Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

¿Hay que modificar la ley de armas?

Estamos en época de elecciones con todo lo que eso conlleva. Van y vienen, continuamente propuestas que se aplauden y otras con las que se lleva la gente las manos en la cabeza. Un partido especialista en entremezclar ambos tipos de objetivos, es Vox, capitaneado y dirigido por Santiago Abascal. Sus comentarios y opiniones acerca de la inmigración, violencia de género o el problema catalán, han revolucionado el panorama político, con propuestas que sin duda han dado y mucho de qué hablar. Uno de los puntos llamativos de su programa es su deseo de cambiar la Ley de armas en España. 

Todo este revuelo empezó hace un mes más o menos cuando el líder de Vox, declaraba que su deseo es que “Los españoles en pleno uso de sus facultades puedan disponer de un arma en su casa que puedan utilizar en situaciones de amenaza real”. Viene bien recordar que el propio Santiago Abascal tiene derecho a disponer de un arma, con un permiso B, en motivo de defensa propia al ser amenazado por ETA. Es un hecho que el político no duda en repetir cuando puede durante un mitin de su partido, utilizándose a él mismo como ejemplo para la reforma que quiere dar a la ley. Se trata de una medida al orden del día, ya que el recientemente elegido como presidente en Brasil, Bolsonaro, ha flexibilizado que los habitantes de este país dispongan de un arma para defenderse

Con todo esto en la mano, muchos se han mostrado de acuerdo, muchos se han escandalizado y otros tantos se han cuestionado el tema de las armas por primera vez. La pregunta que se viene de manera inmediata a la cabeza es ¿Realmente España es un país tan inseguro como para tener que disponer de un arma? ¿Dormiríamos más tranquilos con un arma a nuestra disposición para defendernos? Hemos salido a la calle a preguntar y este es el resultado

Una vez tomada en consideración la opinión de la gente, parece que las armas y cómo disponer de ellas queda muy lejos del ciudadano medio, pocos se plantean tenerla y es mucha la ignorancia que se tiene acerca de cómo se puede obtener una licencia. En líneas generales podemos decir que España es un país poco armado, a años luz de un referente en este tema como es Estados Unidos. Esta última potencia dispone de al rededor de 310 millones de armas en circulación (según un estudio llevado a cabo por el Servicio de Investigación del Gobierno). Mientras que muchos estadounidenses presumen de ser de los países más seguros, los números de muertes por disparo hablan en su contra. Recordemos casos más sonados como fue la matanza en Las Vegas, que llenó portadas y telediarios en todo el mundo. 

Regresando al punto que nos interesa, como decíamos España es un país donde la posesión de armas se reduce a militares, policías, Guardías Civiles, cazadores o deportistas. Las licencias de las mismas se obtienen siempre tras presentar una solicitud en un cuartel de la Guardia Civil. Primero de todo es conveniente diferenciar los tipos de licencias que se pueden tener a día de hoy en nuestro país:

  • Tipo B: Referente a armas cortas como pistolas y revólveres. Solo se le concede a aquellas personas que justifican que las necesitan. Como en el caso de Santiago Abascal, al ser amenazado por una entidad terrorista. Se debe declarar que lo necesita en defensa propia o de los suyos
  • Tipo C: Se dedica a las armas que se destinan a la vigilancia y seguridad. Es importante que se trate de un personal de seguridad cualificado y no así, de un auxiliar de seguridad. Al igual que el anterior tipo, se da permiso para tener armas cortas como pistolas o revólveres. 
  • Tipo D: Empezamos ya a hablar de caza, mayor en este caso. Esta licencia da derecho al que la disponga de tener hasta 5 armas de largo alcance y de ánima rayada. La primera de estas armas se podrá comprar una vez recibida la licencia, sin embargo, a partir de esta debe solicitar a parte un permiso de adquisición. Solo se puede obtener a partir de los 18 años de edad. 
  • Tipo E: Seguimos con la caza, para hablar de escopetas en este caso. De nuevo, solo pueden obtener esta licencia mayores de dad con permiso de residencia en España. Las unidades ascienden en este caso hasta las doce. 
  • Tipo F: En este caso son armas dedicadas al deporte, armas de fuego destinadas a campos y galerías de tiro. Son armas cuyas características, de peso y forma para obtener la máxima precisión. El proceso para su obtención es muy similar a los anteriores. 
  • Permiso especial de armas tipo AE para coleccionistas: Esta modalidad esta específicamente pensada, como su nombre indica, a aquellas personas aficionadas a la colección de armas y réplicas de armamento con carácter histórico. Como parece lógico, suelen ser armas de potencia reducida, la mayoría fuera de uso o que son imposible de recrgar con el tipo de munición que se emplea hoy en día. 
  • Tipo AEM para menores: Los menores de edad tienen también la posibilidad de disponer de un arma, siempre que se encuentren acompañados de su Tutor Legal. Este permiso se emplea para las personas que se encuentren entre los 14 y los 18 años y entremezcla los permisos D y E. Dependiendo de la edad del solicitante podrá llevar a cabo caza mayor o caza menor. 

Hablamos también con personas que bajo la legislación actual disponen o han dispuesto de un permiso de armas.