Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

El negocio tras los pisos de estudiantes

Pisos de estudiantes en Madrid

Madrid capital

El mes de mayo es la antesala del verano, la época de comuniones por excelencia y, para los jóvenes que estudian en  la capital, también de quebraderos de cabeza. Según un estudio realizado por Uniplace.es, un servicio on-line de reservas de alojamiento para estudiantes a nivel internacional, y publicado por el diario El Mundo, el 40,5% de la demanda de pisos se produce en los meses de mayo y junio, cuando se acaba el curso escolar y finalizan los contratos de alquiler.

Encontrar el hogar perfecto no parece tarea fácil, sobre todo porque en la mayoría de los casos son los padres los que asumen los gastos de sus hijos mientras cursan sus grados universitarios. Por este motivo, compartir piso se presenta como la alternativa más económica frente a los colegios mayores, pese a que estos son habitualmente la opción de alojamiento que más convence para el primer año de universidad. Los datos de Uniplace.es revelan que el 47% de los universitarios europeos y el 42% de los universitarios españoles prefieren alojarse en una vivienda compartida, preferiblemente con tres dormitorios y conexión a Internet (una condición que se antepone a otras comodidades como tener lavavajillas).

Hablamos con varios estudiantes, que nos cuentan sus preferencias y los motivos de las mismas.

Por regla general, los precios oscilan entre 200€ y 400€. Los demandantes suelen ser más flexibles con el precio si incluye los gastos de calefacción, luz y agua. En cuanto a las zonas más solicitadas, no hay un área concreta en la que se concentren los estudiantes, aunque siempre es preferible encontrar un piso cerca de la universidad o en el centro de Madrid. El único requisito imprescindible a la hora de elegir la ubicación es que haya una buena conexión de transporte público.

Una vez los demandantes tienen claras sus exigencias, toca contactar con los oferentes. Tal y como nos confirma Andrés Ibáñez, propietario de tres pisos de estudiantes desde casi diez años, el boca-a-boca sigue siendo una estrategia de marketing realmente efectiva. Pero no por ello las nuevas tecnologías se quedan atrás: páginas como Uniplace.es (anteriormente mencionada), Fotocasa.es o idealista.com permiten acceder a una amplísima oferta de pisos con tan solo un “clic”. ¿Lo último? Aplicaciones para dispositivos móviles como Badi, cuya misión es buscar el compañero de piso ideal. Ignasi Giralt, uno de los responsables de marketing de la app, afirma que la mayoría de sus usuarios tienen edades comprendidas entre los 25 y los 35 años y que un 30% del total son estudiantes. El precio de una habitación en pleno centro de Madrid es de aproximadamente 500€, motivo por el cual los que recurren a Badi prefieren buscar alquileres más económicos en zonas como Malasaña, Palos de la Frontera, Pueblo Nuevo y San Isidro, según comenta Giralt. Pese a que la tendencia entre los usuarios es a buscar piso dentro de su propia ciudad, “cada vez estamos observando mayor movilidad geográfica”.

Andrés Ibáñez, casero de estudiantes, habla sobre algunas particularidades del alquiler de pisos para estudiantes.

¡Hogar, dulce hogar!

Be Sociable, Share!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.