Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

El cierre parcial al tráfico en Gran Vía: ¿bueno o malo?

Después de realizar un proyecto y ver las posibles opciones, la alcaldesa de Madrid Manuela Carmena, decidió en el mes de Mayo ampliar las aceras de la calle principal de Madrid, Gran Vía. El gobierno municipal decidió que  para el conjunto del proyecto se iban a destinar 800.000€. En un principio, y debido a la campaña de navidad, se tomó la decisión de empezar las obras definitivas a partir del mes de enero. Debido entonces a la gran cantidad de gente que recoge el centro de Madrid en épocas de navidad por sus luces y comercios, desde el mes de diciembre se crearon ciertas medidas temporales.

La más importante fue ampliar las aceras. Esta medida se realizó para evitar la aglomeración de peatones y a su vez con ello se eliminaban dos carriles de coches y se reducía el nivel de contaminación.
A partir de las fechas principales de navidad, esos carriles quedaron reducidos únicamente a transportes públicos y residentes, por tanto llevar coches al centro se convirtió en algo inviable.
La ampliación de la acera se consiguió poniendo un bloque de hormigón en los carriles convirtiendo estos en una vía de paseo para todo ciudadano, y por ello necesitaron añadir paradas de bus temporales.

 

Por otro lado, Madrid es una de las ciudades con mayor experiencia en el desarrollo de medidas para protegernos de ataques terroristas. El uso de una barrera móvil de hormigón está pensado para dificultar e impedir posibles intentos de atropellos masivos como los que se han producido en algunas ciudades como Barcelona, sin ir más lejos.

 

 

Tras la valoración positiva que ha tenido esta primera toma de contacto, los datos reflejan que el movimiento económico está siendo mejor en comparación con otros años.

PROYECTO DE FUTURO:

 

 

 

 

Pero Manuela Carmena tiene aún más proyectos en mente para la Gran Vía de Madrid en busca de cambiar el corazón de Madrid tramo a tramo. Se busca que el factor importante de la Gran Vía sean los peatones, y para ello se van a crear más pasos de peatones y van a estar mejor ubicados. Aproximadamente se busca que existan unos 5400 metros de acera para los viandantes. Uno de los grandes problemas que existían eran las aglomeraciones cerca de los pasos de peatones de Callao y Plaza España debido a que la salida de la boca de metro esta justo delante. Con ello se buscará alejar un poco el paso de peatones hasta la esquina, y agrandarlo buscando una mayor comodidad.

 

Este aumento de pasos de cebra permitirá a los comercios la fácil transmisión de un lado a otro de la Gran Vía. Pero también se echan de menos pasos de cebra en el nuevo tramo que hay desde Fuencarral hasta Clavel, una curva que se está convirtiendo en uno de los lugares con más accidentes de tráfico de Madrid.

También se ha cerrado el paso de un carril bici por la Gran Vía que finalizará su paso a la altura del cruce con Jacometrezzo. Los ciclistas que suban desde la calla Alcalá compartirán ciclocarril con el resto de coches lo que puede provocar varias situaciones de acoso y accidentes.

 

Las obras comenzarán en Alcalá, exactamente en el tramo comprendido entre esta calle y y la Red de San Luis. El Ayuntamiento ha tomado la decisión de de dividir la Gran Vía en tres tramos en los que habrá obras cada cuatro meses. El segundo tramo es el de la Red de San Luis hasta Callao.  La última zona es la que va desde Callao hasta Plaza España.

 

La duración prevista de este proyecto es de 13 meses aunque el delegado de Urbanismo confía en que el proyecto pueda realizarse e incluso pueda rebajar su coste. En total la Comunidad de Madrid se gastará alrededor de los 9 millones de euros. Si finalmente el precio disminuye, y se logra finalizar en un plazo de diez meses, la nueva Gran Vía podría estar lista para las navidades de 2018.

 

Un nuevo proyecto que también se está llevando a cabo por las redes sociales es la creación de un tranvía que recorra la Gran Vía, con paradas en Cibeles, Edificio Metrópolis, red de San Luis, Mesonero Romanos, Callao, San Bernardo y Plaza España.

 

 

 

Después de hablar con la gente, y ver las opiniones de todos los afectados por el cierre parcial de la Gran Vía al tráfico, ciudadanos, comerciantes, repartidores, taxistas…hemos realizado un análisis con los pros y los contras, es decir, las ventajas y desventajas que supone la decisión adoptada por la presidenta de Madrid, Manuela Carmena.

