Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Nuevas prácticas sexuales

alternativas sexuales

Ya bien metidos en el Siglo XXI el sexo parece que sigue siendo un tema tabú, no sólo en la sociedad más adulta sino también entre los jóvenes. Dentro de este contexto social y gracias, sobre todo, a las nuevas tecnologías, han surgido nuevas prácticas sexuales que cada vez tienen más acogida y abonados; entre otros están el dogging, el cruising o los swingers. En general, estás prácticas se ven muy beneficiadas del uso extendido de internet y las redes sociales,  ya que los lugares, horas y condiciones de contacto se suelen acordar mediante mails, o en foros de discusión de internet.

Tanto el dogging como el cruising se basan en los mismo, personas que quedan en un lugar público o semipúblico para mantener relaciones sexuales con desconocidos; la gran diferencia es que dogging es el término utilizado para los encuentros entre heterosexuales y el cruising se da entre homosexuales. En general, los lugares en los que se realizan estas prácticas están algo apartados, situándose normalmente en parques, aparcamientos e, incluso, en los baños de grandes centros comerciales o de estaciones de tren o metro, aunque esto es más habitual en el cruising que en el dogging.

Estas quedadas suelen concretarse a través de internet, mediante foros de discusión especializados, que suelen ser privados, en los que se fijan la hora, lugar y fecha de los encuentros. Tras concretarse estos datos, los usuarios de los foros pueden comunicarse entre sí mediante correo electrónico o móvil,  e incluso se permite el intercambio de fotos para quedadas concretas con una persona determinada.

Una vez en el lugar,  hay una serie de normas y señales que la gente que en principio va a mirar, los llamados voyeurs, debe tener en cuenta; cuando una pareja está en un coche  y simplemente deja las luces interiores encendidas es que quieren que se les mire, si deja las ventanillas entreabiertas significa que está permitido mirar y si se deja las puertas abiertas es que se puede participar; pero también hay que tener claro que hay que limitarse a mirar hasta ser invitado a participar y, sobre todo y como algo prioritario, hay que estar concienciado del uso del preservativo.

 

Algunos consejos de seguridad

Al tratarse de encuentros con desconocidos, los practicantes habituales de esta manera de relacionarse dan una serie de consejos para disfrutar de la manera más segura posible:

La desnudez pública es legal en España, por lo que mientras no se practique cerca de niños o deficientes mentales el cruising y el dogging están permitidos (art. 185 del código penal).

No dejar nunca tus pertenencias sin atender y, en la medida de lo posible, no llevar objetos de valor encima, ya que hay riesgo de hurtos.

La discreción es importante. Estas actividades se realizan en lugares públicos y no todo el mundo tiene intención de practicarlas, por lo tanto hay que intentar elegir horas en las que no se moleste a otras personas.

Hay que ser limpios. Se está utilizando un espacio público y nadie tiene por qué recoger los desechos de tus prácticas sexuales, así que recoge tus condones usados, lubricante o cualquier objeto que uses.

Ser cuidadoso. Algunas zonas de dogging o cruising pueden ser peligrosas por su ubicación, cerca de acantilados, edificios abandonados o accesos sin urbanizar. Cuidado con donde pisas y lo que tienes alrededor.

Las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) son una realidad. Dado que practicas sexo con desconocidos, extrema las precauciones. El uso del condón es algo obligado; si te limitas a la masturbación o penetración con condón es casi imposible que pilles nada por muy promiscuo que seas, pero toda precaución es poca.

Laura Martínez Ayuso, psicóloga y directora del gabinete Psico.Lama, ofrece algunas claves de este conjunto de comportamientos.

Otra práctica que está de moda es la del fenómeno  swingers. En principio esta denominación era utilizada para referirse a personas que hacían intercambios de parejas, pero en la actualidad el uso de este término se ha visto ampliado debido a la evolución de este fenómeno. Hace unos años la gente que hacía intercambio de parejas solía conocer de un modo u otro a otra pareja con las mismas inquietudes que ellos y se reunían en un hotel o la vivienda de una de las parejas para hacer el intercambio; en la actualidad esto a cambiado un poco e internet tiene algo que ver en ello. Los swingers podían comunicarse mediante chats, foros y otros medios, y descubrieron que había mucha gente interesada en el intercambio de parejas y que con eso se podía hacer negocio. Así nacieron los locales swinger.

En este tipo de lugares tanto parejas como personas solteras pueden conocer a otra gente con la que relacionarse sexualmente en un ambiente creado específicamente para ello. Estos establecimientos tienen  varias zonas, la zona de copas en las que conocerse y tomarse algo; luego hay varias zonas con camas, algunas privadas y otras “abiertas”, para quien quiera tener intimidad o para aquellos a los que les guste ser vistos o incluso tener todos los participantes posibles; algunos tienen mazmorra para dar rienda suelta a sus fantasías más sado (dentro de unos límites claro está), y otra zona para hacer el “GloryHole”, esto es, básicamente habitaciones con agujeros en las paredes en los que los chicos introducen su miembro para que desde el otro lado hagan con él lo que quieran sin que se le vea la cara.

La comunidad swinger también hace uso activo de internet, teniendo una gran comunidad online con diversos foros en los que priman una serie de normas a tener en cuenta para todos los que quieran ser swinger:

Ser cortés. Somos personas, no objetos; hay que tratar a los demás con sensibilidad, consideración y discreción. La regla de oro es que trates a los demás como quieres que te traten a ti.

Ser amigable y respetuoso. Aunque no te interese tener una experiencia persona con otra pareja o persona respeta sus sentimientos; si dices que no hazlo con respeto.

Contestar a todos los mensajes de foros o mails, aunque sea para decir “no, gracias”, así se evita hacer perder el tiempo y que te lo hagan perder a ti.

En caso de cita con alguien tomar las previsiones necesarias; usar condones y a ser posible llevar otros objetos de higiene personal, pañuelos, enjuague bucal, etc.

No ser insistente. Un no es un no, aunque te lo diga tu propia pareja, y no es válido preguntar por qué. Ser liberal significa la libertad de criterio y de acción, tanto tuya como de los otros.

Después de haber pasado una velada con una pareja, si se ha disfrutado es bueno hacérselo saber, y también es lícito ofrecerles la manera de  volver a contactar.

 

Foros y locales de interés (algunas estos enlaces pueden contener imágenes con sexo explícito)

Foro de swingers en España

Pub Triángulo

Fusion VIP

Be Sociable, Share!

44 Comments

  1. Las personas de otros países pueden comprobar que en
    España los ciudadanos son mucho más miente abierta qué en otros lugares. En Portugal, por ejemplo, no es tan común ver dos personas del mismo sexo dando besos y caricias cómo en España, aquí las personas aceptan mejor.
    Estas prácticas a mí me parecen muy peligrosas, tener encuentros con personas que no hacemos ninguna idea de cómo es. En internet son una cosa, pero ¿en la realidad también son así?
    No comprendo porque hacen esto a través de internet, no condeno nadie por eso pero no percibo. Chicos y chicas cuando van a salir pueden conocer nuevas personas y tener relaciones sexuales con ellas, entonces ¿por qué elegir personas que nunca han visto?

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.