Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Práctica o teoría, el eterno debate del TFG

El Trabajo de Fin de Grado, también llamado TFG, es un trabajo que se exige hacer a los alumnos para poder graduarse en un grado universitario y generalmente se suele hacer en el último año del grado. Este trabajo se empieza a hacer desde la implantación del Proyecto de Bolonia, ya que es una condición para poder adquirir el título universitario.

Es un trabajo cuestionado por los propios alumnos que lo han realizado, ya que no creen que sea necesaria su realización. En el caso de los alumnos de periodismo, critican su utilidad en su carrera porque constantemente hacen trabajos, como es el caso de Saúl Trevejo. En carreras prácticas se suele criticar más su utilidad porque los alumnos prefieren trabajar antes que hacer más trabajos.

¿En qué consiste este trabajo? Es un trabajo que se puede hacer de forma individual o en grupo y consiste en investigar un determinado tema. A pesar de ser un trabajo autónomo, hay un tutor que guía al alumno durante el proceso de elaboración del proyecto. Además, una vez terminado se expone delante de un tribunal que suele estar compuesto por el tutor y otro profesor. El tribunal evalúa tanto el trabajo como la exposición realizada y lo califican.

El objetivo principal es que el estudiante muestre las competencias que ha adquirido a lo largo de la carrera. Se suele hacer en el segundo cuatrimestre del último año de carrera, por lo que suele tener una duración de cuatro meses, aunque hay casos especiales que se pueden hacer antes o después.

En el caso de la Facultad de Ciencias de la Información en la Universidad Complutense de Madrid, el alumno elige una línea temática. Cada grado que oferta la facultad tiene un determinado número de líneas temáticas, en el caso de periodismo, donde hay 26 líneas disponibles. Se da un plazo de 18 días para seleccionar por orden de preferencia las líneas y posteriormente se empiezan a asignar en función de plazas ofertadas por línea y la nota media del estudiante. Una vez se hayan asignado las líneas, los tutores asignados se pondrán en contacto con los alumnos para empezar el trabajo. El coordinador de TFG, Ángel Luis Rubio, se encarga de ir informando a los alumnos en todo momento a través de correos electrónicos.

En ocasiones, los alumnos se quedan fuera de las líneas temáticas, razón por la que la facultad les asignan las que líneas que todavía estén libres. Por ley a todo alumno matriculado le corresponde un tutor, por lo que es obligación de la Universidad asignárselo. Los alumnos más afortunados, que tienen un 8 de media, pueden elegir  directamente al tutor que desean y si el profesor acepta tutorizarle, se lo comunica al coordinador.

A la hora de matricularse, hay una opción llamada Grupo repetidor donde se matriculan aquellos alumnos que han aprobado el TFG en el curso anterior, pero aún les quedan créditos pendientes. A estos alumnos se les guarda durante un año la nota del TFG mientras se sacan esos créditos. Una vez matriculados, los alumnos tienen tres convocatorias para realizar el TFG: la convocatoria extraordinaria de febrero, la convocatoria de junio y la convocatoria de septiembre.

En cuanto a la exposición, se realiza ante el tutor y otro docente designado por la Comisión de Estudios. El alumno dispone de entre 20 y 30 minutos, y después de su intervención, podrá ser interpelado por los mismos en un máximo de 10 minutos. Sergio Álvarez, tutor de la facultad,

El modo de elección del TFG de la Complutense cambió hace pocos años, ya que anteriormente lo que se hacía era que el alumno elegía al tutor y una vez que el tutor aceptaba, elegían la temática. En este caso muchos tutores acababan renunciando porque no estaban especializados en dicha temática y no querían entorpecer el trabajo del alumno.

Podemos ver como en la Universidad de Alcalá se produce una gran diferencia con respecto a la Complutense en cuanto al modo de elección de temáticas del TFG. En la UAH, los profesores tienen que darse de alta en una plataforma y a través de un correo que manda el coordinador, Manuel de Miguel, comunicarle cuántas líneas temáticas y cuántos alumnos por línea ofertan.

