Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

El germen de la escritura

El germen de la escrituraEscribir es un arte. ¿Se nace con él o se aprende? Sería difícil responder a esta pregunta que tanto se han cuestionado los filósofos de todas las épocas en lo referente a cualquier arte. En todo caso la creación artística, del mismo modo que la recepción de una obra, implica la entrega de uno mismo, una entrega que desarrolla progresivamente las habilidades del individuo. Si te gusta escribir presta atención, a continuación explicaremos algunas formas de ampliar tus técnicas y habilidades con la pluma.

Los talleres de escritura están cada vez más extendidos en España. A mediados de los años 80 nacieron los primeros en Madrid, popularizándose en los 90 y la primera década del siglo XXI. Son una buena oportunidad para aprender cómo escribir de verdad. Obviamente no son condición «sine qua non» para ser escritor pero sí forman un espíritu literario crítico, enseñan las técnicas más novedosas y, lo que muchas veces es más importante, introducen en un ambiente literario que quizás aporte más que muchas enseñanzas.

La especialización de estos talleres se ha ido desarrollando para tratar de representar todas las profesiones relacionadas con la escritura y no solamente la figura del escritor, de modo que en algunos talleres te forman como corrector, crítico, traductor y hasta lector. Pero vamos a lo que nos interesa, la escritura. Son muchos los diferentes talleres que se imparten dependiendo de los gustos del consumidor. Por un lado, puedes elegir género: novela, cuento, poesía, dramaturgia, escritura autobiográfica, terapéutica y un largo etcétera de modalidades que incluso sorprende que sean susceptibles de orientación didáctica. También se imparten talleres teniendo en cuenta las tendencias literarias más dominantes o, también, modernas como es el caso de la escritura creativa. Para los amantes del séptimo arte también hay cursos de guión.

Si quieres empezar a escribir, pero no te atreves a elegir un género o modalidad concreta también existen talleres de iniciación a la escritura. Además no todos los cursos y talleres son presenciales, pudiendo desarrollar muchos de ellos por internet, en periodos y con duraciones muy variados. Es patente la relación, cada vez más acentuada, de la escritura artística con el periodismo y, siendo conscientes de ellos, muchos talleres imparten cursos de periodismo digital y cultural. Hablamos con Javier Sagarna, director de la Escuela de Escritores de Madrid, para que nos cuente cómo funcionan estos talleres.

Hay otras formas de desarrollar tu talento como escritor. Ni que decir tiene que la lectura de otros autores es vital para el crecimiento literario propio, pero además son muy interesantes las asociaciones o plataformas universitarias que se dedican por entero a la literatura. A este respecto, os vamos a mostrar una plataforma nacida recientemente en la facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid: se trata de Complutense Literaria, un grupo de alumnos que han decidido materializar su pasión por la literatura en un blog bajo el lema de «La voz de los sin voz». En este blog se recogen críticas, interpretaciones y reescrituras de textos célebres, además de recomendaciones. Es un espacio en el que el alumno responde al maestro, en el que el aprendiz escribe y lo muestra y en el que se anima a todo el mundo a escribir. Hablamos con los creadores de la plataforma para que nos expliquen, detalladamente, sus pretensiones y objetivos.

Por último nos gustaría daros unos cuantos consejos:

  • No tengas prisa por publicar ya que luego puede que te arrepientas de ello. El gran José Saramago, por ejemplo, publicó su primera gran novela cerca ya de los sesenta años.
  • Usa pseudónimo, muchos certámenes así te lo exigen y es aconsejable fijar un pseudónimo o publicar con tu nombre sólo cuando consigas un estilo propio o personal.
  • No pienses que no ganar un certamen significa que tu obra no sea buena, muchas veces el nivel es muy alto o, simplemente, los miembros del jurado estaban buscando algo diferente a lo que tú has presentado.
  • Lee a otros autores. El magnífico Borges decía que nunca se había leído a sí mismo, es decir, que una vez que escribía algo jamás volvía a leerlo argumentando que hay demasiados autores buenos como para prestarse tanta importancia.
  • Escribe mucho, todo lo que tu tiempo te permita. Si de verdad te gusta buscarás cualquier momento para enfrentarte al desafío del folio (o pantalla) en blanco.
  • La suerte también juega un importante papel en tu futuro como escritor. No son buenos tiempos para casi ninguna profesión, pero si no es la gloria lo que buscas y sí la autosatisfacción y el placer, con trabajo, podrás hacerte un hueco o, al menos, que se lean tus textos. Aprovecha la inmensa oportunidad que te dan las tecnologías e internet para mostrar tu obra.