Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

El gran negocio de los ‘Influencers’: un nuevo estilo de publicidad

El marketing 2.0 del Siglo XXI a través del ‘fenómeno influencer’

Hoy en día todo el mundo ha escuchado hablar sobre el término influencers o del fenómeno influencer’; lo que en un principio no dejaba de ser un americanismo más para designar a aquellos sujetos que se hacían famosos a través de las redes sociales, ahora se ha convertido en un nuevo vocablo integrado en el vocabulario español que hace referencia a un nuevo, y poderoso, agente social. 

Lejos de seguir viéndose como un hobbie, el ser influencer ya es considerado una profesión en sí misma, y no son pocos los individuos que se ganan la vida trabajando de ello. De hecho, algunos influencers han llegado a informar a sus seguidores lo que ganan a lo largo de un mes, y para sorpresa de muchos y decepción de otros: se trata de cifras nada despreciables

«Algunos influencers han llegado a informar a sus seguidores lo que ganan a lo largo de un mes»

Sin embargo, y dada su reciente aparición, aún hay ciertas cuestiones relacionadas con este fenómeno que no se tienen del todo claras: ¿es el ser influencer una profesión como tal?, ¿a qué se dedican estas personas exactamente?, ¿se necesita formación para ejercer de ello?

Esta última cuestión es una de las que más debatidas tras el surgimiento de estos nuevos actores y ante la transformación de su función dentro de la sociedad. En un principio, la figura del influencer se basaba, prácticamente, en enseñar un estilo de vida a través de las redes sociales, fuera cual fuese la plataforma elegida: Instagram, Twitter, Youtube, TikTok, entre algunas otras. 

La influencer Dulceida Las influencers Marta y Teresa

En la actualidad, este estilo de vida al que cada vez se unen más personas, ya no solo se muestra, con fotos, vídeos o directos a través de las diferentes aplicaciones, sino que ha llegado a venderse y promocionarse. Gracias a las colaboraciones con marcas, instagramers y youtubers de cualquier ámbito, se convierten en escaparates de las empresas con las que establecen contratos, transformándose en nuevos anunciantes. Es justamente este papel el que ha dado pie a que esta actividad pueda transformarse en un negocio, un trabajo, y no se quede en un simple hobbie. 

La formación de los influencers

Así pues, ¿cuentan todos los influencers con la formación y los conocimientos necesarios para vender los productos que promocionan a través de sus cuentas? Por desgracia la respuesta muchas veces es ‘no’. Hay muchos influencers con criterio a la hora de dar visibilidad a ciertos productos, pero para ello tienen que ser conocedores de lo que intentan ofrecer a sus seguidores, haberlo probado, saber sus ingredientes o materiales, etc. Pero la excepción confirma la regla o lo que es lo mismo, ‘la excepción pone a prueba la regla’. 

 En este sentido, con la expansión llegaron las sospechas de fraude,  entre varios de los motivos fundamentales por la publicidad engañosa y la compra de seguidores, a consecuencia de ello, aparecieron las herramientas de análisis: la oportunidad perfecta para entrar a fondo en este mundo y descubrir cuántos influencers son capaces de pasar la prueba del algodón en sus cuentas de Instagram.

El fenómeno influencer debe seguirse de cerca para comprender el verdadero magnetismo de estas personas para con sus seguidores y cómo a través de una pantalla logran conquistar a los sujetos que les ven. Ya no solo para conseguir visitas o suscriptores, sino para ganar dinero a través de la venta de productos gracias a la publicidad directa o indirecta que hacen a través de una plataforma ‘online’ o lo que ellos llaman sus medios de trabajo. 

El dinero que alcanza un vídeo de Youtube

Un video de Youtube muy seguido puede generar más de 6 mil euros, y un usuario con muchos seguidores en las redes sociales, puede, con su influencia mover mucho dinero para las pequeñas y grandes marcas. 

Pero es obvio que ahora los usuarios más influyentes de la sociedad son este tipo de personas que se han convertido en verdaderos vehículos en la venta de cualquier producto, y las redes sociales verdaderas autovías de comunicación de marcas. 

«Las redes sociales son una manera fácil y barata de llegar a miles de consumidores en un instante»

Un 93% de los internautas españoles tiene al menos una cuenta activa en redes sociales. Twitter o Instagram, la aplicación basada en compartir fotos a todas horas, son una manera fácil y barata de llegar a miles de consumidores en un instante. 

Las marcas han empezado a mirar a estos usuarios con ojos comerciales y los utilizan como escaparates publicitarios de sus productos, aquí comienza el gran negocio de los influencers.

A sus 23 años, Silvia Muñoz cuenta con 568.000 mil suscriptores en YouTube (canal Silvia Muñoz de Morales) y 330.000 seguidores en Instagram (@silvia_mmb). Todo un fenómeno de masas que ha conseguido revolucionar ambas redes sociales a través de la promoción de un estilo de vida y una rutina

La joven estudiante de Periodismo cuenta en ambos perfiles con una gran actividad y dedicación que ella misma define como “su método de vida”. Y si bien empezó como un hobbie, ahora se encarga de la promoción de grandes marcas como: Fendi, Amazon Prime o L’oréal Paris.

A través de diversas cuestiones a estudiantes de Periodismo de la Facultad de Ciencias de la Información, se pretende dar una visión del consumidor tipo más cercano al surgimiento de este ‘fenómeno influencer’.

Porcentaje de internautas que usa y no usa las redes sociales

Por último, Roxana Popelka Sosa Sánchez, profesora del departamento de Sociología Aplicada de la Facultad de Ciencias de la Información, nos proporcionará la visión más técnica acerca del estudio analizado sobre este nuevo surgimiento en redes sociales, y su valoración personal sobre el surgimiento de un nuevo tipo de empleo a través de la promoción de marcas que se está dando a raíz del gran negocio del influencer.