Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

El espectador español: la película

cine españolEh tú, sí, el que está viendo una película en el sofá de su casa; el que se ha descargado la última película de Tarantino de seriesly. ¿No te gustaría pasarte por el cine? Sabemos que casi no quedan salas al lado de tu casa, que tendrás que desplazarte a un multicine en algún centro comercial o ciudad grande.

No nos atrevemos a preguntarte si verás cine español, no sea que te vengan a la mente las palabras de Montoro. Nuestro Ministro de Hacienda decía el pasado 8 de octubre de 2013 que “los problemas del cine español no tienen que ver solo con las subvenciones también con la calidad” Luego tú hacías más de una hora de cola para conseguir entrada en la Fiesta del Cine. Igual Montoro vio esas colas, que en los Cines Princesa de Madrid daban la vuelta a la plaza, porque en noviembre entonaba el mea culpa, aunque se negaba a reducir el llamado IVA cultural. Pido perdón. Yo no quise descalificar la calidad, me refería a que cuanta más calidad es mejor, e iríamos todos al cine”.

En 2012 se perdieron 1,4 millones de espectadores en España respecto al año anterior. Pero todo no es culpa tuya. Los problemas del cine español son cuasi-históricos. Después de la II Guerra Mundial, al igual que el resto de países europeos, España dio ayudas públicas al cine propio para conseguir presencia en las salas ante el monopolio del cine americano y su inversión gigantesca. Desde el año 1939 tiene financiación pública y esto ha hecho que no se cree una industria del cine en España sostenible por sí misma. Así que cuando la financiación pública estatal al Fondo de Protección de la Cinematografía se reduce en más de un 55% en los últimos tres años el mundo del audiovisual español se lleva las manos a la cabeza.

Las grandes películas españolas están financiadas por cadenas de televisión y las pequeñas sobreviven a base de presentarlas a festivales internacionales. Luego están los aún imberbes modelos de crowdfunding y brandfunding que sacan adelante pequeños proyectos. Grandes cintas como “Lo Imposible”, “Torrente”, “Los Otros” e incluso “Agora” nos dieron esperanzas de que era posible hacer proyectos de calidad viables económicamente.

Nos gustaría que la industria del cine pensara en ti. Por supuesto tú tendrás que poner de tu parte, y pagar por un producto que tiene grandes costes de producción, pero es necesario que ellos piensen como recuperarte a ti. Y puede que la manera de reconquistarte sea demostrando la verdadera calidad que tiene el cine español. Grandes películas como “Los santos inocentes” o “Celda 211” han tenido que competir con el dicho de que el cine español es malo.

Y es que nuestros directores han visto como sus películas tenían peor acogida que otras, de dudosa calidad, venidas desde Hollywood. De la creencia de que las películas españolas no son de calidad y de otros temas acerca de la actualidad de nuestro cine nos da su opinión el catedrático en Imagen y Sonido y profesor de Historia del Cine Español de la UCM, Emilio García Fernández.

Be Sociable, Share!

36 Comments

  1. Muy interesantes las palabras del profesor de Historia del Cine Español, dado que para valorar las películas de nuestro país primero tenemos que verlas y olvidar los prejuicios. Pero para ello, el precio de las entradas debería ser más barato, como en la Fiesta del cine o un poco más.
    Por otro lado, necesitamos que nuestros políticos se conviertan en embajadores de nuestro producto y no que lo minusvaloren. Además, que aporten ayudas a este sector, como es la reducción del IVA, de lo que tanto se habla y luego no se hace nada.
    ¡Enhorabuena por el reportaje!

  2. El problema puede
    estar en que se considere la película ‘Torrente’ como un “proyecto de calidad”
    y que grandes producciones como ‘Pájaros de papel’ con una banda sonora exquisita
    y liderada por el gran Lluís Homar pasen más que desapercibidas. por la
    taquilla española.

  3. Suscribo la opinión de Mario Cortijo, y añado otra razón por la cual el cine parece haber caído en cierta crisis, las ganancias y el mal hacer de ciertas distribuidoras. Mas penoso aún es que un ministro desarrolle una ofensiva contra el cine nacional, algo que no ocurre en otros paises, donde el cine y la cultura en general estan mucho mejor valorados, promovidos y financiados por las instituciones públicas .

    El cine no tiene ideología, los actores y las actrices sí, esto es evidente; tal vez también lo sea que la calidad de una película no viene determinada por el motivo ideológico de la misma o por la ideología de productores, realizadores, actores, etc.

    Algo claro es que la cultura y la industria audiovisual nacional no se podrá desarrollar y mucho menos triunfar encareciendo las entradas y, en definitiva, reduciendo beneficios entre los creadores.

  4. ¡Enhorabuena por el reportaje! Está muy bien enfocado y redactado. Y es un buen tema del que hablar, ya que, a mi personalmente me interesa bastante. Creo que si bajasen el precio de las entradas se movería más la industria del cine y se podrían hacer películas mejores en España. Aunque, también es cierto que no me parecen malas las películas de nuestro país, algunas sí como en todas partes. Y, si nosotros no las defendemos, ¿quién lo va a hacer?

  5. La falta de afluencia a los cines se debe, principalmente, al precio de las entradas. Últimamente, acudir a las salas para ver una película se ha convertido en una actividad que muchos jóvenes y adultos no están dispuestos a realizar por el coste de la entrada. De todas formas, algunos eventos donde se han ofrecido grandes descuentos han demostrado que la gente no da la espalda al cine siempre que el precio se mantenga en un rango medianamente asequible en relación a la renta y el interés de cada persona.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.