Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Fenómeno fans, una nueva cultura: de Tolstoi a One Direction

fansDesde nuestra infancia, los seres humanos sentimos la imperiosa necesidad de seguir a otro ser humano que tenemos como modelo. Comenzando por nuestros padres y siguiendo por profesores, amigos o familiares, prácticamente toda nuestra vida está marcada por alguna persona que nos influye y a la que admiramos. Por lo tanto, en cierto sentido podemos afirmar que todos somos o hemos sido fan de algo o alguien.

El término fan es una abreviatura de un término inglés, fanatic, que, a su vez, proviene de la palabra latina fanaticus (“frenético o inspirado por Dios”). Este término comenzó a utilizarse en Inglaterra durante el siglo XIX para referirse a todos aquellos seguidores del boxeo, aunque con los años adquirió otras connotaciones.

Esta claro que el fenómeno fan es uno de los temas de los que la sociología se ha encargado de realizar estudios. Respecto a ello, el profesor de Sociología de la UCM José Antonio Ruiz, nos habla del fenómeno fan desde un punto de vista sociológico.

En su artículo Una historia diferente del fenómeno de los admiradores, el periodista Juan Sardá afirma que los factores que pueden explicar el auge de los ídolos mediáticos son básicamente tres: la cultura de masas, la adolescencia y la feminidad. No obstante, el fenómeno fan puede afectar a personas de todas las edades y sexos, por lo que Sardá matiza que solo el primero de ellos es del todo cierto.

El origen de este fenómeno debemos situarlo en la década de los cincuenta con Elvis Presley. Durante ese período, las jóvenes admiradoras de Presley colgaban sus posters en su habitación e intentaban asistir a sus conciertos. Sin embargo, no podemos hablar de fans propiamente dicho hasta los años sesenta con el grupo británico The Beatles, capaz de hacer enloquecer a miles de fans empedernidas que durante horas hacían largas colas con el firme propósito de poder ver a sus ídolos. De hecho, no es casual que fuera en esta década en la que este fenómeno se masificó y consolidó, puesto que durante ella el mundo experimentó un cambio de mentalidad: la posguerra se da por finalizada, rebelión de la juventud, nuevos modelos familiares, auge del feminismo, etc.

En la década de los ochenta las discográficas comenzaron a explotar este comportamiento, obteniendo con él grandes sumas de dinero. Ya no se trataba de un hecho que afectaba a jóvenes adolescentes, sino a toda clase de personas. Películas del momento, como Star Trek, son tan solo ejemplos de su popularidad.

star trek2

Actualmente las redes sociales han vuelto a cambiar el concepto que se tenía de este tipo de fenómenos. Las redes sociales han acercado los ídolos a sus fans. El modo de expresar los sentimientos ha cambiado, pero el sentimiento en sí sigue siendo el mismo. El fan se identifica con la persona a la que admira o, incluso, con la comunidad a la que pertenece. Uno de los ejemplos actuales de club de fans es el compuesto por admiradoras y seguidoras de la cantante Katy Perry.

El fenómeno fan puede acarrear graves problemas para la conducta de sus integrantes. Un ejemplo claro sería la interacción parasocial o el culto al famoso, que puede derivar psicopatías y llevar al fan a cometer actos delictivos.

El psicólogo británico John Maltby analizó en 2003 a 700 personas comprendidas en una edad entre 16 y 60 años. Tras analizar sus sentimientos hacia sus celebridades, Maltby diferenció tres grupos: por un lado se encuentran los fans moderados que utilizan su admiración por alguien como un modo de entretenimiento; en segundo lugar están aquellos fans cuya adoración hacia sus ídolos conlleva sentimientos intensos y compulsivos que rozan la obsesión; por último se encuentran aquellas personas con rasgos antisociales y problemáticos que llegan incluso a imaginar que sus ídolos les pertenecen. El caso más famoso del último grupo es el de Mark David Chapman, asesino de John Lennon.

A pesar de ello, estos casos son solo excepciones.

Be Sociable, Share!

17 Comments

  1. Esta bien que te guste un tipo de musica, pero todo tiene sus limites

  2. Estoy de acuerdo con Israel: Todo fanatismo es problemático. Y creo, sinceramente, que estas nuevas modas juveniles pueden comenzar a erradicarse desde casa. Los padres deben ser una figura lógica y racional frente a estos temas

  3. Funcionamos en un sistema de mitificación, se no ha enseñado a admirar y contemplar pasivamente, y nada más…

  4. Cualquier tipo de fanatismo, repito CUALQUIER TIPO, es problemático. Los extremos no son buenos. Que mejor que disfrutar de una afición o hobby desde la tranquilidad que te da el saber que puedes vivir sin ello fácilmente…

  5. A mi personalmente me da vergüenza ajena la gente así de fanática, pero siempre que ni hagan daño a los demás me parece bien. Pero no suele ser así, ya que su obsesión hacia su estrella les lleva a cometer actos como insultar a las novias/os de los respectivos a través de las redes sociales.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.