Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

¿Moda o salud? Las dietas del siglo XXI

La dieta mediterránea siempre ha sido considerada como uno de los mejores modelos de alimentación a nivel mundial gracias a la cantidad de nutrientes y grasas saludables  que contiene. Sin embargo, en los últimos años hemos incorporado en nuestras comidas altos niveles de proteínas, grasas saturadas y azúcares refinados.

Todos estos excesos han hecho que el índice de obesidad en España aumente hasta llegar a un 40% de sobrepeso entre la población adulta y un 19% en la infantil.

Esta evolución negativa no afecta únicamente al peso, sino que trae consigo enfermedades como la hipertensión, la hipercolesterolemia o la diabetes. Llegados a este punto parece que la única solución posible son las dietas. Es aquí cuando entran en acción empresas que aseguran conseguir pérdidas de peso en tiempo insólito sin pasar hambre.

Dietas que hacen perder 5 kilos en tan sólo una semana, basadas únicamente en alimentos como la piña, el té o la alcachofa, son algunas de las más conocidas por Internet. Sin embargo, este tipo de dietas, debido a su falto contenido de nutrientes, no pueden durar más de una semana, por lo que muchas personas optan por otros métodos más duraderos y que controlan mejor el hambre.

Entre las dietas más conocidas y polémicas se encuentra la dieta Dukan, diseñada por el nutricionista francés, Pierre Dukan. El régimen está constituido por cuatro fases, una primera conocida como “la fase de ataque” que asegura una pérdida de peso eficaz debido a la ingesta de 72 proteínas puras que estimulan al organismo aprovechando sus reservas.

En segundo lugar encontramos “la fase crucero”, que tal y como afirma el dietista, sirve para alcanzar el peso adecuado alternando proteínas puras con verduras. Las dos últimas fases tienen el objetivo de estabilizar y evitar el efecto rebote, aproximándose a una dieta variada.

El alto contenido en proteínas que posee este modelo de alimentación ha suscitado numerosas críticas entre médicos y expertos en nutrición

En España, la Asociación de Dietistas-Nutricionistas lo califican como “fraudulento e ilegal,  no sirve para adelgazar y supone un riesgo para la salud pública”.Una de las mayores detractoras de esta dieta es la nutricionista y dietética Terica Uriol, que en su libro “La dieta anti Dukan” enumera los riesgos y plantea una alternativa saludable, la dieta del bocadillo.

patricia

Patricia López, una de sus trabajadoras nos cuenta cuáles son los secretos de este régimen y los problemas que puede plantear la conocida dieta Dukan. La dieta creada por Terica Uriol se basa en la pirámide nutricional, pero disminuyendo considerablemente la ingesta de grasas. Afirma que los hidratos de carbono combinados con alimentos ligeros no tienen por qué engordar, por eso ofrece alternativas como la pasta con verduras o los bocadillos con alimentos poco grasos en la cena.

 

Se aseguran que en su menú no falten nutrientes, con la intención de que no haya una bajada de metabolismo y se produzca el conocido efecto rebote, que se da cuando  el cuerpo adapta su consumo energético al mínimo de cantidad de energía suministrada, cuando se vuelve a una alimentación normal, el cuerpo sigue gastando poco, pero ya el consumo es mayor, por lo que se acumula ese exceso de calorías.

Sin embargo, el efecto rebote no es lo más preocupante en este tipo de dietas. Los principales problemas se encuentran en las consecuencias de salud que pueden suponer un exceso de trabajo por parte del hígado y el riñón para eliminar las sustancias de desecho que produce un abuso de proteínas.

Se trata de una dieta que debería estar supervisada por profesionales de la salud, pero uno de los principales problemas que encontramos en el tema de los regímenes es que en la mayoría de las ocasiones no se cuenta con el seguimiento de un endocrino.

Alejandro

Es el caso de Alejandro, que decidió comenzar una dieta con un nutricionista deportivo que basaba su plan alimenticio en sustituir el aceite por la salsa de soja. Efectivamente consiguió su objetivo de perder peso, sin embargo su cuerpo reaccionó negativamente a este exceso de sodio y actualmente tiene problemas de hipertensión.

 

Por su parte, Amparo Flores Mateosmédico especializada en el campo de la estética,  considera una dieta perfecta y completa aquella que aporta a nuestro cuerpo todos los componentes nutricionales que necesita para funcionar correctamente.

Amparo Flores Mateo

Las dietas perfectas son aquellas que no suprimen ningún tipo de nutrientes y por lo tanto, que no nos hacen pasar hambre. Sí bien es cierto que para perder peso hay que cambiar los hábitos de alimentación y durante los primeros días se puede sentir una sensación parecida hambre por el cambio de hormonas,  el cuerpo se acostumbra rápidamente.

 

Lo correcto es llevar una dieta equilibrada, que incorpore todo tipo de alimentos y en correctas cantidades, para que el cuerpo se mantenga en forma y no sufra. De esta manera, la salud no se verá afectada, sino todo lo contrario, se apreciará una gran mejora. En el caso de que sea necesario perder muchos kilos, lo más correcto es que los planes sean supervisados por un médico endocrino, que haga un detallado seguimiento.

En la actualidad, es muy habitual llevar a cabo dietas extrema que se basan únicamente en un solo alimento, como la alcachofa o la piña. Se pueden utilizar durante unos días, sobre todo, para eliminar líquidos, si venimos de una época en la que hemos comido mucho, como puede ser la Navidad.

Sin embargo, si se mantienen durante un largo período de tiempo son perjudiciales ya que hacen que el cuerpo presente un desequilibrio nutricional importante. Además, cabe destacar que es falsa la creencia de que se adelgaza mucho porque, como hemos comentado anteriormente, lo que hacen es que los líquidos se eliminen con mayor facilidad.

Un complemento importante es el deporte, pero lejos de lo que la gente piensa, el ejercicio por sí solo no adelgaza, sino que activa la circulación y aumenta el tono muscular, lo que a su vez hace que el metabolismo basal sea más alto y que el gasto energético aumente, pero siempre debe ir acompañado de una dieta correcta.

La tendencia por adoptar dietas como la Dukan es cada vez más frecuente en el mundo mediático que nos encontramos. Una mala educación alimenticia provoca que cada día sean más las personas que recurren a este tipo hábitos con el fin de mejorar su imagen de manera más rápida. Otro factor importante y condicionante en la toma de decisiones es, sin duda, los cánones de belleza establecidos en una sociedad como la nuestra que cada vez más busca una perfección superficial.

El desconocimiento en la mayoría de las ocasiones provoca ser simple en la toma de decisiones y como consecuencia hace que busquemos resultados positivos de la manera más rápida y cómoda, aunque por ello haya que pagar un alto precio tanto económico como saludable. Por eso, como hemos podido observar es imprescindible la presencia médica a la hora de cambiar nuestra alimentación, ya que lo que debería ser una mejora para nuestra salud se puede convertir en algo perjudicial.

Be Sociable, Share!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.