Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Ejemplos de lucha: deportistas en la universidad

Hermanos Gavilan Alvaro JudoLa vida está llena de decisiones. Desde la primera hora del día hasta la última hora de la noche estamos eligiendo. Qué hacer o qué no hacer, qué camino tomar o cuál de ellos dejar atrás. Momentos en los que llega la inevitable retirada o instantes en los que decides intentarlo una vez más.

Hay una edad crucial en la que muchos se plantean la forma en la que orientar sus pasos. Los estudios son muy importantes, siempre se ha dicho, pero ¿y los sueños? Muchas veces debemos elegir entre emplear tu tiempo de una forma o de otra.

Compaginar, organizarse y aprovechar cada segundo es una tarea muy difícil que muy pocos saben hacer; y en estos días atrás le hemos podido poner cara y nombre a personas que lo intentan, lo hacen y lo consiguen. Consiguen planificarse, formarse y luchar por sus sueños.

En este caso, nos referimos a ellos, a los deportistas profesionales que sacan hueco de donde no lo hay para continuar su aprendizaje, dentro y fuera del ring de lucha.

La competición deportiva es exigente y si le sumamos que eres joven, tienes vida social y además quieres formarte profesionalmente para estar preparado cuando “tu etapa de deportista finalice”, el significado de exigencia se multiplica.

Compatibilizar estudios y entreno, clases y torneos, exámenes y campeonatos. Hablamos de Carlos Arteaga y Álvaro Gavilán. Ambos coinciden en lo complicado que es compaginar estudios y deporte. Profesión y pasión. Trabajo y sueños. Incluso uno de ellos se enfrenta a una discapacidad. En este caso ya hablamos de exigencia multiplicada por el símbolo de infinito.

Álvaro Gavilán, estudiante de Periodismo en la Universidad Complutense, empezó con el judo y el karate desde los 4 años. Es subcampeón de judo paralímpico nacional, ha competido en campeonatos por todo el mundo y se está preparando para las próximas Olimpiadas Paralímpicas.

 

Él destaca lo importante que es organizarse el tiempo, que querer algo es conseguirlo y que todo es saber planificar. Hay tiempo para todo y más si es para continuar con el deporte que lleva contigo desde que naciste. En su cara muestra la lucha, el no vivir para la rutina y el tomar como forma de vida el creer en algo para que ese algo suceda. Porque si queremos que ocurra, ocurrirá.

Álvaro también destaca la necesidad de tener apoyo por parte de familia y amigos. Porque muchas veces perseguir sueños no es fácil y hacerlo solo mucho menos.  Ver a veces el camino algo utópico o sin sentido, sin ayudas por parte de tu Universidad ni por ninguna parte. Ayudas quizás que llegan tarde o ni siquiera llegan y que pueden llevarte a la desesperación.

Por su parte Carlos Arteaga es estudiante de Publicidad de la Universidad Complutense de Madrid y jugador de baloncesto. Éstas son sus reflexiones.

Encontrar un equilibrio entre deporte y estudio es muy difícil, pero hay que llegar a la estrategia que haga ganar el “puedo” la guerra al “No puedo”. Porque el éxito nunca está garantizado, pero solo tú puedes incrementar tus posibilidades y obtener las máximas garantías. Ellos son el ejemplo de que no te puedes dar por vencido. Ni ahora, ni nunca.

Be Sociable, Share!

17 Comments

  1. Creo que el deporte también es educación, ya que enseña valores como el compañerismo o la disciplina. Sería interesante que desde las universidades se fomantase más la práctica de los deportes y la vida sana.

  2. Un buen reportaje que muestra la disciplina y aplicación de muchos estudiantes. En mi opinión, juego a baloncesto desde que tenía 11 años y no podría vivir sin jugar, pues me sirve a modo de desconexión cuando estoy estudiando o para estar un rato en otro ambiente haciendo algo que verdaderamente me gusta.

  3. Creo que es fundamental compatibilizar deporte y educación a todos los niveles.

  4. Grandes trabajadores todos, la fuerza de voluntad mueve montañas.

  5. Claro que sí, ¡sí se puede! Lo importante es tener claro la meta, visualizarla e ir a por ella, por suerte, el periodismo es una carrera que deja bastante tiempo libre y si le sumamos un poco de organización, se puede conseguir sacarla adelante y sacer tiempo para perseguir tus sueños. Álvaro y Carlos son un buen ejemplo de ello.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.