Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

La irrupción de los eSports

En 1990, se celebraba la Nintendo World Championships, la primera competición de videojuegos de la que se tiene constancia.


(McFerran, 2015)

Sin embargo, hasta el año 2000 las competiciones de videojuegos no empezarían a cobrar importancia. Algunos juegos como el Counter Strike o el Starcraft serían los principales protagonistas.
Más tarde empezarían a surgir las grandes competiciones mundiales, como los World Cyber Games o la Sport World Cup.

Pero hoy dirigiremos nuestra mirada a los eSports, más conocidos como deportes electrónicos. Esta modalidad de deporte se realiza en consolas y suele constar de un modo multijugador para que los usuarios puedan participar en una competición. A día de hoy, algunos medios nacionales ya catalogan este ámbito como deporte en sus tiradas, medios como Marca, informan en sus páginas de la última hora de estos eventos.

(Marca, 2017)

Algunos juegos como League of Legends, Counter Strike, Dota 2, FIFA, Hearthstone u Overwatch son los que priman esta temporada. Todos ellos con fama a nivel mundial y con millones de jugadores. Principalmente, las retransmisiones para visualizar este espectáculo se dan a través de Twitch, una plataforma que ha ido ganando peso gracias a los streaming y que, en España, cuenta con un gran número de seguidores.

 

Competiciones en España

Los eSports han trascendido fronteras. En el caso de nuestro país, poco a poco se ha ido luchando para que se los considere como un deporte. Algo que parece que se ha logrado con la celebración de numerosas competiciones como es la Liga de Videojuegos Profesional (LVP), la cual se divide en diferentes categorías donde predomina la Superliga Orange, que sería la División de Honor y en la que los juegos más populares son League of Legends y Call of Duty. Además, la LVP alberga una competición llamada Arena GG, donde aquellos que quieran su oportunidad para formar parte de este mundo pueden demostrar sus habilidades registrándose a coste cero.

Aparte, la ESL Masters lleva presente en España desde 2006, siendo así la organización más veterana. Aunque sus periodos de competición han sido irregulares, da cobertura a una gran variedad de videojuegos, incluyendo en su oferta a World of Tanks, NBA 2K18, Rainbow Six Siege, Counter Strike: GO, etc. Una larga lista que se puede seguir, incluso, desde uno de los canales de Movistar +, que destina uno de sus espacios a la cobertura de los eSports.

Otras grandes marcas, reconocibles dentro del sector, son GAME o PlayStation. Ambas cuentan con sus propias competiciones y se encargan de organizar la GAME STADIUM y los PlayStation Plus Challenges, respectivamente. Aquí, el catálogo de juegos para competir se sigue extendiendo, pudiendo llegar a un mayor número de jugadores en una comunidad que no para de crecer.

 

Jugadores profesionales

A nivel nacional la media de edad de los competidores suele ser de 24 años. Juegan, siguen las competiciones y presentan un consumo medio de Internet superior a cinco horas al día. Con la reciente popularización de su sector, la pregunta sobre cuánto cobran por jugar a videojuegos está a la orden del día. Sin embargo, la cifra de beneficio económico depende tanto de la liga y si es a nivel nacional o internacional como del propio juego, ya que unos son más demandados que otros, siendo Counter Strike: Global Offensive el rey de los eSports. Aunque eso sí, el salario medio suele ser superior al de un trabajo “normal”, oscilando fácilmente entre los 1.500 y 5.000 euros mensuales.

La mayor responsabilidad de un jugador profesional es entrenar. Lo pueden llegar a hacer durante 14 horas al día, algo que indica que lo que antes era un hobby, ahora es todo un trabajo que requiere mucha dedicación. En los equipos trabajan un gran número de personas, como entrenadores que se encargan de supervisar casi todo: preparación psicológica y estratégica, horarios, alimentación, etc.

Y es que aunque participan en equipo, también es importante controlar el aspecto individual del jugador. Sobre todo, vigilan que no se deje llevar por sus emociones y que no se convierta en un jugador tóxico para el equipo. Como en el resto de deportes de equipo, prima lo colectivo y ese es uno de los valores que los coaches intentan trasladar a sus jóvenes pupilos.

 

Los grandes eventos

A lo largo de su historia los eSports se las han ingeniado para tener sus propios canales de difusión y conversación como la plataforma ‘Twitch’, pero su fuerte irrupción en los últimos años ha obligado a que el E3 (Electronic Entertainment Expo) les de más protagonismo en su evento anual de junio en Los Ángeles. Además de las presentaciones de novedades, el E3 organiza desde el año pasado la competición E3 eSports Zone.

Sin embargo, y, al igual que en otros deportes, los aficionados de los eSports señalan en rojo distintas fechas. La League of Legends, por ejemplo, celebra entre los meses de septiembre y noviembre su Campeonato Mundial donde compiten los mejores equipos de Europa y Norteamérica. Otras grandes citas son la Intel Extreme Masters Katowice, donde juegan los mejores jugadores de Lol, Counter-Strike y Starcraft 2; The International, que reparte una de las cantidades más grandes de dinero entre los mejores jugadores de DOTA 2, o la Paris Game Week.

 

El futuro y el marco legal de los eSports, de la mano

El futuro de los eSports depende de como logren regularse. A día de hoy no existe una legislación jurídica específica para los deportes electrónicos dejando de lado, entre otras cuestiones, las relaciones laborales  entre jugadores y clubs. Sergi Mesonero, coautor del informe ‘Guía Legal sobre eSports’ declaró a eldiario.es que regular el sector aclararía la “naturaleza” de los eSports como actividad deportiva y los diferenciaría de otros juegos como el casino o las apuestas. El crecimiento exponencial de audiencia de los eSports ha generado la duda de si en un futuro podrían considerarse como deporte olímpico. Sobre esta polémica tuvo que pronunciarse el año pasado el  presidente del COI, Thomas Bach: “No tenemos todavía claro si los esports son realmente un deporte, en lo que respecta a la actividad física y lo que se necesita para ser considerado como tal”.

Be Sociable, Share!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.