Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Nunca es tarde para estudiar: adultos en la Universidad

Francisco Javier Sanz

Se suele pensar que estudiar en la universidad es solo para jóvenes de 18 y 20 años que acaban de terminar bachillerato. Es cierto que estos jóvenes son la gran mayoría en las universidades españolas, pero no son los únicos. Por suerte, no hay una edad determinada para estudiar, por lo que cada vez son más las personas mayores de 25 años que comienzan a cursar una carrera universitaria. Solo se necesita esfuerzo y, sobre todo, muchas ganas.

La mayoría de la gente joven quiere independizarse económicamente tras terminar sus estudios, lo que les obliga a buscar trabajo. Sin embargo, con el paso del tiempo cada vez son más las personas que vuelven a las aulas para continuar su formación.

Son diversas las razones que les impulsan a comenzar esta nueva etapa universitaria en sus vidas. Muchos de ellos vuelven a las aulas porque dejaron sus estudios a mitad de camino o porque no tuvieron oportunidad de comenzarlos, otros para aumentar sus posibilidades de poder encontrar un trabajo mejor, para cumplir su sueño o para comenzar una nueva aventura.

A algunas personas les cuesta tomar la iniciativa y matricularse en una carrera por vergüenza o por tener mayor edad que los demás. Además, muchos de ellos tienen que compaginar la universidad y todo el esfuerzo que conlleva mantener una carrera con un trabajo o con su vida familiar.

Este es el ejemplo de Francisco Javier Sanz Posadas (53 años) que dejó sus estudios de COU para dedicarse a ser panadero y casi 15 años después se preparó para entra en la universidad mediante la prueba de mayores de 25 años.

Otro caso es el de Francisco Javier Yagüe García (43 años) que combina su trabajo con los estudios de periodismo en la Universidad Complutense de Madrid por pura vocación.

Detrás de cada uno de ellos hay una historia en la que han logrado cumplir su sueño y convertirse en universitarios.

Según los datos recogidos en el informe anual del Ministerios de Educación, Cultura y Deporte, Datos y cifras del sistema universitario español del curso 2014-2015 , un 1,5% de los estudiantes acceden a la universidad mediante las pruebas de acceso para mayores de 25 años y un 0,4% presentándose a las pruebas para mayores de 40 y 45 años.

Dicho informe afirma que en el curso 2013-2014, el 71,8% de los estudiantes se encuentran entre 18 y 25 años y el 28,2% son mayores de 25 años. En la última década los estudiantes universitarios de más de 25 años han aumentado. Si se toman como ejemplo los últimos años se observa que, desde el comienzo de la crisis económica en 2007, ha habido un aumento de un 2,9% en la población universitaria de más de 30 años. Tras esto, se llega a la conclusión de que ha habido un crecimiento de estudiantes mayores de 30 años que regresan a las clases para continuar formándose. Además, cabe destacar que las personas de más de 40 años, han aumentado su presencia en la universidad en un 83,3% en el último quinquenio.

La mayoría de las personas graduadas son menores de 25 años. Sin embargo, es destacable que un 25,9% de las personas graduadas tienen entre 25 y 30 años, y un 18,3% tienen más de 30 años.  Por otro lado, los estudiantes de máster se reparten de manera más uniforme según la edad. Un tercio de los alumnos es menor de 25 años, otro tercio tiene entre 25 y 30, y el tercio restante es mayor de 30 años.

Las personas mayores de 25 años que no tengan ninguna titulación académica que les de acceso a la universidad por otras vías, pueden acceder a las enseñanzas de Grado superando una prueba de acceso. Estas convocatorias las realizan las universidades públicas y privadas anualmente para cada una de las ramas en las que se ofertan las enseñanzas de Grado. Las Universidades de Madrid pueden organizar e impartir cursos de orientación y apoyo con la finalidad de preparar a los candidatos para la superación de las pruebas de acceso a la universidad para estudios de Grado.

La prueba de acceso a la universidad para mayores de 25 años se estructura en dos fases: una general y otra específica. La fase general está compuesta de un comentario de texto, un examen de lengua castellana y otro de lengua extranjera a elegir entre inglés, francés italiano, portugués y alemán. Por otro lado, en la fase específica el candidato debe elegir entre artes y humanidades, ciencias, ciencias de la salud, ciencias sociales y jurídicas e ingeniaría y arquitectura. Las finalidades de ambas pruebas son valorar la capacidad de razonamiento, la expresión escrita y las aptitudes de los candidatos para que puedan cursar sus estudios universitarios. La validez de esta prueba es indefinida, a los efectos de la admisión en la universidad. La información de la prueba está especificada en los artículos 11-15 del Real Decreto 412/2014, de 6 de junio. 

También se encuentra el acceso a la universidad mediante acreditación de experiencia laboral o profesional para mayores de 40 años. Estas permiten acceder a estudios de Grado a personas con experiencia laboral y profesional en relación con una enseñanza.

Por otro lado, encontramos las pruebas de acceso para mayores de 45 años, estas permiten acceder a estudios de Grado a personas de dicha edad que no tengan ninguna titulación académica que les habilite acceder a la universidad. La prueba está dividida en dos fases: una primera compuesta de un comentario de texto y un examen de lengua castellana, y una segunda formada de una entrevista personal en la que al candidato se le plantearán cuestiones sobre su currículo. La información de dicha prueba está especificada en los artículos 17-20 del Real Decreto anteriormente mencionado. Las universidades realizarán está prueba también anualmente y su superación les permitirá ser admitidos en las universidades en las que hayan realizado la prueba.

Estos alumnos son los más mayores de la clase. En algunos casos llegan a doblar la edad de sus compañeros, e incluso a tener más edad que el profesor. Es el caso de Laura Tejedor, colaboradora honorífica del Departamento de Periodismo I en la Universidad Complutense de Madrid. A pesar de ser joven, pues apenas tiene 30 años, impartió dos cursos de Redacción Periodística: Géneros Narrativos y Dialógicos en el Grado de Periodismo. Además, entre sus alumnos tuvo a uno de los entrevistados anteriormente, y contó tanto sus impresiones como su opinión sobre la presencia de estos alumnos mayores que, si bien choca un poco verlos en clase, enriquecen a la Universidad.

 

Be Sociable, Share!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.