Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Métodos anticonceptivos: conocimiento y concienciación insuficientes por parte de los jóvenes

Actualmente cada vez más jóvenes comienzan a tener relaciones sexuales a edades tempranas, algo que genera la necesidad de tener una gran responsabilidad y es fácil que muchos de ellos no estén preparados para llevarlo de manera adecuada. Para ello, es importante que el tema de la sexualidad y los métodos anticonceptivos dejen de ser un tema tabú y pase a ser algo constante e insistente en los jóvenes con el objetivo de aumentar la concienciación y el conocimiento a la hora de tener relaciones sexuales y utilizar métodos anticonceptivos que tienen una importancia capital, y más aún en edades tempranas.

 

Según el seguro y servicio de salud Sanitas: “Un método anticonceptivo o método contraceptivo es aquel que impide o reduce significativamente las posibilidades de una fecundación o un embarazo en las relaciones sexuales. Los métodos anticonceptivos contribuyen decisivamente en la toma de decisiones sobre el control de la natalidad (número de hijos que se desean o no tener), la prevención de embarazos, así como en la disminución del número de embarazos no deseados y embarazos adolescentes”.

Hoy en día, en el avance que caracteriza a la sociedad en tan numerosos aspectos, no se queda atrás a la hora de ofrecer cada vez más recursos y alternativas en el apartado de los métodos anticonceptivos que permitan a los usuarios disfrutar de una experiencia sexual plena y que se adapte a las necesidades de cada persona, pudiendo olvidarse de preocupaciones de cualquier tipo. Para poder adaptarse a las necesidades de tantas personas, existen actualmente muchos tipos de métodos anticonceptivos, unos mucho más conocidos y asentados que otros. Por un lado, existen algunos denominados reversibles como el preservativo, la píldora, el DIU, el diafragma, el inyectable, parches, preservativo femenino o esponja anticonceptiva, entre otros. Por otro lado, hay una serie de métodos irreversibles como la ligadura de trompas, la vasectomía o la histerectomía. Todos estos están a disposición de cualquier persona a día de hoy.

Fuente: wordpress.com

Esto es lo que opina Ana María Orcera, enfermera de un centro de salud público de la Comunidad de Madrid respecto a la educación sexual a jóvenes y los métodos anticonceptivos que emplean.

Para el análisis que vamos a desarrollar en este reportaje sobre los métodos anticonceptivos en los jóvenes, nos vamos a centrar en tres métodos que son los más conocidos y utilizados en la sociedad: el preservativo, la píldora y el DIU. Con ello pondremos en tela de juicio cuál es la concienciación que existe entre este tipo de público y si hay suficiente conocimiento sobre el tema, así como el porcentaje de utilización de cada uno.

 

Preservativo, el método anticonceptivo por excelencia

En primer lugar encontramos el preservativo. Según el DLE: “Un preservativo es una funda muy fina y elástica, hecha de látex u otra materia similar, que se coloca en el pene al realizar el coito; sirve para impedir que la mujer quede embarazada y para prevenir el contagio de enfermedades de transmisión sexual”. Este método anticonceptivo es el más utilizado según la Sociedad Española de Contracepción. Esto no no se trata de algo casual, ya que el preservativo es el método más sencillo y que mejor se adapta a una mayoría de situaciones personales. Entre las ventajas del preservativo se encuentra el hecho de que, empleado de la manera correcta, tiene una eficacia del 95% al 98%. El preservativo es muy económico ya que una unidad cuesta menos de un euro y además, su utilización no necesita una prescripción médica. Más ventajas son el hecho de que es muy fácil adquirirlo en cualquier farmacia o centro comercial; este no tiene efectos secundarios y una de las principales es que protege de enfermedades de transmisión sexual.

A pesar de sus muchas ventajas, también podemos encontrar inconvenientes; uno de los principales es la posibilidad de rotura o de que se salga y quede dentro de la vagina durante el coito, lo cual estaría dentro del 2% – 5% de no ser eficaz. otros inconvenientes fáciles de subsanar son el hecho de que el hombre puede sentirse incómodo por la presión que le puede generar en el pene, aunque existen varias tallas en el mercado actualmente; y también hay que gente que es alérgica al látex, y estos deben adquirirlos de un material alternativo. Es importante conocer que el preservativo no protege de algunas enfermedades como el virus del papiloma humano (VPH) en las zonas que no cubre.

Según un reportaje realizado por el periódico El País, en los jóvenes, el uso del preservativo se sitúa en el 52%, un dato que ha ido cayendo en la última década, llegando a descender un 14%; a su vez, las ETS han ido en aumento entre el público joven.

