Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Objetivo España: estudiantes chinos en la UCM

La República Popular China es el país más poblado del mundo y la primera potencia mundial por PIB. Siendo un país tan importante, hace que nos preguntemos por qué la gente joven se va a otros países a estudiar. Los motivos son muy variados y dependen de cada persona. Algunos aprovechan que tienen familiares en otros países como España o Francia para estudiar allí, otros buscan aprender nuevos idiomas o incluso, como dice la profesora Ana del Paso, subir de estatus.

Todos los estudiantes universitarios han tenido en clase algún compañero de diversas nacionalidades, la Universidad Complutense de Madrid cuenta con alumnos de 57 nacionalidades diferentes. Es importante diferenciar los alumnos de Erasmus que los que residen en España. Un estudiante de erasmus solo puede estar entre un cuatrimestre y dos viviendo en otro país, pero tiene que volver pasado ese tiempo. Por el contrario, un alumno puede optar por irse a vivir a otro país, y sacarse toda la carrera allí.

Muchas veces se habla de las duras condiciones a las que se enfrentan los alumnos chinos en su país y de cómo se relejan una vez que llegan a España. Desde pequeños tienen clases durante todo el día, desde las ocho de la mañana hasta las tres o cuatro de la tarde. Su jornada de estudio sigue al llegar a casa porque tienen tutores particulares. De esta forma mejoran y consiguen sacar mejores notas, y para conseguirlo ni siquiera pueden descansar los fines de semana. Al igual que en España, tienen un examen determinante para entrar en la universidad, llamado Gaokao. Este examen es el equivalente a la selectividad que se hace en España. Es tan importante que se custodia como si fuera un secreto de Estado, además copiar está penado por el Código Penal con hasta 7 años de prisión.

Si aprueban el examen y deciden estudiar fuera, tienen seis meses para aprender el idioma del país donde van a estudiar, como comentaba la profesora Ana del Paso, quien destaca el gran esfuerzo que realizan estos alumnos tanto económico como intelectual. También el Vicedecano de Estudiantes y Comunicación, Cristóbal Fernández, comentaba que en China la relación estudiante profesor es “más jerárquica y bastante más distante”. Esto es porque en China a los alumnos se les enseña a tener una actitud muy respetuosa con los profesores, ya que allí se dirigen a ellos mediante la palabra maestro y el apellido: “maestro Zhang”.

Tianle Dai, estudiante de periodismo, tenía claro que cuando se graduara de la escuela secundaria, se iría a estudiar a países europeos. La mayor dificultad que ha encontrado es los dueños no quieren alquilar los pisos a estudiantes. Y también cree que es muy difícil expresar sus ideas claramente, ya que el orden de hablar en español es diferente al chino. Dai prefiere vivir en China porque su familia y amigos están allí. Tiene mucha nostalgia por haber estado fuera tanto tiempo.

Zhenrong Qiu, decidió ir a España porque es más barato que otros países europeos. Además, como quiere especializarse en fútbol, le pareció el mejor destino por la gran afición del país a este deporte y poder seguir aquí cuando acabe la carrera. Contó que todos los estudiantes chinos tienen problemas de idioma, los chinos no pueden seguir bien las clases, a esto se le añade que es muy difícil comunicarse con maestros y compañeros de clase. La mayor diferencia entre China y España es que la cultura española es más abierta y la cultura china es más conservadora.

Yihan Mao, una alumna que estudia Periodismo en la Universidad Complutense, contó que la razón de venir a España para estudiar es el idioma. Es importante para ella conocer y aprender el idioma porque es la lengua más usada en el mundo, después de inglés y chino. Aunque no fue fácil, hoy en día, si puede dominar un tercer idioma. Yihan dice: “al principio era un poco difícil cuando querría expresar algo sin saber el idioma y también es una barrera de comunicación.” Yihan prefiere vivir en China en un futuro, porque en China tiene más recursos económicos y tiene más amigos. Sin embargo gracias a la experiencia de estudiar en España, podría hacer algo en futuro como comunicación internacional.

Xinyi Liu, hizo el intercambio en su cuarto año en la universidad, y ahora estudia el máster de Didáctica de Español en la Universidad Nebrija. En China, las cosas se están desarrollando muy rápido, aunque la vida es más conveniente, muchas cosas están en un modo inestable. Pero en España, la gente vive con un ritmo más tranquilo. “La gente siempre vive con su familia. Sin la familia, no existe la vida”, esta es la frase que dice Xinyi, los chinos tienen un concepto muy fuerte de la familia, la mayoría decide vivir con sus familia en el futuro. Además, la diferencia de tiempo es un obstáculo inevitable en la vida. Es muy difícil comunicar con los padres todos los días para los estudiantes chinos, sin embargo, tienen más capacidad de vivir de forma independiente.

Los estudiantes chinos son arrojados a nuestra cultura, sin ayuda, sin una red que le sostenga si es que se caen. Vienen como un medio para obtener reputación y conocimientos, pues cuando regresan a China, ascienden socialmente. Nuestra cultura dista mucho de la suya, pero lo que ha dejado en evidencia son las desigualdades a las que se enfrentan estos estudiantes, una de ellas es la cantidad de dinero que deben abonar por matricularse.

Por otra parte, la lengua supone uno de los grandes inconvenientes, pues es muy difícil intentar comprender la densidad de una materia de grado en un idioma que no se domina a la perfección. Para los profesores, sin embargo, les supone una incógnita el hecho de intentar entenderlos o evaluarlos. Todos llegaron a la conclusión de lo trabajadores e inteligentes que demuestran ser este tipo de alumnos, por lo tanto, ahora sí podemos preguntar: ¿Cómo se les puede evaluar de manera justa?