Pages Navigation Menu

Periódico universitario UCM en la web 2.0

Deporte en la Universidad

El deporte es una parte esencial en la vida de cualquier persona, genera endorfinas manteniendo así el cuerpo y mente despejados y activos.

En los deportes de equipo, que son los que más apoya la Universidad Complutense de Madrid, aprendes valores como el respeto y el honor haciendo amigos que te acompañaran el resto de tu vida. Actualmente en la liga universitaria complutense están el baloncesto, voleibol, fútbol, fútbol sala, fútbol 7 y rugby, separados en categorías femeninas y masculinas.

Hay veces que es complicado compaginar la vida deportiva con la universitaria, y más en un ámbito profesional, pero la UCM te ofrece una serie de ventajas al formar parte de sus equipos deportivos. Los miembros del grupo se encargan de preguntar sobre los horarios de entreno, ofreciendo varias opciones, para que cada estudiante pueda organizarse de manera que no tenga que faltar a clase.

Tal vez el problema de estos equipos deportivos sea la promoción y la información que a los universitarios se le proporciona o les llega. Aunque la deportista Rocío Talaverón, a la que se le ha entrevistado, no piensa así, cree que es la falta de interés de los estudiantes.

Esta compañera anima a la mayoría de alumnos de la Complutense a que se apunten a algún equipo, ya no por el hecho de hacer deporte sino porque es un apoyo más al comenzar la carrera, en un mundo donde todavía no tienes un grupo forjado ni amigos con los que perder charlar; no hay vínculo más grande que el generado entre compañeros en los deportes de equipo.

El deporte en equipo te enseña a confiar, respetar; valores básicos como el de la solidaridad o la lealtad, unas facetas que provocan que surjan grandes amistades.

Esto también nos lo cuenta el jugador y árbitro de rugby, Chicho Castillo, que vino de las Islas Canarias hasta Madrid a estudiar y como hemos dicho antes respalda los valores y lazos que te brinda el deporte.

Uno de los problemas que se ve en la liga universitaria es la falta de seriedad, que no de compromiso, la mayoría de equipos no cuentan con un buen entrenador, y algunos de ellos ni siquiera tienen uno a pesar del entusiasmo y el espíritu deportivo de sus integrantes. Aunque no es la profesionalidad lo que se quiere que caracterice a los deportes universitarios debería de existir una mayor organización para que los jugadores pudieran sacar lo mejor de ellos mismos.

Paralelamente de la liga universitaria, también existe la liga entre facultades. El deporte entre universidades y entre facultades se diferencia más que nada en la experiencia. Los estudiantes más cualificados son los que compiten entre universidades, y los que juegan para su facultad son estudiantes, por así decirlo, aficionados que se valen de pocos recursos para poder practicar el deporte que les gusta. Este es el ejemplo del balonmano.

El balonmano en la facultad de medicina carece de una financiación, con lo cual, no tienen un entrenador. De esta manera son los propios alumnos los que se valen de sus dotes deportivos y de su experiencia para guiar a otros compañeros en el desempeño de dicho deporte.

Eligen al compañero con más carisma, “que sepa hablar”, y quien desarrolla con mayor destreza este deporte para que apoye a sus demás compañeros instruyéndoles en dicho deporte; por lo que el más experimentado es el capitán del equipo.

Muy lejos del crédito que les ofrece la universidad, los estudiantes que se inscriben en este deporte lo hacen más que todo por simple ocio. Lo ven como una oportunidad para realizar la actividad que les gusta y de esta manera, comparten también con otros jóvenes.

Existe el balonmano para chicos y chicas, no puede haber uno mixto primeramente por  la capacidad física, dado que los chicos suelen ser más altos y más agresivos. El equipo de las chicas es más estratégico. Ya que hay muy pocas participantes en el equipo femenino, ambos equipos entrenan juntos, así, se ayudan mutuamente y el entrenamiento es más ameno.

Fran, el capitán del equipo de balonmano de la facultad de medicina de la UCM, nos cuenta un poco sobre el balonmano. Seguidamente de Oscar, otro estudiante de medicina que también es jugador, y que nos cuenta su perspectiva de este deporte desde la visión de jugador.

La capitana del equipo de balonmano femenino de la facultad de medicina, refuerza el hecho de que falta publicidad para que el deporte llegue a más estudiantes. Faltaría más apoyo en las redes y en todas las facultades para que haya más estudiantes interesados en practicar el balonmano, así los equipos estarían conformados por un mayor número de estudiantes y habría mayor difusión y una mejora en la implementación de este deporte, y con suerte, un entrenador.

Be Sociable, Share!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.