Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Las nuevas tecnologías y los mayores

Tabletas para la tercera edad

Las nuevas tecnologías y los mayores
Foto: Juan José Lucena

La relación de las personas  mayores (por encima de setenta años) con las TICs es distante, y en la mayoría de los casos de ignorancia mutua. Es lógico pues en su juventud no existían y solamente en determinadas profesiones se introdujeron en los últimos años de su vida laboral. Es cierto que hay algunos inquietos que, por cuenta propia o apoyados por hijos o nietos, se han aventurado por las aguas de las nuevas tecnologías, pero son la excepción.

Hay sin embargo un general consenso en que los ordenadores, aliados con  las telecomunicaciones, pueden ser de gran utilidad para los mayores. Un ejemplo es el entrenamiento cerebral, consistente en estimular la mente con juegos, con ejercicios que hacen trabajar la memoria y con actividades que en definitiva mantienen activo el cerebro. Los ordenadores están especialmente dotados para tareas de este tipo. Hay estudios que indican que determinados ejercicios pueden retrasar la aparición de demencias en personas mayores.

El ocio es también importante para las personas mayores pues en general tienen mucho tiempo libre, más aún si tienen problemas de movilidad. Aquí internet puede ser un aliado extraordinario pues hoy en día permite acceder a prácticamente todos los medios de comunicación, fuentes de información culturales, cine, etc. además de las posibilidades de relación por medio del correo electrónico y de las redes sociales. También es útil como medio por el que cursar llamadas de auxilio o de petición de ayuda, y en un plano más cotidiano, para realizar tareas habituales como hacer un pedido a un supermercado.

Y hay expertos que ven las TICs adecuadas para las personas mayores. Así se manifiesta Alfonso Gago, Catedrático de Electrónica de la Universidad de Málaga.

Tercera edad y TICs

Cada vez es más activo el papel de las TIC entre los mayores
Foto: Juan José Lucena

¿Y de qué número de potenciales usuarios estamos hablando? ¿Cuántas personas mayores con discapacidad existen en España? Cifras INE, el boletín informativo del Instituto Nacional de Estadística es muy descriptivo al respecto. Las discapacidades aumentan con la edad de forma exponencial y hay aproximadamente 1.227.000 personas mayores de 65 años con algún tipo de discapacidad, en primer lugar de tipo motor y en segundo mental. A la vista de la pirámide poblacional, la proporción de afectados sobre el total de la población no va a hacer sino aumentar.

La Ley de la Dependencia es la norma que sienta las bases para la construcción del Sistema Nacional de Atención a la Dependencia, que financia los servicios que necesitan las personas dependientes, bien por sufrir una enfermedad o suceso incapacitante, o que al llegar a la vejez se garantice una sustento mínimo. La dependencia personal es la incapacidad funcional para el desarrollo de actividades de la vida diaria.

En este contexto hay una iniciativa, surgida en la Universidad Complutense de Madrid (UCM), cuya finalidad es el desarrollo de aplicaciones que favorezcan el acceso de las personas mayores a las tecnologías informáticas, para que las incorporen como una actividad rutinaria más para, en definitiva, mejorar su calidad de vida. Se llama Proyecto Menta. Hemos realizado una entrevista al Dr. Arturo Gómez Quijano, profesor asociado en la UCM y responsable de comunicación del mencionado proyecto. Él nos describe en qué consiste, las líneas de investigación y la financiación del mismo.

Hay bastantes proyectos que apuntan en una dirección muy prometedora. El siguiente ejemplo está orientado a romper con el aislamiento social de los mayores. Iniciativas como éstas son muy valiosas: es importante que las personas discapacitadas se sientan de alguna manera integradas, no olvidadas por la sociedad. Seguro que esto redundará en una mejora de la percepción de su propio estado de salud y en definitiva de su calidad de vida.

Be Sociable, Share!

71 Comments

  1. Los mayores han hecho un gran esfuerzo por adaptarse a las nuevas tecnologías. Ya no es nada extraño ver a una persona mayor haciendo fotografías con su teléfono móvil, ni tampoco escribiendo sobre el teclado de un ordenador u ojeando una tablet. Todo ello demuestra que querer es poder y que la edad no supone una barrera para adaptarse a los cambios y aprender cosas nuevas.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.