Fuente: as.com

Fuente: lavanguardia.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Píldora anticonceptiva, método que se encuentra a la alza estos últimos años

En segundo lugar se encontraría la píldora anticonceptiva. Según el Instituto Nacional del Cáncer (NIH) la píldora anticonceptiva oral es: “Píldora que se usa para prevenir el embarazo. Contiene hormonas que impiden que los óvulos salgan de los ovarios. La mayoría de los anticonceptivos orales contienen estrógeno y progestina. También se llama píldora anticonceptiva”. Este método anticonceptivo es únicamente utilizado en mujeres y se sitúa en la segunda posición de métodos más utilizados según la SEC. Entre las ventajas que se muestran, su principal, es la alta eficacia que supone frente a embarazos no deseados, contando con un 99%. Otra ventaja es que no sirve únicamente para eso, sino que también se hace uso de ella para regular el ciclo menstrual y minimizar los síntomas premenstruales y también suele ser recomendada para brotes de acné agudos. Respecto a los inconvenientes, el principal es que no previene de ninguna enfermedad de transmisión sexual puesto que es un método oral. La píldora no es compatible con mujeres fumadoras porque existe riego de problemas vasculares. Otro aspecto destacable es que la ingesta de este método puede generar una serie de efectos secundarios como pérdida del deseo sexual, náuseas y depresión.

Respecto a las jóvenes de entre 15 y 20 años que utilizan la píldora anticonceptiva, el porcentaje de su uso se ha incrementado hasta un 21% según datos del año 2018. Isabel Serrano, ginecóloga y expresidenta de la Federación Estatal de Planificación Familiar, declara lo siguiente: “Es bueno que en cualquier tramo aumente el uso de un método anticonceptivo, siempre que sea con sus correspondientes controles médicos. Económicamente, la píldora es accesible. No me parece mal, pero habría que ver si esto supone el abandono del preservativo” (Serrano, 2018).

Fuente: blogs.uab.cat

 

DIU, Dispositivo Intrauterino

En tercer lugar analizamos el DIU o dispositivo intrauterino que, según el NIH, se define como: “Dispositivo pequeño de plástico en forma de «T» que se usa para impedir el embarazo. Este se coloca dentro del útero (órgano pequeño, hueco y con forma de pera en la pelvis de la mujer donde se desarrolla el feto). Los DIU impiden que un espermatozoide fertilice un óvulo e impiden que los óvulos fertilizados se implanten en el útero. Asimismo, está en estudio el uso de los DIU para prevenir y tratar el cáncer del endometrio y otras afecciones”. Este método también es únicamente utilizado en mujeres y es el cuarto más utilizado según la SEC. El DIU tiene varias ventajas entre las que podemos encontrar una eficacia de más del 99%, es decir, que anualmente menos de 1 de cada 100 mujeres que lo utilizan se quedan embarazadas. Otra ventaja es su gran durabilidad que puede oscilar entre 5 y 10 años dependiendo del modelo. Además, tiene una fácil implantación y adaptación ya que no necesita cirugía invasiva; puede extraerse en cualquier momento, no es abortivo y, además, es reversible. Otra ventaja es que, a diferencia de la píldora, no se necesita un periodo de descanso. Según la Asociación Española de Ginecología y Obstetricia (AEGO), el DIU hormonal puede curar la fase inicial de cáncer endometrial.

Respecto a los inconvenientes, y a diferencia de los dos métodos mencionados anteriormente, el DIU tiene que ser insertado por un ginecólogo y tiene que ser revisado de forma periódica. Otra desventaja es que el DIU de cobre puede generar menstruaciones con sangrado abundante y doloroso.

En varios estudios como el de “Uso de métodos anticonceptivos en un centro de planificación familiar” se especifica que el uso del DIU empieza a ser remarcable a partir de los 30 años, por lo que se puede decir que en jóvenes hay un uso muy bajo.

Fuente: infoescola.com

Cabe destacar que en el caso del DIU, como se ha mencionado durante su exposición, hay de dos tipos: el de cobre y el hormonal. Haciendo referencia al de cobre, hay que indicar que se han dado estudios y casos en pacientes de que no es apropiado su uso por el gran número de inconvenientes que ha generado su implantación en diversas usuarias, llegando a manifestar sangrados grandes pérdidas de sangre y dolores agudos desde su implantación; llegando a generar en la mayoría de los casos para intentar subsanar esos problemas la realización de histerectomías. Actualmente, el uso de este dispositivo de cobre se ha retirado del mercado en Europa tras las innumerables quejas de usuarias; pero en Estados Unidos, a pesar de haber presentado estudios y casos a la Food and Drug Administration (FDA), estos han dictaminado que no ven problema alguno.

Este caso del Dispositivo Intrauterino de cobre se trata en el documental estadounidense The Bleending Edge (titulado en castellano como El lado oscuro del bisturí) de la plataforma Netflix.

Fuente: netflix.com

También para reforzar acerca de los métodos anticonceptivos que se emplean, otro documental muy interesante de la misma plataforma es el titulado El sexo, en pocas palabras. Concrétamente el capítulo 3 llamado “Anticonceptivos” de esta miniserie documental.

Fuente: netflix.com

 

Respecto a estos métodos anticonceptivos, tres jóvenes nos cuentan sus experiencias con ellos