una serie de mejoras que realizarían si fueran los decanos de sus facultades:

  1. Realizar las obras en el periodo de vacaciones, impidiendo que interfieran con el horario lectivo.
  2. Habilitar salas que sustituyan los servicios que queden paralizados con motivo de las obras (p. ej.: biblioteca de Medicina, aún sin aula que supla ese espacio).
  3. Priorizar el sueldo a los profesores en lugar de arreglar instalaciones que requieren menor mantenimiento, así como la accesibilidad a las facultades en lugar de las reformas en su interior (a no ser que sea totalmente urgente realizarlas).

Una vez conocida la opinión de los estudiantes, ofrecemos la visión que aportaron sobre la materia diferentes personalidades del Gobierno de la Universidad.

  • Facultad de Filología
Fachada facultad de Filología

Entrada principal de la facultad de Filología

El decano de Filología de la Universidad Complutense, Eugenio Ramón Luján Martínez, habla sobre las reformas que se llevaron a cabo en la propia facultad, su opinión respecto a ellas debido a la
antigüedad de las infraestructuras, así como los proyectos que su equipo tiene en mente en relación con Paraninfo y la mejora del lugar para que los propios alumnos puedan disfrutarlo sin tener ningún problema.

Del mismo modo, Eugenio Luján declaró que el presupuesto ordinario que destina la UCM a las facultades es insuficiente para realizar todas las obras deseadas. Además, afirma que la facultad de Filología es la más antigua de Ciudad Universitaria, y señala que al ser un bien de interés cultural, a la hora de poner en marcha cualquier reforma es complicado llevarla a cabo. Aún así, reconoce que tienen pensado realizar la rehabilitación integral del edificio, algo muy costoso, así como la de Paraninfo, “uno de los espacios más bonitos de Ciudad Universitaria”, en palabras del decano.

Con el deseo de acometer un proyecto de rehabilitación, el decano de Filología explicó que pretenden instalar “un sistema de aire acondicionado y calefacción” que no tienen en Paraninfo. Piensa que rehabilitando este espacio “ganaríamos todos en la Ciudad Universitaria”. Para finalizar, destacó un proyecto que, aunque no afecta al edificio de Filología, fue bastante satisfactorio. Se trata de las aulas de interpretación, donde han acomodado cabinas y facilitado los espacios de la facultad para que los estudiantes puedan “realizar las prácticas correctamente y tener una formación adecuada que garantice su competencia profesional”, afirmó el decano.

  • Facultad de Ciencias de la Información

El vicedecano de Calidad e Infraestructuras de la facultad de Ciencias de la Información, Jorge Clemente Mediavilla, habla de las reformas que se han realizado en las instalaciones. Además, adelanta algunos proyectos que próximamente se pondrán sobre la mesa para abordarlos en los siguientes presupuestos.

En base a los testimonios, las conclusiones que se obtienen, tanto desde el Gobierno de las facultades como de los alumnos que estudian en ellas, son las siguientes:

  1. El alumnado de la Universidad Complutense desconoce las partidas presupuestarias que destina la universidad pública a cada una de las facultades.
  2. La época del año en la que deben de hacer obras en las facultades es en el periodo estival.
  3. La UCM debe de modernizarse.
Be Sociable, Share!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.