Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Leer en Madrid, ¿una moda o una pasión?

Actualmente, y en especial durante las fechas señaladas, como la Feria del Libro del Parque del Retiro o el 23 de abril, los libros ocupan un gran protagonismo en las aceras de Madrid. La cuestión que nos asola es si la gente compra más libros por convicción literaria y cultural o si, por otra parte, no se trata más que de una moda. Otro tema que preocupa a los libreros españoles es la posible sustitución del formato en papel por parte del formato digital, y la consecuente piratería de contenidos que este hecho conlleva.

Según datos del Observatorio de la Lectura y El Libro, en España se registran diariamente 250 nuevos títulos, 50 de ellos en formato digital. Además, se venden más de 421.000 libros al día y se facturan casi 6 millones de euros por libros en el mercado interior.

La tradición librera en Madrid

Un paseo librero por Madrid tiene una parada obligada en la calle que toma, precisamente, de este gremio su nombre, la de Libreros. Es una de las estrechas bocacalles, hoy peatonales, que surgen en el margen izquierdo si subimos la Gran Vía desde la Plaza de España a la del Callao. En los establecimientos de esta calle, los madrileños tenían como tradición buscar sus libros de texto desde la escuela a la carrera universitaria. Muchos hoy lo siguen haciendo, pero lejos de reducir su mercado, estas pequeñas librerías venden todo tipo de publicaciones.

Visitamos la librería Salamanca, en lo alto de la calle, donde nos atiende Ana, su dueña. Para esta librera, las fechas claves como el día del libro no tienen su reflejo en la tienda. No experimentan una subida significativa de las ventas. Donde sí que se tiene más ingresos es durante la Feria del Libro del Parque del Retiro. “Allí sí que merece la pena ir”, cuenta Ana.

Si continuamos nuestro recorrido por las calles de tradición librera de la capital española, debemos pasar por el Barrio de las Letras. Lleva ese nombre debido a que en él vivieron muchos de nuestros grandes literatos y allí estaban los cafés donde tuvieron lugar muchas de las importantes tertulias culturales. Pero sobre todo, se conoce por sus librerías.

En la calle del Príncipe conocemos dos: Con Tarima y Sin Tarima. Ambas son dos pequeñas librerías que regentan las mismas personas, pero la diferencia principal radica en que en la primera suelen colocar unos palés a modo de tarima donde organizan presentaciones, recitales y otros eventos de índole cultural. Nos explica Jokin, el encargado, que no es una manera de ganar clientes sino que forma parte de “una experiencia diferente”. A esta experiencia se le unen otras como la posibilidad de tomar un café o la de adquirir artículos no literarios, como vinilos y CDs.

Para los dueños de Con Tarima y Sin Tarima, las ocasiones especiales como la del 23 de abril sí representa subidas en cuanto a ventas de libros, pero creen que es muy complicado saber si la causa es que en esa fecha los lectores habituales compran más o, por el contrario, porque esas festividades generan compras por parte de gente que no suele leer. Tampoco tienen claro hacia dónde va la tendencia de los compradores de libros ni a qué se debe el fenómeno de la bajada general de ventas: “no sabemos si es por la crisis, porque la gente lee menos o porque prefieren otros formatos”, cuenta Jokin. Con respecto a esto último, lo tiene claro. “El libro digital no nos hace la competencia”, asegura. Y es que las personas que acuden a sus tiendas no se ven atraídas por otras experiencias que no sean las del libro en papel.

Con Tarima

Feria del libro antiguo y de ocasión

Hay una cita en Madrid que no podemos pasar por alto al hablar de los eventos literarios: La Feria del Libro Antiguo y de Ocasión, que se celebra del 30 de abril al 17 de mayo en el céntrico Paseo de Recoletos, una interesante cita para todos aquellos que buscan una oportunidad única para encontrar un libro exclusivo y difícil de localizar.

En España, de cada 100 libros publicados, 25 son digitales y 75 en papel. Además, 85 ejemplares son una primera edición y 67 se registran únicamente entre Madrid y Cataluña. Por este motivo, una gran ocasión para comprar libros es acudir a esta feria concreta de la capital española.

Paseando por la XXXIX edición de la feria, nos paramos ante uno de los puestos. Más de la mitad del mostrador está lleno de libros de bolsillo ordenados por colores. Se trata de la famosa Colección Austral que tantas bibliotecas familiares ha llenado y lo siguen haciendo. Los responsables de este stand son la Librería Renacimiento y llevan varios años viniendo desde Sevilla. “Tenemos toda la colección”, aseguran, “si la traemos, ocuparía toda la tabla”. Se trasladan a la capital anualmente porque les compensa la participación en la feria y, además, son optimistas, confiando en que cada año el evento se desarrollará mejor que el anterior.

IMG_20150501_112007

Esta feria no es como la que se celebra en el parque del Retiro un mes después, o “la del libro nuevo” como la llaman los libreros de este evento. Para Fernando Contreras, que lleva quince acudiendo a la feria como vendedor, en la feria del Libro Antiguo “no se compra por comprar, viene la gente más lectora” que a la del nuevo, a la que considera más un acontecimiento. En opinión de Contreras, merece mucho la pena ir a la feria como regente de una librería, ya que mueve mucha gente. Se dedica a la venta desde almacén y por Internet. Cuando le preguntamos por los problemas que eso conlleva, los enumera con concisión: “la venta ilegal, la gente que cobra en negro, el hecho de que vende todo el mundo y que uno tiene que tener mucho género”.

Francisco Martínez, de Libros Tunicia, cree que esa venta por Internet debería de estar regulada: “Hay mucha piratería. Se deben respetar los derechos de todos, también los del autor y el librero”.

El objetivo de esta feria, tras 39 ediciones, es la gente joven. “Que se den cuenta de que lo digital no es lo único que existe”, dice Francisco, que es el Presidente de la Asociación de Libreros de Lance de Madrid, la entidad que organiza esta feria de Primavera.

Francisco Martínez asegura además que la feria llama la atención de los madrileños pues “es lo suficientemente interesante, variada y rica para atraer a la gente”. Acerca de las expectativas para la feria, el Presidente responde irónico: “¿No dice Rajoy que estamos saliendo?”. Tiene un mensaje directo hacia los políticos, una frase que resume la función social que sigue teniendo la literatura. Para Francisco Martinez, “la cultura es el camino hacia el progreso”.

IMG_20150501_112654

Be Sociable, Share!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.