Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Freelances: el desprecio de la calidad

La información es un derecho recogido en la Constitución, pese a que en los últimos años la fuerte crisis en el sector haga dudar de tal circunstancia. Ello ha provocado una precarización y una reducción de plantilla en todos los medios de comunicación que ha obligado a los periodistas a buscar soluciones desde el exterior.

Sin embargo la situación laboral no ha notado mejoría alguna, todo lo contrario y cada vez los profesionales de la información y comunicación reciben una recompensa menor por sus publicaciones e imágenes. La CNT, Conferencia Nacional de Trabajo, presentó el pasado mes de marzo un informe donde recoge todas las dificultades que enfrentan los freelance y la explotación a la que viven anclados (en la última semana de mayo han publicado una versión actualizada).

Autónomos según Luis Dávila

Autónomos según Luis Dávila

Este hecho se sostiene bajo tres pilares que conforman el resto de los cimientos: la concentración mediática, el descenso de los ingresos por publicidad y la caída de los lectores. Un suceso que afecta con un impacto mayor a los medios impresos, pero que también ha dañado a los corresponsales en el exterior de la radio o la televisión.

Cada vez se está sobreviviendo más a base de publicaciones procedentes de agencias de noticias. Ello daña la comunicación entre sede y periodista, que sólo aparece ante la necesidad de reportajes sobre un tema en la cúspide de actualidad e interés o cualquier diseño gráfico que dé un plus a la información del medio sobre el resto.

A la postre todo el coste de tiempo que conlleva un reportaje bien elaborado con entrevistas no se ve gratificado en el pago del medio por ello. El informe muestra algunos ejemplos y, entre ellos, destaca el de un fotógrafo de El País que recibió una cantidad inferior a 200 euros por un trabajo en el que sus gastos superaron esas cifras y en el que su vida estuvo en peligro constantemente. Esto no es lo peor. Más de un caso ha sido denunciado porque en ocasiones todo lo anterior recibe de recompensa la nada. No perciben una recompensa económica muchas veces, porque tras horas de trabajo los medios se quedan con lo enviado desde una agencia.

La CNT busca marcar unos límites y la creación de unas soluciones a un conflicto cada vez más extendido. Un problema donde el cuarto poder se ceba con el trabajo de profesionales. Así, una tarifa mínima es la primera piedra de un sendero extenso en contra de la precariedad laboral en el sector comunicativo.

No sólo ello, sino que una de las primeras luchas reside en el texto y en la foto. Los medios no distinguen la capacidad del efecto visual sobre el de la palabra y el pago se realiza sobre el total. El sindicato demanda que se pague por separado, puesto que una imagen tiene un valor por sí sola, debido a que en muchas ocasiones provoca un efecto mayor en el receptor.

Conversamos con Alberto Pérez, freelance y colaborador en distintos medios, que confirma la situación de precariedad que viven distintos profesionales y que también subraya que la faceta de autónomo puede ser una opción, sobre todo en los inicios.

Be Sociable, Share!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.