Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Juegaterapia: alegría contra la enfermedad

En la actualidad el cáncer es la segunda causa de mortalidad infantil en España, después de los accidentes de tráfico. Esta enfermedad es cada vez más común por lo que se necesitan diagnósticos precoces y tratamientos efectivos. La estancia en un hospital suele ser desagradable, sobre todo para los más pequeños. Juegaterapia es una fundación que lucha por el bienestar de los niños hospitalizados. Aseguran que es esencial que jueguen durante su estancia para superar la enfermedad, además de la ansiedad y la angustia que les produce estar fuera de su entorno. Cuando se ven sometidos a un aislamiento les puede favorecer entretenerse con la televisión, un ordenador o una tablet.

Jardín del Hospital 12 de Octubre

Jardín del Hospital 12 de Octubre

Desde la fundación Juegaterapia apuestan por jardines en los que los niños puedan jugar y olvidarse de su enfermedad, de la terapia y del lugar en el que se encuentran, al menos por un rato. Por este motivo están convirtiendo las grises azoteas de los hospitales en coloridos espacios para jugar. Esta original ideal tan innovadora se puso en funcionamiento en 2013, cuando empezaron a construir el primer jardín en la azotea del Hospital La Paz de Madrid. Recientemente han conseguido abrir su segundo jardín en el Hospital 12 de Octubre de Madrid y un tercero en el Hospital La Fe de Valencia. Su objetivo es que todos los niños ingresados puedan divertirse.

Juegaterapia nace en 2010, cuando su fundadora Mónica Esteban le da una Play Station al hijo de una amiga para amenizar su estancia en el hospital mientras se enfrentaba a la quimio. Desde ese momento, aparte de construir jardines, se dedican a recoger consolas y ordenadores que dona la gente para entregarlos en los hospitales con áreas de oncología infantil. Cada aparato lleva los datos del donante para que el niño pueda mandarle un mensaje o un dibujo. Así, Juegaterapia ha conseguido decorar hospitales, llevar a los niños a entrenamientos de equipos de fútbol, organizar conciertos, renovar televisiones que no funcionan…. además, lanzaron unos juguetes muy especiales: los “baby pelones”. Para los niños es muy difícil ver las consecuencias que la quimioterapia tiene en ellos, por eso estos “bebés” normalizan la imagen de cualquier niño enfermo y los fondos recaudados con su venta son 100% solidarios. Hay seis modelos y cada uno de ellos lleva un pañuelo muy especial, un pañuelo diseñado por caras conocidas que han querido poner su granito de arena como Pablo Ibáñez (El Hombre de Negro), Vicky Martín Berrocal, Amelia Bono, Alba Carrillo, Rossy de Palma, y la pequeña Maríauna niña que como luchadora nata que es, diseñó el pañuelo del muñeco que lleva su nombre.

Colección de Baby Pelones

Colección de Baby Pelones

La Fundación Aladina hace una labor parecida y logra ayudar a más de 1700 niños y familias cada año. Cuenta con distintos programas de apoyo y un equipo de voluntarios en los hospitales, da especial importancia a las terapias lúdicas. A través de terapias lúdicas, los niños y adolescentes aprenden a afrontar su situación con positividad. Actúan en el Hospital Universitario Infantil Niño Jesús y en el Hospital Universitario Gregorio Marañón en Madrid. Además colabora con el Hospital 12 de Octubre, el Hospital Universitario de Getafe y otros centros de España. Al igual que la Fundación Juegaterapia creen que el ejercicio aporta beneficios físicos y psíquicos en los enfermos, por lo que han contratado a Elena Sosa, Doctora en Actividad Física y Deporte. Ella se encarga de que todos los pacientes de Oncología Pediátrica del Hospital Niño Jesús puedan recibir sesiones especializadas y gratuitas con máquinas adaptadas traídas de Estados Unidos. Desde que esta iniciativa se puso en práctica en septiembre de 2012, ha tenido un gran éxito.

Cada día los menores acuden al gimnasio del hospital, donde se llevan a cabo las sesiones de entrenamiento personalizadas, que previamente han sido aprobadas por sus médicos. Sin embargo, algunos días los niños no tienen la fuerza ni el ánimo suficiente para ir al gimnasio o deben estar aislados debido al tratamiento. En estos casos, Elena acude a sus habitaciones a realizar el entrenamiento.

Estos ejercicios, como los juegos de los jardines de mi hospi’, ayudan a los más pequeños olvidar su situación, ya que son momentos divertidos, de trabajo en equipo y cooperación entre “compañeros de batalla”.

Hemos tenido el placer de entrevistar a Lourdes Amayas, responsable de prensa de la Fundación Juegaterapia, para que nos cuente mejor cuáles son sus proyectos y cómo se les puede ayudar.

Be Sociable, Share!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.