Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Los videojuegos, una nueva salida profesional

Games League of Legends

Actualmente en la sociedad, los videojuegos están pegando con una fuerza inusitada. La industria está obteniendo más beneficios que nunca, se han expandido a móviles para llegar a todos los públicos e incluso muchos de los canales de Youtube tratan principalmente sobre videojuegos; véase el caso mundial de PewDiePie, que cuenta con el canal con mayor tráfico de toda la plataforma y que trata sobre todo este tema. Los videojuegos han llegado para quedarse, pero además de las ventas y beneficios, hay otro mundo dentro del entorno de los videojuegos; el competitivo.

El inicio de la escena competitiva podría situarse con la aparición de los salones arcade. En estos lugares que solo perviven en buen estado hoy día en Japón, todo el mundo competía en cualquier juego para saber quién era capaz de conseguir el record que permanecería en lo más alto de la tabla de puntuaciones hasta que otro jugador lo superase.

Poco después la competición en los arcades se definió completamente, competir significaba competir cara a cara con rivales en vivo. La competición empezó con pequeños torneos locales, subió a regionales y finalmente ha llegado a niveles internacionales, cuyo máximo exponente dentro de la lucha es aún a día de hoy el Evolution Championship Series, generalmente llamado EVO. Aquí se reúnen los profesionales de distintos juegos de lucha, jugadores que viven a base de competir.

En los últimos años esta vertiente, incluso aumentando sus cifras de asistencia y prestigio, se ha visto eclipsada. Los títulos técnicos y complicados incluso a nivel básico han dado paso a otros muchísimo más sencillos de dominar y en algunos casos, de acceso gratuito. League of Legends (LOL), Call of Duty o Battlefield son algunos de los juegos más seguidos en todo el mundo, llegando a cifras que fácilmente podrían competir con cualquier evento deportivo de alta categoría

 

Hablemos de dinero

Cuando se habla de cifras tan escandalosas, la profesionalización a nivel global del mundo de los videojuegos es solo una consecuencia inevitable de su auge. Si solo se tiene en cuenta la evolución que el Campeonato Mundial de LOL ha tenido entre su Segunda y Tercera ediciones (de 8,5 millones de espectadores a los ya mencionados 32), el aumento es extrapolable a por lo menos otros 10 juegos de seguimiento masivo. Un seguimiento masivo siempre es sucedido por la fama de quienes destacan en esos juegos; y si alguien que destaca en algo es seguido periódicamente por un número considerable de gente, los patrocinios y el dinero fluyen sin parar.

¿Saben cuánto dinero se embolsaron los miembros del equipo Samsung White al vencer en el Sangam Stadium de Seúl a los Royal Horn? Tiemblen: 1 millón de dólares cada uno (lo que hace un total de 5 millones de premio). Claro que estos chicos no han sido las únicas personas que han hecho pequeñas fortunas con los videojuegos. Si bien League of Legends es el más seguido, a continuación ofrecemos una lista de los 8 gamers profesionales mejor pagados del mundo y sus ganancias anuales derivadas únicamente del juego:

Aunque no llegan a los desorbitados salarios de las superestrellas de los deportes más mediáticos, la fama de muchos de estos chicos (especialmente en China y Corea del Sur) es equiparable a la de futbolistas de la talla de Messi o Cristiano Ronaldo. Son tratados como auténticas celebridades en Seúl, la capital de los deportes electrónicos, y son tomados como modelos a seguir. Quién sabe si dentro de unos pocos años (y decimos pocos, ya que el crecimiento del fenómeno es brutal) estaremos hablando de contratos de gamers que superen con mucha diferencia los diez millones de dólares. Una industria en continua expansión ha engendrado a su vez un nuevo fenómeno deportivo de dimensiones estratosféricas.

 

¿Y en España?

En España la profesionalización no está tan avanzada como en los mayores mercados, pero sí que hay varios ejemplos que muestran que ya no es un sector únicamente enfocado al ocio. Probablemente el caso más importante sea el de Carlos Rodríguez, más conocido por el nombre de “Ocelote”, el gamer profesional mejor pagado de España. Sus ingresos ascienden a más de 600.000 euros al año, gracias a patrocinios, venta de merchandising, el salario recibido por formar parte de un equipo y las visitas a sus vídeos de Youtube.