 

Antes os dejamos los  vídeos con las opiniones de los ciudadanos que hemos preguntado precisamente en la Gran Vía, y la opinión de un trabajador que esta decisión le afecta de lleno: un taxista. Nos comentarán sus pareceres y después analizaremos profundamente las ventajas y desventajas de esta decisión.

 

Opiniones de los ciudadanos que transitaban por la Gran Vía:

Opinión de un taxista sobre la decisión adoptada por Manuela Carmena:

Ahora sí, y tras analizar estas opiniones,  desarrollamos las ventajas y desventajas que puede tener la medida:

 

 

Ventajas del cierre parcial al tráfico en Gran Vía:

 

  • Reducción de la contaminación. Es obvio que sí se reduce y restringe el acceso de vehículos al centro de la ciudad, y en este caso a la calle Gran Vía, las emisiones de Co2 se reducen. Es el principal motivo por el cual se ha producido este cierre y una obsesión de Manuela Carmena y de las grandes urbes. También como aspecto positivo, se reducirá la contaminación acústica de la zona.
  • Mayor comodidad para los peatones, más espacio para el tránsito. Al agrandar la zona peatonal, permitirá que un mayor número personas caminen por la calle más importante de Madrid. Más personas y mayor comodidad.
  • Beneficio para los comercios por el aumento de la venta por impulso. Aunque aún existen discrepancias, si la peatonalización se lleva acabo de una forma estructurada y bien organizada, números expertos coinciden de que más personas accederán a esta vía repleta de comercios y por lo tanto la venta por impulso aumentará así como las visitas de los ciudadanos.
  • Incremento de la seguridad. Después de los ataques terroristas acaecidos en territorio europeo, y la constante amenaza sobre las grandes ciudades de nuestro país, restringir el paso a coches, y vehículos de gran pesaje, así como la protección que separa a los ciudadanos del tráfico supone un incremento de la seguridad para todos los ciudadanos que paseen por la zona.
  • Mejora del tráfico. Los taxis, vtc, y servicios de transporte público tendrán una mayor fluidez gracias a la restricción de vehículos privados a la zona. En el futuro sólo se podrá acceder mediante estas vías, por lo que beneficia a los taxistas y al uso del transporte público.
  • Desde el punto de vista hotelero, crece el interés en la zona. Una mejora de la misma aumentará la búsqueda de edificios por las grandes cadenas hoteleras y, por último, desde el punto de vista inmobiliario, los edificios residenciales rehabilitados seguirán surgiendo, siendo una zona muy particular y con demanda”.

Inconvenientes:

 

    • Posibilidad de obstruir el paso de las personas por terrazas en los bares. Esto existiría siempre y cuando, el Ayuntamiento de Madrid, no controle debidamente las licencias de las terrazas. Si no hay un control de las mismas, puede llegar a darse la situación de que el ensanchamiento de la calzada, sólo sea un ensanchamiento de las terrazas, y por lo tanto, una obstaculización para los peatones.
    • La restricción al tráfico ha perjudicado terriblemente al comercio del distrito

centro desplazando la demanda hacia las grandes superficies de las afueras a las que se llega con el coche. Aunque hemos puesto en el apartado de ventajas esta misma opción, es cierto que existen
detractores que piensan que la restricción del tráfico es determinante para que las personas se vayan a centros comerciales a las afueras con posibilidad de acceder en coche.

  • La restricción total al tráfico sólo congestionará otras zonas. Es la teoría que defienden algunos expertos, que sostienen que, la prohibición completa a vehículos privados a una arteria principal de Madrid, con unión este-oeste de la ciudad, sólo desplazará este tráfico a las zonas adyacentes, congestionando dichas zonas.
  • Si, de nuevo, la restricción es total, los residentes tendrían imposible acceder a sus hogares, y  las familias se verían obligadas a mudarse. Las viviendas solo serian ocupadas por estudiantes, turistas…
  • Por último, algunos ciudadanos no sienten una mayor seguridad, sino todo lo contrario. Defienden que al estar más cerca de los carriles por los que aún transitan vehículos hay una mayor exposición a cualquier ataque terrorista, dado que las protecciones provisionales que hay ahora son insuficientes.

 

Be Sociable, Share!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.