Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Jardín Botánico: el pulmón de la Complutense

jardín botánico pulmón ucmEn el corazón de Ciudad Universitaria, en un enclave privilegiado, se encuentra el Real Jardín Botánico Alfonso XIII. El monarca que le da nombre dejó escrito que aquellos terrenos solo podrían ser utilizados para tales fines; sin embargo, tuvieron que pasar más de 70 años para que se cumplieran los botánicos designios del Borbón. De tal manera que fue en 2001 cuando se inauguró este centro de estudio botánico relegado hoy, muy desafortunadamente, a la calidad de parque.

En un principio su principal propósito se centró en la representación de las especies mediterráneas; empresa que, sin ser abandonada, ha ido aumentando sus ambiciones albergando otras muchas especies (unas 850 actualmente). Visitar periódicamente el jardín es como ver un niño crecer, al que cuesta reconocer de año en año. El Real Jardín Botánico está abierto al público; de hecho, constituye una zona de paso en plena Ciudad Universitaria, pero si los inexpertos en la materia queremos conocer más a fondo la flora y fauna allí existentes se organizan visitas guiadas para grupos.

Lorena García, técnico botánico, es actualmente encargada del Jardín. A continuación cuenta con todo detalle cómo se organizan visitas para grupos de cualquier edad y formación. Además se realiza el denominado Circuito de la Biodiversidad, en colaboración con el Museo de los Vertebrados y Etnobotánica (ambos de la Facultad de Biológicas), un circuito que permite matar tres pájaros de un tiro (no se malinterprete la expresión) y visitar los tres museos en el mismo día de forma guiada.

 

La Facultad de Biológicas, estratégicamente situada junto al Jardín, participa activamente en sus infraestructuras. Son varios los grupos de trabajo, formados por alumnos y profesores, que realizan distintas actividades. Un magnífico ejemplo lo conforman “The Lichen Cane Team”, equipo de investigación liderado por los catedráticos de Fisiología Vegetal Carlos Vicente Córdoba y María Estrella Legaz González. Sus canales de investigación confluyen en dos direcciones: por un lado, el estudio del liquen (acerca de la compatibilidad hongo-alga); y, por otra parte, el examen entre patógenos y su huésped (acerca de las reacciones de la planta frente al invasor).

Pero, sin duda, una de las actividades que más nos ha llamado la atención es la que llevan a cabo en el Jardín Botánico, donde construyeron un invernadero que ahora dedican a la siembra de caña de azúcar traída desde Cuba (téngase en cuenta la dificultad de esta práctica) y que según afirma Carlos Vicente crece mejor que en su entorno natural. Proyectos como este no tienen, actualmente, ninguna financiación y sobreviven por el enorme interés de los investigadores que contribuyen con sus propios ahorros y con algo incluso más importante: muchísima ilusión.

 

En suma, la falta de presupuesto del Rectorado impide que el mismo Jardín Botánico realice actividades de investigación propias. Por ello, hoy en día es, en realidad, un parque botánico que, además, sirve de escenario para otras actividades (conciertos, cine de verano, museo, etc). Es la ilusión y el trabajo de los investigadores lo que mantiene vivo este parque, un verdadero pulmón para la UCM.

 

Si quieres saber más sobre el Jardín Botánico de la UCM

Madrid Infantil

Madridmasd

Página Facebook del Jardín

Be Sociable, Share!

20 Comments

  1. ¡Es precioso y huele genial! jeje Perfecto para evadirte. Un detalle hacer eco de la investigación del azúcar de caña 😉

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.