Otro caso muy destacado es el del team X6stence, uno de los equipos españoles más destacados a nivel internacional. En el siguiente vídeo se puede ver una entrevista a uno de sus integrantes: Antonio Rivas del Rey, conocido cómo “Flipin”.

Los casos de “Ocelote” y algunos compañeros suyos como Enrique Martín, Alvar Martín, o Pedro Moreno (conocidos en el mundillo por sus alias “XPeke”, “Araneae” y LucifroN”) son por ahora una excepción en el ámbito nacional, pero no parece que vaya a ser así durante mucho tiempo. Un buen indicador de la profesionalización creciente de este fenómeno es la aparición de la academia eStar, la primera academia para formar a profesionales de los esports de España. Una iniciativa que por ahora está cosechando mucho éxito, pues llegaron a presentarse más de 200 jugadores de diferentes partes de España a las preselecciones para elegir a los primeros miembros. Finalmente se acabó seleccionando a ocho participantes, los cuales llegan a estar 72 horas seguidas entrenando para mejorar sus carencias, con pausas únicamente para dormir. Un compromiso espectacular que demuestra que el mundo de los esports dista mucho de las raíces de entretenimiento y distracción de las que surgieron los videojuegos.

Otro caso muy llamativo es el de Rubén Doblas, más conocido como “El Rubius”. A pesar de no ser un jugador profesional a nivel competitivo, sí que ha sido capaz de ganarse la vida a través de un nuevo fenómeno que ha surgido a partir de la conjugación del fenómeno de Youtube y el gran empuje de los videojuegos: los videos gameplay. Estos videos, en los que el protagonista se dedica a jugar mientras una cámara graba sus reacciones y comentarios, han logrado un enorme éxito en Youtube. Buena muestra de ello son los más de dos millones de euros que el ya mencionado Doblas logra embolsarse al año, incluso más dinero que gamers profesionales como “Ocelote”. Las cifras de “El Rubius” son únicas en España, pero no es ni mucho menos el único que se gana la vida así. Otros casos conocidos son los de Guillermo Fernández (“Willyrex”) o Samuel de Luque (“Vegeta777”). Así que como podemos ver, en España es muy posible vivir de los videojuegos.

En definitiva, el mundo de los videojuegos ha dado pasos de gigante desde que el pong destapase el tarro de las esencias y nos descubriese un nuevo modo de entretenimiento. En apenas cuarenta años se ha desarrollado una industria multimillonaria que ya factura más que el cine. Y sin embargo, su ascenso no ha hecho más que empezar. Ya no solo viven de ello los desarrolladores, sino que los mismos usuarios pueden llegar a firmar contratos multimillonarios, algo impensable hasta hace apenas una década. Y teniendo en cuenta el ritmo al que evoluciona este fenómeno, tal vez nuestros nietos recuerden los nombres de Lee Jae Dong o el Team Newbee del mismo modo que nosotros recordamos nombres como Di Stefano, Bill Russell o Puskas.

Be Sociable, Share!

16 Comments

  1. Muchas personas no se toman este trabajo en serio pero si conociesen sus sueldos empezarían a hacerlo

  2. Es cierto que hay muchas personas que actualmente viven de los videojuegos, pero es precisamente por eso por lo que creo que ahora mismo es prácticamente imposible que alguien nuevo pueda ganarse la vida dedicándose exclusivamente a esto.

  3. Me parece quizás de los reportajes más interesantes de la web. El mundo de los videojuegos es un futuro brillante y del que casi no conocemos. Además el hecho de aportar el sueldo de los desarrolladores de juegos me parece más real para ver las salidas que éste ‘nueva’ profesión tiene.

  4. Desde luego, trabajar haciendo lo que te gusta debe ser un privilegio. Como aficionado a los videojuegos, me alegra ver el modo en que éstos van popularizándose y dejando su imagen de “juegos para niños”. Gran reportaje.

Responder a Paula García Castillo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.