Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

La depresión, ¿un tabú aún en la sociedad?

 

La depresión sigue extendiéndose en nuestro país y es un tema tabú.

Depresión en España.

En este reportaje intentamos aproximarnos a la depresión, una enfermedad que afecta cada vez a más gente dentro de nuestra sociedad. Con muchas definiciones todavía para esta patología, dos testimonios de personas que lo han padecido y un psicólogo nos cuentan cómo es este proceso, cómo lo han sufrido, y las consecuencias que tiene en la vida de quien lo padece. Por último, ciudadanos de a pie nos responderán si conocen lo que es la depresión, y cuáles serían los síntomas o si sigue siendo un tema tabú dentro de nuestro círculo.

“De la depresión se sale, pero es difícil, porque siempre estarás rodeado de los mismos factores” fueron las palabras de nuestro entrevistado, quien nos contó cómo lidió con la depresión y cómo superó la misma. Todos sabemos de qué hablamos al oír la palabra depresión. La sociedad está cada vez más familiarizada con esta enfermedad que afecta a más de 5 millones de españoles, pero en nuestro tiempo todavía sigue siendo un tema tabú que se evita a toda cosa, ya sea porque no acaba de verse totalmente dentro de la sociedad como una enfermedad mental.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que en la actualidad más de 300 millones de personas en todo el mundo sufre depresión. Esta puede ser causada por aspectos sociológicos, el grupo cultural, clase social, lugar de nacimiento, etc. “No quería salir de casa, siempre estaba metido en la cama”, nos cuentan, nadie escapa a las garras de esta enfermedad. De hecho, esta patología no es propia sólo de la pubertad o la vejez, pues la última investigación de la Asociación Española de Pediatría (AEP) estima que un 4% o un 6% de menores podía padecer depresión. Igualmente, llama la atención sobre el hecho de que los índices de suicidio en niños, adolescentes y jóvenes, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), sean preocupantes: las tasas de suicidio crecieron del 1.9 al 2.6 por cada 100.000 menores, y del 0.5 al 1.5 por cada 100.000, para las franjas de edad de 10 a 14 años en niños, y de 5 a 14 años en niñas, respectivamente.

Dar una definición única y acertada es difícil, cada persona vive la depresión de una manera diferente y por distintas razones como las que hemos mencionado anteriormente. Dentro de nuestra población, las mujeres son más propensas a sufrirla que los hombres. Una aproximación a su definición, que será tan amplia como a cuantos profesionales preguntemos. sería como un conjunto de síntomas afectivos que forman un trastorno psicológico que dificulta la vida normal de un individuo.  A pesar de esa complejidad, podemos diferenciar tres grados principales: leve o reactiva, la más común, surge a causa de un acontecimiento; moderada y graves o resistentes.

Entre los distintos factores de riesgo que encontramos problemas económicos, familiares, de relación interpersonales; pero también entran en juego antecedentes genéticos, aunque también puede surgir sin causas aparentes.

La depresión sigue afectando a más gente y es un tema tabú en la sociedad.

La depresión sigue extendiéndose en nuestro país y es un tema tabú, cada vez más personas lo padecen y varios testimonios nos cuentan su experiencia.

En el caso de nuestro primer entrevistado anónimo, la depresión la sufrió a causa de los problemas en el seno de su familia, “hacía mucho tiempo que no estábamos bien en casa, mis padres estaban discutiendo y lo pagaba yo. Un día mi hermana decidió tomarse una caja de antidepresivos y la encontré echando espuma por la boca, mis padres no estaban y tuve que llamar al 112”. “A veces mis amigos me llamaban diciendo que saliera y decía que no, que quería quedarme en casa”.

En esta ocasión, nuestro testimonio tuvo que ir a un psicólogo privado, pues la seguridad social tenía una lista de espera de tres meses, algo que denuncia. “Es difícil no volver a caer, porque siempre estás rodeado de los mismos factores que te han hecho caer en ella”. Por último, afirma que en su casa el tema de la depresión “Ni se comenta. Debería de haber más concienciación y aumentar los medios para ayudar a las personas”.


Nuestra segunda entrevistada, Marta, nos cuenta que lo que le hizo caer en depresión no fue una sola causa, sino que hubo varios factores. Comenta que no sabía lo que le pasaba pero que la tristeza le invadía diariamente y sin motivos aparentes. En este caso, en su casa sí que se habla de la depresión, de hecho, sus padres fueron los que tomaron la iniciativa de que ella acudiese al especialista. 

«La depresión sí se supera si uno pone mucho de su parte» «Pienso que la depresión no es un tema tabú». 

Marta sigue acudiendo a terapia, pero a través de la medicina privada. Para superar la depresión necesitó fármacos y a día de hoy los necesita para permanecer estable en su día a día. Afirma que se debe hablar de ella para que las personas conozcan lo que es realmente la depresión y no ignoren posibles situaciones que desemboquen en ella. A la hora de tener un problema, una tristeza que se mantiene en un periodo determinado de tiempo-al menos dos semanas-, y ser conscientes de necesitar ayuda; surgen dudas sobre a qué especialista acudir, si a un psicólogo o a un psiquiatra. La diferencia entre estos, en pocas palabras, es que el primero se encarga de realizar un seguimiento basado en terapia psicológica, mientras que el psiquiatra al ser médico puede recetar medicación farmacológica. 

Para entender mejor esta patología que está en aumento, hemos entrevistado a Juan José Rodrigo, psicólogo en la Universidad Complutense de Madrid, quien nos da dos definiciones de la depresión, la primera siendo “un mantenimiento del estado de ánimo deprimido” o “una pérdida de placer por unas actividades que se hacían”.

La depresión sigue extendiéndose en nuestro país y es un tema tabú, cada vez más personas lo padecen y varios testimonios nos cuentan su experiencia.También nos podemos encontrar con ideas relacionadas con la muerte. Juan José Rodrigo afirma que esta enfermedad se produce por unos “factores biológicos, psicológicos y sociales”. Este psicólogo propone una “terapia cognitivo-conductual, que hace un abordaje sobre unos esquemas básicos que tiene la persona sobre el mundo que lo rodea y su futuro”, pues es esta perspectiva la que le está produciendo estos síntomas de culpabilidad o falta de interés. 

La depresión sigue extendiéndose en nuestro país y es un tema tabú, cada vez más personas lo padecen y varios testimonios nos cuentan su experiencia.Por último, acudimos a la calle para ver qué opinión o qué definición nos podrían dar los ciudadanos de a pie sobre la depresión, si estaban al tanto del tratamiento, los síntomas, o si conocían casos cercanos en los que hayan visto o padecido esta enfermedad. Ninguno desconocía esta patología, pues se está extendiendo cada vez más y no es algo que se escapa a nuestro interés.

Como conclusión, hemos percibido que la población tiene conciencia sobre qué es la depresión, ya sea porque lo ha vivido en primera persona o han conocido un caso cercano afectado, y creen que se debe poner más énfasis en que se cuente, sin tener miedo, y que deje de ser un tema tabú ya que es una enfermedad mental que no se puede pasar por alto, y se volverá más común a medida de que los números de casos en la gente siga creciendo.