Shenyu, contó que como un estudiante chino, la gran dificultad es el idioma, no es tan fácil para él escribir un trabajo de 30 páginas como para un estudiante nativo. La realidad es así, para los extranjeros.

Para hacer la comparación entre trabajo fin de grado y trabajo fin de master, también entrevistamos un alumno que se llama Wei Zeng, estudió el master en la Universidad Carlos III. Dice Wei: “la diferencia entre los dos trabajos es la profundidad de conocimiento.” El TFG se escribe un tema con una perspectiva genérica, pero el TFM es más profundo que un TFG, tiene que leer mucho y pensar más antes de redactar.  Según la opinión de Wei, cree que para el periodismo, prefiere hacer la práctica en vez de un trabajo. Cuando se gradúen, aunque las teorías son bastante importantes, pero lo que más utilizan son las prácticas, si los estudiantes tienen la experiencia será mejor para encontrar trabajo.

El TFG es un trabajo que varía en función de las universidades, las facultades y los grados, no hay dos métodos iguales. En su mayoría los alumnos de Periodismo se decantan por los trabajos prácticos antes que los teóricos. Muchos opinan que este grado se aprende a través de la práctica y no de solo de su estudio, pues es muy difícil reflejar todos los conocimientos aprendidos en cuatro años en un único trabajo.

La Universidad Rey Juan Carlos en el último año del grado, usa el primer cuatrimestre para que se impartan asignaturas,  y el segundo para que se realicen prácticas y el TFG, Samira Danciu es una de las estudiantes que se adapta a este sistema. Algo que está a años luz de poder aplicarse en la Universidad Complutense Madrid. Los alumnos se muestran receptivos a este modelo y afirman que están más motivados para finalizar el grado con prácticas ya realizadas.

El modelo para elegir las líneas temáticas es muy similar en las Universidades entrevistadas. A través de la herramienta del Campus Virtual o el Aula Virtual, los alumnos pueden elegir las líneas temáticas que más se ajusten al tema que quieren abordar en su Trabajo de Fin de Grado. Sin embargo, en la Rey Juan Carlos también se elige el tutor, mientras que, en la Complutense, como ya se ha explicado anteriormente se realiza en varios plazos.

Los tutores de los TFG tienen un papel principal en el desarrollo de los mismos. De las opciones de trabajo para presentar para el tribunal, se decantan por uno mucho más práctico que sea publicable y tenga cierto peso en el futuro CV de los alumnos.

Desde la Universidad Complutense de Madrid consideran que el nuevo modelo es efectivo y ahorra muchos problemas, ya comentados por Ángel Luis Rubio Moraga. Sin embargo, los alumnos presentan un descontento generalizado con el grado, la metodología y la falta de prácticas. Por este motivo, ellos cambiarían este trabajo que consideran innecesario por las prácticas, las cuales te dan muchas más oportunidades en el mercado laboral.

Por eso, un consejo para los estudiantes extranjeros y los Erasmus es el estudio de idioma es indispensable.

Las sugerencias que dio a los estudiantes que van a hacer el TFG es leer muchas relativas, entenderlas y resumirlas para ser tu Input. Para la exposición, deberían entender muy bien lo que han escrito, y lo que quieren expresar en el TFG, de este modo, pueden presentar bien, y contestar las preguntas lanzadas por el tribunal.

Recomendaciones

  • Elegir con antelación la temática, para después no perder tiempo ni oportunidades
  • Desarrollar un trabajo que sea publicable y sirva para el ámbito laboral
  • Ser consecuentes en lo que elegimos
  • Realizar un trabajo que se acerque a nuestra especialización y ya de paso a los gustos del estudiante
  • Acudir a las reuniones marcadas por lo tutores, que se encargarán de guiar los trabajos
  • Una buena preparación del tema para que la exposición sea un mero trámite.