Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Estudiantes del Plan Bolonia…¿Seguro?

Estudiantes del Plan Bolonia... ¿Seguro?

Los estudios de televisión en la Facultad de Ciencias de la Información

El Proceso de Bolonia culminó el pasado 2010 con su implantación en todas las universidades de España. El nombre del proceso tiene su origen en la Declaración de Bolonia, firmada el 19 de junio de 1999 por 29 países europeos, que tenía como objetivo propulsar la construcción de un Espacio Europeo de Educación Superior (EEES).

Los objetivos del Plan Bolonia son variados y se pueden ver expuestos en la mayoría de los documentos oficiales facilitados por el Ministerio de Educación a alumnos y profesores. La web del Ministerio cuenta con un apartado dedicado exclusivamente a Bolonia, en el que se informa y se resuelven dudas relacionadas con el Proceso. En todos estos archivos queda bien clara la misión principal del EEES, que se puede resumir en dos puntos concretos: facilitar la movilidad de estudiantes, profesores y personal de administración, así como el mantenimiento de un sistema de titulaciones comprensible, compatible y válido en todos los países miembros del espacio.

A pesar de que las dos principales aspiraciones de la Declaración de Bolonia se han cumplido en gran medida, todavía existen otras que no han tenido una correcta aplicación. A continuación se exponen algunos de los objetivos del Plan, cuya lectura produce risa entre los estudiantes de Grado por su inexistencia:

– Asegurar la calidad de las instituciones de educación superior y las titulaciones universitarias en Europa.

– La forma de estudio será más autónoma, reflexiva, multidisciplinar, cooperativa y práctica. El objetivo de este nuevo sistema de aprendizaje es formar profesionales críticos, creativos e independientes, con capacidad para resolver problemas y seguir aprendiendo  a lo largo de la vida. Fomentando la adquisición de unos hábitos de formación y trabajo continuos.

– Se reducen las horas de clases magistrales y se fomentan otros formatos más participativos como seminarios, grupos más reducidos, debates o exposiciones orales, así como el trabajo de estudio autónomo, responsabilidad de cada estudiante. Aunque el profesor seguirá teniendo una función de guía, se exigirá al estudiante que opine, resuelva, consulte y ponga en práctica lo que ha aprendido.

Centrándonos en la Universidad Complutense de Madrid y más específicamente en la Facultad de Ciencias de la Información, hemos querido recopilar la opinión de los implicados directos acerca de la verdadera aplicación del Plan Bolonia. Elena Real, vicedecana, considera que su implantación no implica una mayor carga práctica.

Por su parte, Pedro García-Alonso, profesor, estima que el Plan Bolonia sí que es beneficioso para las universidades. Aquí tenemos sus declaraciones.

Por último, Álvaro Cruz, alumno de 4º de Grado de Periodismo y miembro de la Asociación Pepe Carvalho, argumenta en contra del sistema universitario que se ha creado con el Plan Bolonia.

Be Sociable, Share!

43 Comments

  1. No hay sentir más claro sobre Bolonia que lo que quiere dar a entender el titular. Seguro…que no. Es un cachondeo el cumplimiento del plan en la Complutense y, en concreto, en nuestra facultad. Tampoco me quejo, pero es un cachondeo igualmente

  2. El plan bolonia sería bueno si se aplicase de la forma correcta. En esta facultad está claro que no todas las asignaturas se pueden aplicar a este plan y lo que es peor, que hay profesores que viven en la edad de piedra y no la aplican. Es un falso plan bolonia

  3. Estoy de acuerdo con Álvaro: compaginar los estudios y un trabajo es muy difícil. La carga de trabajos que te dan los profesores es difícil realizarla bien y con calidad. Parece que el Plan Bolonia cambia un poco las asignaturas y luego lo que hace es sumar trabajos en el tiempo libre del alumno. Esto no pasa porque el Plan Bolonia en sí sea malo, sino porque se aplica sin que la gente que está encargada sepa cómo cambiar las asignaturas y las clases, y porque se aplica sin fondos que se necesitan para tener clases más pequeñas y simular unas condiciones de trabajo reales.

  4. Al igual que mis compañeros, pienso que este plan tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Sin embargo, el problema está en que no se lleva a cabo como debe de ser. En mi caso, he estado en dos universidades y puedo decir que en la Universidad Complutense siguen haciendo las cosas como les parece sin seguir todo lo que rige en el Plan Bolonia. Confío en que la situación cambie y esto se arregle.

  5. Estoy a favor del Plan Bolonia ya que me parece un proyecto que puede tener muchas ventajas para los estudiantes. Pero son pocas las universidades las que lo llevan a cabo. En concreto en la facultad de ciencias de la información, son pocos los profesores los que practican este Plan. Los profesores no saben como asignar las practicas, hay gran cantidad de alumnos en las clases, por lo que es imposible llevar una organización. Además, nos exigen trabajos y prácticas, pero también exámenes. Estos primeros años del Plan Bolonia están siendo bastantes caóticos. Espero que con los años se vaya perfeccionando y que las próximas generaciones tengan más suerte.

  6. El plan Bolonia, como todos, tiene sus aspectos positivos y sus aspectos negativos. No pongo en duda que sea beneficioso para las universidades, sin embargo, la teoría en cuando a la aplicación de este plan dista bastante de la práctica. Al menos en esta universidad que parece no estar preparada.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.