Los usuarios de Cercanías se quejan de ADIF y Renfe sobre estado de la red ferroviaria

La invención de la compleja red ferroviaria empleada por los cercanías, tuvo como objetivo principal mejorar la vida de los ciudadanos. Para ello establecieron toda serie de conexiones que ahorrasen la demora en sus desplazamientos. La premisa inicial parecía de lo más favorable. Sin embargo, el descontento de los usuarios no ha hecho más que aumentar, en su mayoría, debido a retrasos, y múltiples fallos técnicos. Todo ello ha sido demostrado de primera mano de aquellas personas que utilizan este tipo de transporte frecuentemente para desplazarse a sus respectivos destinos, exponiendo el estado actual de Cercanías Madrid.

Se ha vuelto de lo más habitual para los ciudadanos el hecho de tener que tomar asiento en el andén, en medio de una gran multitud, debido a retrasos de última hora. Este tipo de demoras se suelen generar mucho en las estaciones de Chamartín  y Atocha puesto que convergen una cantidad enorme de vías y una simple equivocación en los cambios de sentido puede afectar gravemente al funcionamiento esperado. Según El País, el último suceso tuvo lugar en Atocha en la madrugada del 7 de Marzo, en la que se estaban llevando a cabo unas obras con las que aumentar el servicio del AVE. Esto, acabó por perjudicar durante 11 horas en las que todos los trenes, de líneas como la C1, C3, C4a, C4b y C5, han suspendido su servicio por falta de señalización.

Los usuarios no son los únicos protagonistas. ADIF también entra en acción sobre el rendimiento de Cercanías

Por otra parte, los usuarios no son los únicos en mostrar su descontento por el estado actual de Cercanías Madrid. Desde el mismo CCOO se convocó una huelga, propuesta para el 7 de febrero, que implicaba directamente a Renfe y ADIF. En esta se exigía eliminar las categorías de ingreso en Renfe y la implementación de la jornada de 35 horas semanales en ADIF, según lo que ha indicado el periódico El Economista. 

Tras conocer todas estas opiniones, contactamos con una trabajadora de ADIF (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias), concretamente con una responsable de circulación, llamada Laura Bou. Ella también nos confirmó ese motivo de las huelgas. ¿Pero cómo funciona esta administración? La página oficial de ADIF indica que tiene su papel principal como dinamizador del sector ferroviario. Hace del ferrocarril el medio de transporte por excelencia y facilitando el acceso a la infraestructura en condiciones de igualdad”.

Es además, el encargado de todas las operaciones necesarias para el tránsito de los vagones en un Control de Tráfico Centralizado. Tienen un Puesto de Mando, y todos los recursos de los que se precisen en los apeaderos. Es una organización dónde los trabajadores tienen mucha responsabilidad sobre sus espaldas, de ahí que haya huelgas de sus trabajadores demandando un mayor salario. Tal y como comentó Laura Bou, responsable de circulación es como un controlador aéreo pero con trenes, y consideran que no están igualmente valorados.

La función de ADIF

ADIF es la encargada de hacer llegar los trenes la hora determinada, pero es un medio de transporte que está totalmente afectado por muchas circunstancias. La red de Cercanías, como todas las de RENFE, a pesar de hacer un mantenimiento cada dos semanas, están al aire libre y están expuestas a todo tipo de fenómenos. Además el estado propio de los trenes en cuestión no ayuda. Para mejorar el estado actual de Cercanías Madrid, ADIF se demanda un cambio inmediato de los trenes, debido a su antigüedad. «Si hace calor, se para el tren; cuando hace frío también, y cuando llueve, el agua se cuela” dice Laura Bou. Este es el principal cambio para mejorar el rendimiento de Cercanía, pero también desde ADIF entienden la queja del usuario. Consideran que hay que hacer lo mejor para que el usuario disfrute del uso de Cercanías. Por lo que una buena solución sería no engañarle con las horas de llegada de los vagones. Si hay que tirar por lo alto, creen que es mejor eso que tirar por lo bajo y que luego tarde en llegar. Lo peor para el usuario es llegar ahí y perder el tiempo.

La posición de RENFE sobre Cercanías

Para conocer el estado actual de Cercanías Madrid, también hemos tenido la oportunidad de poder saber la versión de Renfe, a través de Eduardo Fernández, maquinista de Renfe en la sede de Chamartín. Él considera que los dos principales problemas de la red de Cercanías se corresponden con la falta de personal y la obsolescencia de la maquinaria.

La falta de personal debido por bajas de paternidad, o por días festivos, hacen que en momentos puntuales se deban cambiar los gráficos de los trenes y se presten menos servicios. Esto, sumado a las obras producidas entre Atocha y Nuevos Ministerios entre febrero y diciembre del 2023, han provocado un descontento mayor en los usuarios.

Desde Renfe entienden las quejas de los usuarios porque son los primeros que quieren que todo siga su curso con normalidad. Cuando eso no pasa, como ahora mismo ocurre en Chamartín por obras teniendo 6 vías de 10 disponibles, comprenden que los usuarios presenten sus quejas.

Sin embargo, opina también que la gente no empatiza con los trabajadores y a la mínima que hay un problema o una demora, piensan que la responsabilidad reside siempre en los maquinistas.

La maquinaria es el principal problema y se debe mejorar

De manera general, para los usuarios, Cercanías tiene más problemas que ventajas. Creen que esta red les hace perder mucho el tiempo. También que los viajes realizados con este transporte nunca tengan una hora de comienzo y de final aproximado. El principal de los problemas es la maquinaria. Así lo manifiestan desde ADIF y Renfe. La primera organización se encarga de la circulacion y mantenimiento de las infraestructuras; y la segunda de conducirlos y llevarlos a su estación. Trabajar con una maquinaria y materiales tan antiguos, y que sufre problemas en cualquier condición, es muy complicado. Demandan cambios, pero también piden un poco de empatía por parte de los usuarios. Los afectados en el día a día son los usuarios, los primeros que quieren que todo funcione correctamente son tanto ADIF como Renfe.