Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

¿Está en crisis el movimiento político estudiantil?

Desde siempre, los colectivos no institucionalizados o semi-institucionalizados han jugado un papel fundamental en la toma de decisiones de otros organismos. Su activismo y sus reivindicaciones han estado siempre en boca de quienes han recibido esas peticiones. De esta manera, estos colectivos han jugado desde sus primeras apariciones un papel fundamental en el desarrollo de la historia política.

El asociacionismo político es y ha sido un motor importante en el avance de los principales movimientos históricos modernos, tales como las primeras revoluciones obreras, la Primavera de 1848, o la misma Revolución Francesa. Aunque no eran reconocidas como asociaciones políticas, se pueden considerar estas primeras reuniones como activismo político.

Sin embargo, no sólo el asociacionismo político obrero era importante. Numerosos colectivos estudiantiles también han ido surgiendo a medida que iban conformándose unas ideas que se perseguían gracias al activismo de estas asociaciones. El asociacionismo político de tipo estudiantil en España se gestó y nació, sobre todo, en las universidades. Es en este ámbito donde se han formado los principales movimientos insurrectos de las sociedades democráticas. La universidad es la madre del asociacionismo político estudiantil.

El grupo mayoritario de asociaciones entre el colectivo estudiantil es, posiblemente, el de tipo político. El asociacionismo político fue uno de los principales quebraderos de cabeza de la dictadura franquista, que veía cómo el colectivo universitario español se levantaba por un nuevo país. Estas asociaciones contrarias al franquismo eran de corte izquierdista y comunista. Su actividad fue recurrente en prácticamente todas las facultades de todas las universidades españolas.

Aquellas asociaciones dejaron un legado que todavía hoy persiste en la memoria de quienes hoy las componen. Las hijas de las primeras asociaciones antifranquistas tienen en la Universidad Complutense su principal núcleo.

Algunas de estas son la Asociación Universitaria de Izquierdas y la Asociación Universitaria de Jóvenes Marxistas, ambas sitas en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología; o el Frente de Estudiantes Sindicalistas, de la Facultad de Derecho.

Hemos podido contactar con Carlos Palmero, un miembro de la AU Jorge Dimitrov, otra de las asociaciones de izquierdas de la Facultad de Derecho. Esta asociación se define como feminista, antifascistas y anticapitalista.

Aunque en estos momentos se encuentra inactiva, la Asociación Jorge Dimitrov sigue siendo recordada como una de las agrupaciones de izquierdas más reivindicativas de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense. Carlos Palmero, uno de sus integrantes, la define como “un espacio con una amplia variedad de gente de izquierdas”, surgida para contraponerse a las asociaciones de ideología conservadora y liberal que había en la propia Facultad.

Para Palmero, el asociacionismo estudiantil se encuentra en una fase de declive, principalmente por la falta de interés del alumnado. “Se tiende más a llegar a la universidad, dar tus clases e irte que a crear lazos entre los propios estudiantes”, explica. No obstante, el estudiante defiende la utilidad del asociacionismo en la universidad, al que atribuye ventajas como el desarrollo personal y colectivo del alumnado.

De sus años de asociacionismo, Carlos Palmero recuerda la falta de ayuda por parte de la Universidad –no les cedieron un local hasta el último año de actividad de la asociación- y la rivalidad con las asociaciones de distinto signo político que hay en la Facultad de Derecho, a las que intentaban boicotear de la misma forma que lo hacían ellas –robo de carteles, etc.-.

jd1

En una posición algo más moderada se encuentra UEP-ei, una asociación de estudiantes de izquierdas de la misma facultad. Para lograr su objetivo que es, explícitamente cambiar el mundo, “creamos dentro de la propia universidad, que es el lugar idóneo, espacios de reflexión y análisis crítico mediante eventos como pueden ser conferencias o asambleas”.

Como buenos estudiantes de izquierdas, están totalmente en contra de todas las medidas que está tomando en los últimos años el Gobierno de turno, por lo que “otro de nuestros objetivos primordiales es logar una educación pública y de calidad, no se puede consentir que la ciudadanía pague por los efectos de una crisis que no ha provocado”.

Su relación con el decanato no es ni mucho menos perfecta puesto que, para empezar, su local dentro de la Facultad se encuentra alejado del pasillo en el que tienen su lugar las demás asociaciones. Esta situación es fruto de una pelea que hubo hace ya casi ocho años. “El antiguo decanato amparó a los ultras que nos agredieron” es la declaración de uno de los antiguos integrantes de la asociación, pero no se quedó la cosa ahí, “Después del ataque, cursamos una solicitud para que se ilegalizaran las asociaciones que amparaban a nuestros agresores, pero no pasó nada…”.

au1

Es cierto que a día de hoy, estas confrontaciones ya no son habituales y se vive en un clima de paz y, dentro de lo que permiten ideales tan dispares dentro de un mismo edificio, bastante tranquilidad.

Como respuesta a por qué es necesario el asociacionismo estudiantil, lo tienen muy claro, “no queremos que nuestra visión crítica de las cosas se quede en meras charlas de café”. Están totalmente convencidos de que “la participación es la única forma de cambiar las cosas”. Tampoco creen que este tipo de agrupaciones esté en declive a pesar de que en las facultades no hay toda la conciencia política que debería.

En cuanto a las presiones que pueden sufrir debido a sus diferentes actividades, ni están preocupados, ni les afecta ni les prestan mayor atención “rara vez recibimos presiones bien internas, bien externas, pero cuando sucede, no perdemos ni un segundo en hacerles caso”.

En el bando opuesto encontramos al Foro Universitario Francisco de Vitoria, o simplemente conocido como Foro. Una asociación político cultural de la facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid. Esta asociación cuenta con un marcado carácter tradicionalista, lo que le ha valido como objeto de las iras de otras asociaciones de la misma facultad e ideología contraria.

fv1

Con más de diez años de veteranía, Foro sigue reclamando su espacio en una de las facultades con mayor actividad política de nuestro país y reivindicando la figura del movimiento estudiantil en lo que consideran una perspectiva de claro declive fruto de la ‘‘pasividad e inmovilidad de la juventud’’.

No obstante, Foro cuenta en su haber con varios casos violentos en los que incluso han llegado a las manos con otras asociaciones de la misma facultad como consecuencia de las reivindicaciones de ambos bandos llegando incluso a los diarios de tirada nacional.

‘‘Nosotros no vamos a parar porque ellos quieran. (…) Creemos firmemente en nuestros principios y tratamos de trasladarlos al ámbito universitario por muchas trabas que nos pongan tanto el decanato como el resto de colectivos estudiantiles’’.

Uno de los hechos recientes que más repercusión tuvo, tal y como trata de recordar el representante de Foro, fue el monumental escándalo que se formó a la entrada de la facultad de Derecho con la llegada de Ignacio Arsuaga – presidente de HazteOir –  Rocío Monasterio – presidenta de Vox Madrid – a una mesa redonda convocada por Foro y en la cual tuvo que intervenir la policía para evitar que las confrontaciones llegaran a más.

 

Be Sociable, Share!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.