Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Editoriales independientes, sobrevivir entre grandes grupos

Editores independientes

Editores de Adriana Hidalgo, Gallo Nero y La Uña Rota

Los grandes grupos editoriales nos tienen acostumbrados a las económicas ediciones de bolsillo, oscuros papeles reciclados, impresiones poco precisas y tapas blandas que se estropean fácilmente. Esa no es la manera de editar de los pequeños: editoriales independientes que buscan diferenciarse en el mercado con ediciones muy cuidadas de autores consagrados o incluso jóvenes promesas, con papeles de alto gramaje e impresiones casi perfectas, con unas cubiertas deliciosamente diseñadas.

Entre 2011 y 2012, nacieron 535 nuevas editoriales, con un descenso del 8% respecto al año anterior. El dato llama bastante la atención, ya que a pesar de esta caída y aunque en tiempos de crisis lo habitual es que la gente no se anime a emprender (aunque esta tendencia vaya cambiando), sorprende que todavía exista quien apuesta por ello, ya que emprender en cultura no suele ser garantía de éxito.

Editar no es una labor complicada, lo realmente complicado es mantenerse presente en las librerías de los lectores. Hablando con los protagonistas de esas editoriales pequeñas e independientes, nos dicen que el dato no es real, ya que muchos de los sellos que se registran en el ISBN lo hacen sólo para la publicación de un libro en concreto, y luego su ejercicio desaparece.

Escogimos tres editoriales independientes: Gallo Nero, Adriana Hidalgo Editora y La Uña Rota, para que nos expliquen en qué consiste este negocio cultural aparentemente en auge.

Las editoriales independientes, nos cuentan, lo tienen más complicado para competir en el mercado general, ya que sus ediciones, al ser más cuidadas, suelen ser más caras. Por otra parte, ser independiente y pequeño tiene sus ventajas, ya que han conseguido crear relaciones con los distribuidores, los lectores e incluso con los libreros. Estas pequeñas empresas no buscan publicar bestsellers, sino ediciones de menor tirada y mayor calidad, que en muchos casos les hace llegar a conseguir premios que quizá un grupo grande no consiga. Gallo Nero ha conseguido en 2013 el Premio Nacional de Traducción por “Kallocaína”, de  Karin Boye, traducido por Carmen Montes-.

 Hablaron entre ellos del libro en soporte digital, muy en auge entre los lectores ahora mismo (en el Metro vemos a diario a decenas de personas con un libro electrónico en las manos). Insistieron en no encontrar un soporte de venta de libros que les sea “agradable” ya que sus ediciones cuidadas pierden ese “mimo” en el hacer al convertirse en pdf, y al ser escogidos por una cubierta.

Ser editor de todas formas no es fácil, ya que hay que conseguir llegar a un público lector concreto. Lo fácil para cualquier editor sería publicar libros de su gusto literario o que a ellos mismos les parezcan interesantes. Los tres editores coinciden en que no hay que dejarse guiar por los gustos personales, ya que eso puede terminar con la editorial como marca, por perder el sentido de continuidad en su catálogo, o por no atender a los gustos y necesidades de sus lectores.

Como cualquier ámbito de negocios, el mundo de las editoriales no es fácil, y hay que tener unas cualidades personales concretas para sobrevivir y sobre todo para poder vivir del trabajo editorial.

Las editoriales independientes, son un negocio complicado de mantener, ya que la crítica cultural de España no les ayuda, así como el Ministerio de Cultura tampoco, pero son a fin de cuentas como las tiendas de alimentación de barrio: donde el comerciante nos conoce y sabe qué productos nos pueden gustar, donde los productos quizá sean algo menos económicos pero de mejor calidad, pero donde sin duda acertamos comprando, y la cultura de calidad no es económica ni fácil de conseguir.

Be Sociable, Share!

4 Comments

  1. Buen reportaje, nos muestra lo difícil que es sacar adelante una empresa en un sector tan comprimido como es el editorial. Precisamente estas son las que más han de arriesgar, en Inglaterra una pequeña editorial desconocida apostó por Harry Potter…hacen una buena labor a la hora de destapar ciertos éxitos literarios.

  2. Qué genial el reportaje! Me ha encantado la entrevista a 3 bandas.

  3. Por desgracia la independencia no existe, da igual el sector periodístico que abarques. Es una realidad que hay que asumirla

  4. Es cierto que la cultura y el conocimiento no deberían tener un precio tan bajo. Es valorada en cierta forma, pero más debería valorarse su calidad y no dejar que se pierda. El apoyo a nuevos editoriales es progreso y muy necesario para la consolidación de una democracia libre y sana que en estos momentos se pierde corrupta y cobarde hacia un abismo que no tiene cabida para un Estado de Bienestar en el que prime la calidad de todos los aspectos sociales y económicos del pueblo español.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.