Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

El deporte universitario y su capacidad integradora

Deportes universitarios y la socialización

La universidad como nexo de unión de disciplinas deportivas

La entrada en la universidad supone el comienzo de una nueva vida para miles de estudiantes. Cuando no conoces aún a nadie formar parte de los clubes deportivos de las facultades es una muy buena oportunidad de socializar a la vez que practicar deporte. El objetivo es contribuir a potenciar las cualidades innatas de cada uno y fomentar la convivencia en grupo. Es una etapa clave en nuestro crecimiento como personas en distintos ámbitos. Uno de los más importantes es, sin duda, el ámbito social, pues se trata de un período en el que salimos de nuestro círculo y nos topamos con gente nueva, gestamos nuevas amistades, desarrollamos nuevas estrategias a la hora de relacionarnos y cambiamos nuestra manera de socializar. Una de las mejores vías para integrarnos en este entorno es inscribirnos en alguno de los clubes deportivos disponibles ya sea en nuestra facultad o en otra.

Podemos entender que socializar es el proceso por el que una persona adquiere competencias, actitudes, valores y comportamientos para sentirse completamente integrado en la sociedad de la que forma parte. Y esto es lo que hace el deporte en un ámbito como es el universitario. Más allá de los beneficios médicos que pueda tener permite a los estudiantes formar parte de la vida universitaria al 100%.

Las Universidades españolas tienen un amplio programa deportivo que permite que cientos de estudiantes se apunten y participen en torneos apoyando así la comunicación y amistad entre ellos. Uno de estos casos es el de la Universidad Complutense de Madrid, la Universidad Europea de Madrid o la Universidad de Navarra. Todas ellas cuentan con espacios habilitados para practicar deporte y ayudas para deportistas de élite que estén estudiando.

Practicar deporte en la universidad no solo otorga beneficios físicos, sino que favorece el aprendizaje de los papeles del individuo y de las reglas de la sociedad, refuerza la autoestima, el sentimiento de identidad y la solidaridad y sirve como medio para adquirir ciertas destrezas sociales. Es una actividad de socialización y convivencia que permite destacarnos y reforzar nuestras habilidades personales y grupales.

Hemos hablado con Alejandro, Brian y Lua, alumnos que han descubierto en el deporte una pasión y una forma de socializar y nuevas amistades. Nos cuentan su experiencia con el deporte universitario.

Muchos de estos estudiantes practican deporte porque es una manera de conocer a gente diferente, entablar nuevas amistades y sobre todo sentirse dentro de un equipo en el que cuentan contigo.

Motivos para practicar deporte

Motivos para practicar deporte. Imagen propia

 

 

 

 

 

 

Uno de los grandes mitos en cuanto al deporte universitario es que los chicos son los que dominan este ámbito, pero por los datos recogidos podemos observar que son las mujeres quienes más lo practican.

Qué porcentaje de hombres y de mujeres practican deporte

Hombres y mujeres que practican deporte. Imagen propia

Los deportes en grupo son los que más fomentan la interacción y los que más favorecen el desarrollo social. En este contexto son varios los beneficios que podemos destacar:

  • Practicar deporte en grupo transmite buenos valores: solidaridad, respeto, convivencia y generosidad son algunos de los valores morales que obtenemos de la actividad deportiva en grupo.
  • Ayuda a entender la importancia de esforzarse: la práctica regular de un deporte en equipo ayuda a moldear el carácter y a entender la importancia del esfuerzo grupal y colectivo para alcanzar metas, ya que además de los valores que transmite, los deportistas deben trabajar actitudes como la disciplina y la constancia.
  • Ayuda a respetar las normas: los deportistas deben adecuarse a las normas del grupo porque si no estarían perjudicando el desarrollo de todo el resto del equipo.
  • Promueve la honestidad: la honestidad es una de las características imprescindibles en la vida cotidiana, y también es una de las claves en el deporte para lograr una sana competencia, juego limpio o “fair play”.
  • Incentiva las capacidades de liderazgo: en general, los deportes en grupo necesitan de un líder o “capitán” que guíe al resto; ya que si bien la victoria o derrota se construye por la actitud de cada uno y por la actitud grupal, todos los grupos humanos necesitan de un líder para el buen funcionamiento.

Ayuda a adquirir tolerancia a la frustración y humildad: al igual que en la vida, en las competencias deportivas a veces se gana y otras veces se pierde. Entender que esto es parte de la vida prepara a las personas para ser más tolerantes a la frustración, por ejemplo, cuando no logran la victoria a pesar de haber dado el máximo esfuerzo. Del mismo modo, a través del deporte también se aprenden lecciones de humildad, ya que cuando se gana no se debe ostentar poder ni superioridad ante el rival.

La mujeres también juegan al fútbol

Jugadoras de fútbol se disputan un balón

Además de ser un excelente método de socialización numerosos estudios han concluido que la práctica de ejercicio físico mejora el rendimiento académico, ya sea en estudiantes universitarios, adolescentes o niños. John Ratey ,profesor de la escuela de Medicina en Harvard señala: “realizar ejercicio físico regularmente es bueno para mejorar la percepción que tenemos de nosotros mismos, nuestro estado de ánimo, la memoria o el aprendizaje”.

Estudios sobre el deporte y la socialización demuestran en sus resultados que la práctica de manera habitual de actividades físicas mejoran el bienestar físico, psicológico y social de los jóvenes.

En ocasiones es cierto que se puede dar la otra cara de la moneda y tomarse demasiado en serio el juego y la competitividad pueden llevar a conflicto entre equipos rivales o, incluso, entre integrantes de un mismo equipo. Pero no debería ser lo habitual puesto que el deporte debe promover todo lo contrario, y llegar a estas situaciones es signo de que no se está usando de manera correcta el deporte como herramienta de socialización. El deporte en la universidad también puede ayudar en la integración y socialización de las personas con discapacidad, pues éste tiene beneficios tanto físicos como psicológicos, tal y como podemos leer en un artículo de 2010 de Javier Cuevas, presidente de la Federación de Deporte Adaptado de Bizkaia. Así, también puede contribuir en la construcción de las relaciones de género, terreno cada vez más indispensable dentro de los grupos sociales jóvenes, especialmente en la universidad.